Masiva ciberprotesta contra el intento de cierre de las webs de intercambio libre de ficheros

El pasado viernes los usuarios de la comunidad 4chan se organizaron para lanzar un ataque de denegación de servicios contra la Asociación Americana de la Industria Musical (RIAA) y la Asociación Americana Cinematográfica (MPAA) en respuesta al intento del cierre de las webs de intercambio libre de ficheros, como The Pirate Bay

Masiva ciberprotesta contra el intento de cierre de las webs de intercambio libre de ficheros

20 septiembre 2010

El pasado viernes los usuarios de la comunidad 4chan se organizaron para lanzar un ataque de denegación de servicios contra la Asociación Americana de la Industria Musical (RIAA) y la Asociación Americana Cinematográfica (MPAA) en respuesta al intento del cierre de las webs de intercambio libre de ficheros, como The Pirate Bay.

La convocatoria, seguida por miles de usuarios anónimos del sitio web, tuvo como resultado 37 caídas de servicio de las instituciones objetivo. El motivo de la protesta, según se hace eco la firma de seguridad española Panda, son las acciones emprendidas por estos organismos contra sitios de intercambio libre de ficheros: habían contratado a una empresa de software india que lanzaba ataques contra sitios como The Pirate Bay intentando forzar su cierre.

La ciberprotesta, propulsada por el grupo de usuarios 4chan (un popular sitio web que permite colgar fotos y compartir información y comentarios) tuvo un gran éxito de usuarios anónimos y privados que participaron en el ataque a las horas previstas. Por ejemplo, el ataque contra la RIIA dio como resultado 37 interrupciones de servicio y un total de una hora y 37 minutos de caída total de los servicios web de dicha institución.

Según Luis Corrons, director técnico de PandaLabs: «Lo más importante de este acontecimiento –además del daño que en sí han causado y pueden seguir provocando- es que supone la primera ciberprotesta de este tipo que se da a través de la red, donde multitud de usuarios anónimos han unido sus fuerzas y conocimientos en pos de una causa que a algunos pudiera parecer romántica, pero que no hace más que reivindicar derechos en Internet. Quizá sea éste el embrión de las ciberprotestas y cibermanifestaciones del futuro: difíciles de parar, difíciles de localizar y de perseguir y con un éxito de convocatoria masivo.»

Loading...