Ser mamá y emprendedora es posible

Montar una tienda virtual ya no es difícil. Las empresas de alojamiento ofrecen sistemas basados en plantillas y catálogos, algo muy interesante para madres con iniciativa que quieran llevar desde su casa su propio negocio… sin renunciar al cuidado de su bebé

Ser mamá y emprendedora es posible

14 octubre 2009

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

Hoy en día las mujeres esperan cada vez más a tener un hijo. Y cuando lo hacen, los cuatro meses de baja maternal significan en la práctica muy poco tiempo para criar a un bebé. De hecho, es justamente –más allá que el querer- la necesidad de pasar más tiempo con ellos lo que va atrasando el momento de tomar el paso de formar una familia.

Si bien es verdad que la incorporación paulatina de la mujer al mundo laboral ha allanado el camino para poder compaginar un trabajo con las obligaciones maternas, con más ayudas y flexibilidades, actualmente aparece una nueva tendencia, una nueva era en la que las mujeres tienen más libertad para decidir y actuar que nunca. Se trata de la era de Internet y, más concretamente, del comercio electrónico.

Y es que Internet ha permitido una gran facilidad al acceso de información así como interactividad entre las mujeres. Por su parte, el e-commerce da el poder a uno mismo de ser el dueño de su tiempo y su negocio desde cualquier lugar del mundo y en cualquier momento. En otras palabras, ofrece una gran flexibilidad tanto horaria como física que ha desencadenado en el actual contexto en el que surgen las denominadas «mamás emprendedoras».

Según datos del informe GEM [el proyecto GEM (Global Entrepreneurship Monitor) es un observatorio sobre el fenómeno de la creación de empresas a nivel internacional], actualmente ya son un 25% las mujeres que ocupan los puestos de dirección en Europa (en España ha caído recientemente hasta un 13%), aunque este dato todavía queda lejos del 45% que se registra en Estados Unidos.

Y es justamente en este país donde nació el término «momprenuer» (mamás emprendedoras), que se originó a raíz del impulso de un negocio por parte de Sandra Wilson, madre y ex empleada de una compañía aérea de Canadá. Mientras Sandra pensaba en ideas originales para el calzado de su hijo Robert, se le ocurrió crear una marca –ya famosa- de calzado para bebé, Zapatos Robeez http://www.robeez.ca/EN-US/default.htm?PriceCat=1&Lang=EN-US. Una solución práctica y original para poder tener su negocio en casa y compaginarlo con el cuidado de sus hijos.

Actualmente el aumento progresivo de las mujeres momprenuer ha catapultado este movimiento hasta convertirlo en un auténtico fenómeno social, cuyo principal objetivo es que las mujeres puedan compaginar su trabajo con el cuidado de sus hijos, sin correr el riesgo de perder el empleo o disminuir su salario. Una idea idílica que por fin puede hacerse realidad, ya que el e-commerce permite trabajar sin horarios y con total autonomía.

Desde el año pasado el movimiento momprenuer ya ha empezado a tener acogida en Francia, donde un 28% de los puestos de dirección están copados por mujeres, contribuyendo así a motivar aún más a otras a participar en la iniciativa empresarial.

De hecho, actualmente esta tendencia cuenta en nuestro país vecino con el soporte de un escaparate virtual, un blog y una comunidad en la red social Facebook, canales a través de los cuales se comunican las madres interesadas, permitiendo que compartan información de interés, crear acciones comunes y ayudar a las mujeres que quieran emprender su tienda virtual. El hecho de agruparse permite, además de compartir ideas, aventurarse en lanzar un negocio.

Hay una especie de eslogan que me gusta citar y que ejemplifica bastante bien la idea de esta comunidad: «Ni superwomen, ni mujeres desesperadas, sólo mujeres, mamás, emprendedoras y dos o tres cosas más...».

El propósito de la comunidad es el de promover las nuevas tecnologías y el espíritu empresarial de las mujeres a nivel regional y europeo, animando a las mujeres jóvenes para iniciar su negocio en la red y dar ejemplo a otras de que esto es posible.

En España todavía no se ha extendido esta iniciativa –a diferencia de América del Sur, donde sí que ha cobrado mucha fuerza-, pero sin lugar a dudas no tardará en despegar, animando así a que cada vez sean más las mujeres españolas las que se lancen a emprender con un negocio en la Red.

Sin duda el hecho de que, según el último informe GEM sobre la actividad emprendedora en España, cuente con uno de los porcentajes de mujeres emprendedoras nacientes más elevados de la Unión Europea, equiparándose prácticamente a los hombres (un 44,7% frente a un el 55,3%), es un signo de que ello no tardará.

¿Quién dijo que tener un hijo supone dejar de lado una carrera laboral, un enriquecimiento profesional?

Por Norma Bustamante, Country Manager de Oxatis

Loading...