Mejor discos de estado sólido

Evite sorpresas desagradables y apueste por lo seguro con los SSD (Solid State Disks): al no tener partes móviles, son más sufridos y evitan la tentación de empezar a fallar antes. En el siguiente artículo te hablamos de ellos

Mejor discos de estado sólido

26 julio 2009

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

Los discos de estado sólido (SSD) aparecen actualmente como una alternativa real a los discos duros tradicionales (HDD). Siendo extremadamente estables y resistentes, incluso en las condiciones más adversas, estas soluciones de almacenamiento de datos, basadas en tecnología Flash, no tienen partes móviles, lo que reduce las probabilidades de que se produzcan fallos de tipo mecánico y las hace menos vulnerables frente a posibles accidentes.

Aunque la tecnología de almacenamiento Flash está siendo aplicada desde hace tiempo a la industria de los ordenadores, hace relativamente poco que ha empezado a ser utilizada como solución de almacenamiento de datos críticos. Los SSD ofrecen importantes ventajas sobre los discos duros en cuestiones relacionadas con el rendimiento, la fiabilidad, el consumo de energía y la perdurabilidad.

Desde un punto de vista económico, el disco duro puede aparecer como la opción más rentable porque su precio es inferior. Sin embargo, cuando valoramos el Coste Total de Propiedad (TCO), el SSD resulta ser una solución de almacenamiento de datos más práctica y ventajosa.

En un entorno informático estándar, el disco duro se convierte en la principal solución de almacenamiento de todos los sistemas y aplicaciones software, así como de datos personales como archivos, fotografía, música, vídeos… Durante más de 50 años, estas tareas han sido acometidas por HDD, formados por discos giratorios con cabezales de lectura conectados a unos brazos móviles. Desafortunadamente, estas partes móviles hacen a los discos duros muy susceptibles.

Si el HDD es golpeado por accidente, el eje del motor puede empezar a fallar. Las altas temperaturas suponen otro problema, ya que el disco duro puede alcanzar en determinados momentos los 60º C; el consumo de energía es cinco veces superior a un SSDNow; y el tiempo que tarda en encontrar los archivos almacenados es mayor. Como los SSD no tienen partes móviles, se producen menos fallos, las temperaturas no son tan elevadas y el consumo de energía se reduce, mientras se incrementa el rendimiento.

SSDNow frente al disco duro tradicional

SSDNow de Kingston es un sustituto del disco duro SATA2 y, a diferencia de otras soluciones de disco de estado sólido basadas en memoria DRAM, SSDNow cuenta con chips de memoria Flash para almacenar los datos, lo que hace que esta sea una solución muy fiable.

Con su sistema de lectura ininterrumpido y su rápida capacidad de escritura, SSDNow se convierte en un producto a tener muy en cuenta por aquellos consumidores que quieran acceder rápidamente a sus datos, ya que el disco se enciende en muy poco tiempo y es muy veloz a la hora de cargar la información contenida en él.

Gracias a su bajo consumo de energía, tanto cuando el disco está activo como cuando está inactivo, SSDNow es una solución excelente para sistemas eco-eficientes y aplicaciones de almacenamiento del centro de datos, especialmente allí donde se requieren configuraciones de discos múltiples.

El disco incluye capacidad adicional para proporcionar un almacenamiento extra que sustituye a ese otro espacio presente en los HDD que al final queda inutilizado y otros compartimentos empleados para prolongar la vida útil del dispositivo. Pongamos un ejemplo: un SSD de 128 Gbytes puede tener en realidad 156 Gbytes de memoria Flash integrada para proporcionar mayor espacio libre.

Los dispositivos de control del SSD gestionan ese espacio y ayudan a que el SSDNow proporcione al usuario un almacenamiento de alta capacidad, al mismo tiempo que garantiza una esperanza de vida del dispositivo de tres a cinco años, dependiendo de la aplicación para la que haya sido diseñado el SSD.

Gracias al sistema wear leveling (proceso para evitar el desgaste prematuro de un sector mapeando las escrituras a otros sectores en el disco) y el de amplificación de escritura (proceso de lectura y escritura que extiende la expectativa de vida y rendimiento de un producto), presentes en SSDNow, el disco se conserva mejor, de tal manera que se alarga la vida útil del producto.

Finalmente, señalar que el nuevo Kingston SSDNow V Series ofrece la forma más sencilla y eficiente para dar una nueva vida y mejorar el rendimiento de un ordenador de sobremesa. No es necesario volver a cargar el sistema operativo o hacer cualquier otra acción que pudiera alterar los archivos críticos del sistema.

El software incluye clonación automática de datos e instrucciones paso a paso para que sea muy fácil trasladar los contenidos de un disco duro existente al SSDNow. Una vez clonada toda la información, el sistema operativo y las aplicaciones se instalan en el SSDNow, mientras que el disco duro almacena datos como música, vídeos, archivos y fotografías.

Por Jordi García, responsable de Desarrollo de Negocio de Kingston Technology Iberia

Características

SSDNow

-Fiabilidad. Al no tener partes móviles, hay menos posibilidades de que se produzcan fallos mecánicos

-Rendimiento. Latencia cercana al cero en búsquedas, lo que significa tiempo de respuesta más rápido y mejor rendimiento

-Durabilidad. Como no tiene piezas móviles es mucho más resistente a choques y vibraciones

-Energía. Consume menos energía comparado con los HDD

-Precio. De 370 euros (32 Gbytes e-Series) a 600 euros (160 Gbytes m-Series)

HDD

-Fiabilidad. Está sujeto a posibles fallos mecánicos del sistema

-Rendimiento. Las operaciones mecánicas dan lugar a que los tiempos de búsqueda y de respuesta sean más elevados

-Durabilidad. Los golpes o las vibraciones pueden dar lugar a fallos mecánicos en el sistema

-Energía. Se necesita más energía para que funcionen a un rendimiento óptimo, de ahí que consuman más

-Precio. Unos 40-50 euros (160 Gbytes)