Lo menos relevante de un móvil son las llamadas

Nokia reorienta su estrategia de negocio desde la tradicional fabricación de terminales a la innovadora producción de aplicaciones para la plataforma OVI, que sea operativa desde la mayoría de gadgets residentes en millones de bolsillos

Lo menos relevante de un móvil son las llamadas

13 julio 2009

LA CONVERGENCIA EN LAS TIC

(Curso de verano de la UPM/Asimelec, La Granja, JUL09)

Da igual lo que entendamos por Nokia: nada de esto existirá en el futuro. ¿Sabíais que Nokia en el siglo XIX era una papelera? Pues hoy el 47% de todos los terminales telefónicos móviles en el mundo son Nokia. Somos la quinta marca comercial más reconocida. Y hemos llegado al final.

En 2007 decíamos que en el horizonte de 2011 el mercado de móviles ya no crecería más y sería difícil seguir vendiendo terminales a ritmos pasados, añadiendo a ello la ausencia de márgenes operativos, pues la barrera de los costes de fabricación ya no compensarán los ingresos obtenidos. Es una cadena de montaje muy onerosa (donde precisamente los costes de fabricación son los menos preocupantes), pero con enormes requisitos en investigación, en logística, en marketing y, especialmente, en custom care.

Se ha pasado de crecimientos continuados de tres dígitos en los años 90 y de dos dígitos durante la última década, a un crecimiento de apenas el 5% en 2008, que irá reduciéndose hasta desaparecer. Y mientras que ese año sacamos 32 modelos nuevos de terminales, en 2010 se reducirán a quince. De hecho, el N95 de gran éxito de ventas en estos dos últimos años, ya ha dejado de fabricarse en marzo.

Hay una gran tensión, donde vender un móvil dentro de una caja es ya la parte menos rentable del negocio para el fabricante. Por eso decimos que hay que encontrar y darle un nuevo valor al negocio.

Pero ahora resulta que ser la marca mejor valorada asociada a los terminales móviles es un problema para nosotros. Si queremos ir por otros derroteros, todo lo que llevamos de ventaja en experiencia de usuario del teléfono (simplicidad, funcionalidad, robustez…) debemos mantenerlo y extrapolarlo a lo que nuevo que hagamos.

¿Y, cuál es el presente? Estar al otro lado y dentro de los móviles. El negocio se traslada al mundo de los contenidos personalizados, los widgets constituyen el alma del producto: música, mensajería, fotos y vídeos, mapas y navegación, noticias, buscador…

Por eso nuestra apuesta se decanta por OVI («puerta» en finlandés), un portal donde los usuarios eligen lo que es relevante. Ya no nos interesa ganar cuota de mercado. Ahora mismo somos la herramienta favorita de millones de usuarios y mientras estemos en su bolsillo o en su mano, eso siempre va a ser lo que nos dé un tremendo valor. Y lo que al final da valor al usuario.

Por eso, si antes hacíamos móviles, y le metíamos luego el software, ahora el proceso va a ser al revés: primero vamos a crear el software (para eso hemos comprado Symbian) y luego ya buscaremos el hardware que sea donde meterlo. Y cómo es código abierto, si no hemos caído nosotros en la cuenta, siempre lo puede crear la comunidad. Esto no quiere decir que renunciemos a la fabricación de nuestros terminales, no en balde somos de las pocas compañías con fábricas propias, pero nuestras herramientas y servicios estarán disponibles para todo el mercado y sí podrán aparecer en otros gadgets.

Y por cierto… aunque para nosotros siga siendo fundamental, para muchos usuarios lo menos relevante de un móvil ¡va a ser que pueda llamar por teléfono!

Resumen de la ponencia de Francisco Montalvo (sales operator manager de Nokia España)

Nota: esta entrada ha sido corregida y actualizada el martes 14 de julio

Loading...