Tu PC por menos de 300 euros

Puede que no vayas a tener el ordenador más rápido del momento pero, desde luego, contarás con una configuración que será capaz de lidiar con la gran mayoría de tareas informáticas actuales, y sin necesidad de desembolsar una fortuna

Tu PC por menos de 300 euros

16 octubre 2008

La única pega reside probablemente en la ejecución de juegos de última hornada y en algunas aplicaciones que sí sacan gran provecho de los procesadores y tarjetas gráficas más potentes; pero dado que muchos usuarios aprovechan los PCs para tareas más cotidianas, seguro que este artículo resolverá muchas de tus dudas.

De hecho, ya realizamos un proyecto similar hace unos meses cuando configuramos un equipo basado en Windows Vista por apenas 200 euros y en el que encontrábamos una configuración muy decente para ese desembolso. En esta ocasión, aumentaremos ligeramente ese presupuesto para aprovechar la bajada de precios de muchos componentes informáticos y encontrar la mejor relación precio/prestaciones en los componentes más importantes de nuestro ordenador. El objetivo: poder utilizar Windows Vista sin problemas a un precio muy asequible.

Microrocesador y placa base, los pilares de la máquina

Si queremos contar con la posibilidad de utilizar el último sistema operativo de Microsoft sin problemas, deberemos tener especial cuidado a la hora de seleccionar dos componentes: el procesador y la tarjeta gráfica. Dado que nuestro presupuesto es muy limitado, la idea es la de tratar de ahorrar en el segundo componente, ya que se nos puede ir de las manos fácilmente y en nuestra configuración recomendada no es lo más importante.

El procesador, como comentábamos, marca la diferencia: es el principal responsable del rendimiento del equipo y también determina qué placa base escogeremos. Las alternativas son claras: o nos decantamos por Intel o lo hacemos por AMD. Si tuviéramos que apostar por prestaciones os aconsejaríamos sin duda que eligieseis Intel; no obstante, dado que nuestro objetivo ahora es tratar de acotar los costes, ambas opciones son perfectamente válidas, y las acompañaremos de las correspondientes placas base compatibles con sendos «micros».

¿Intel o AMD?

Así, en el caso de Intel nuestra elección es el «micro» de doble núcleo Intel Pentium D2160, que por 54 euros ofrece una potencia y prestaciones más que suficientes para nuestro propósito. Tendrá que ir acompañado de una placa base con Socket 775 y, aunque las opciones aquí son muy numerosas, entre las muchas que hemos visto nos ha parecido especialmente destacable la MSI 945= Neo5-F por 47 euros.

Esta placa hace uso de módulos de memoria DDR2 y, para controlar el gasto, es evidente que no debemos permitirnos más de 2 Gbytes de memoria DDR2-667, así que optaremos por dos módulos Kingston de 1 Gbyte, que cuestan en total 37 euros, una opción muy interesante para poder ejecutar Windows Vista (un sistema operativo muy exigente en este apartado) con suavidad.

Si preferimos apostar por procesadores de AMD, las opciones también son muy interesantes: aunque los Sempron siguen siendo una alternativa válida si queremos un PC barato, lo cierto es que los precios de los Athlon 64 X2 son realmente atractivos, y de hecho el Athlon 64 X2 4600+ por 54 euros nos parece un verdadero chollo para nuestro propósito. Es difícil saber cuál dará más rendimiento al tratarse de propuestas tan similares, pero en este frente la vieja arquitectura de los Pentium D parece inferior a la de los Athlon 64 X2.

A este procesador, le debería acompañar una placa con Socket 939 compatible y, de nuevo, podemos optar a un buen número de posibilidades, aunque hemos encontrado una similar en precio y prestaciones a la opción para Intel. Se trata de la Asus M2A-VM, que cuesta 48 euros, tiene chipset AMD 690G e incluso nos puede ahorrar la necesidad de comprar una tarjeta gráfica si así lo deseamos.

Esta placa base también dispone de soporte para módulos de memoria DDR2, un apartado importante en Windows Vista, de modo que, al igual que en el caso de Intel, optaremos por un par de módulos Kingston de 1 Gbyte que suman 37 euros al total y que permiten disfrutar de Vista sin aparentes problemas.

DirectX 10, imprescindible

Que tengamos un presupuesto reducido no impide que tengamos que renunciar al rendimiento gráfico: las nuevas tarjetas gráficas de NVIDIA y AMD ATI son muy potentes, pero también han tenido un efecto muy beneficioso sobre el precio de los viejos modelos, que se han abaratado para que se libere el stock. Nosotros hemos encontrado una opción de NVIDIA y otra de AMD ATI realmente interesantes.

En el primer caso, destacamos la Asus EN8500GT de 256 Mbytes, que cuesta 49 euros y que dispone de soporte DX10, un imperativo si vamos a utilizar Windows Vista. Por un poquito más de dinero, 54 euros, tendremos la solución de ATI, una Asus EAH3650 de 512 Mbytes (doble de memoria gráfica) que sin duda es todo un acierto y nos permitirá disfrutar de juegos DX9 y DX10 que no sean demasiado exigentes sin ningún problema, más aún, incluso podrá comportarse de forma solvente con títulos de última hornada.

Completa tu PC

Aunque estos son los componentes básicos, también es cierto que necesitaremos definir el resto de soluciones. Dado que estas placas base cuenta con sonido integrado, nos podemos olvidar de este apartado y pasar directamente al almacenamiento. En discos duros, hemos podido comprobar que podemos adquirir un Maxtor STM3250310AS de nada menos que 250 Gbytes por 36 euros, un precio casi ridículo para un disco duro SATA con esta capacidad.

A eso habría que añadirle una regrabadora de DVDs, como por ejemplo la AOpen DSW2012P con interfaz UltraDMA/66 que garantiza buenas tasas de grabación y que también está baratísima: 17 euros. La caja en la cual irán todos estos componentes puede ser exactamente la misma que la que recomendábamos para el PC de 200 euros: la AOpen QF50C por 26 euros, modelo con formato ATX que incluye una fuente de alimentación de 350 vatios, suficientes para nuestra configuración.

¿Cuánto suma todo esto?

En el caso de la configuración Intel, serían 266 euros con la tarjeta de AMD y 261 con la de NVIDIA. En la configuración AMD, la cosa alcanzaría los 272 euros si compramos la gráfica de AMD, y 267 con la de NVIDIA. Como veis, aún nos quedaría margen para llegar a los 300 euros, por lo que os recomendamos que por ejemplo invirtáis ese dinero adicional en un lector de tarjetas Flash (unos 10 euros) o en un disco duro de más capacidad, ya que los modelos de 500 Gbytes se pueden encontrar a partir de 60 euros aproximadamente (y ya sabéis lo rápido que se agota el espacio en disco). Los costes de los componentes, por cierto, se han tomado de la conocida tienda Alternate (www.alternate.es) que ofrece unos precios realmente competitivos.