Un 21% de los menores contacta con extraños en la Red

La mayor parte de los adolescentes españoles aseguran que utilizan Internet para realizar tareas escolares (un 83%), jugar (un 80%) y relacionarse a través de redes sociales

menores Internet

29 marzo 2011

La mayor parte de los adolescentes españoles aseguran que utilizan Internet para realizar tareas escolares (un 83%), jugar (un 80%) y relacionarse a través de redes sociales, correo electrónico o vídeos para compartir.

El estudio «Riesgos y seguridad en Internet: los menores españoles en el contexto europeo», encuadrado en el proyecto europeo «EU Kids Online» y realizado por la Universidad del País Vasco tranquilizará a muchos padres españoles al afirmar que los menores españoles están, en general, menos expuestos a los riesgos que se desprenden de Internet en comparación con la media europea.

Según el informe, los mayores riesgos a los que están expuestos los adolescentes son: ver imágenes sexuales, sufrir algún tipo de acoso, enviar o recibir mensajes sexuales, contactar con desconocidos a través de Internet, y, en un último caso, conocerles en persona.

En referencia al primer punto, el 11% de los menores de nueve a 16 años afirman haber visto imágenes sexuales on-line, mayor porcentaje de niños que de niñas y más en el segmento de edad de 15 y 16 años (un 17%). De todos ellos, solo un 3% asegura que se sintió dañado al contemplarlo. Sin embargo, estos datos se sitúan muy lejos de la media europea, fijada en un 23%.

En cuanto al resto, un 90% de los menores afirma haber vivido algún episodio de acoso escolar, el 16% reconoce haber tenido este problema tanto en la Red como fuera de ella y solo un 4% asegura sufrirlo cuando se conecta.

Contactar con desconocidos a través de Internet es una práctica habitual para el 21% de los adolescentes españoles (la media europea llega hasta el 30%), si hablamos de encuentros cara a cara, la estadística se reduce al 9% (de ellos, el 17% aseguran estar descontentos con la experiencia).

Tras conocer estos datos, Miguel Ángel Casado, investigador del equipo de la Universidad del País Vasco, explica que Internet «no es una amenaza para los menores», más bien supone un medio que proporciona oportunidades y simplemente hay que ofrecer herramientas para que nuestros adolescentes afronten los riesgos con garantías.