Microsoft demanda a Google ante la Unión Europea

El gigante del software ha decidido denunciar a Google por abuso de posición dominante en el mercado de las búsquedas y la publicidad on-line

La Unión Europea examina sus defensas informáticas simulando un ciberataque

31 marzo 2011

«Google ha violado la ley antimonopolio de la Unión Europea». Con esta afirmación inicia Brad Smith, vicepresidente senior y consejero de Microsoft Corporation la explicación de la denuncia que la compañía va a presentar ante las autoridades de la UE.

El gigante de software ha decidido poner a Google en la misma posición en la que él mismo estuvo unas cuantas veces años atrás. El motivo es que se considera «el único competidor viable de Google en búsquedas en Estados Unidos y buena parte de Europa». Aunque admite que el buscador ha hecho un buen trabajo «organizando la información del mundo», lo cierto es que en Microsoft están «preocupados por un patrón de conducta que parece evitar que nadie más pueda crear una alternativa competitiva».

Según la propia UE Google tiene un 95% del mercado de las búsquedas en Europa y en Microsoft están dispuestos a seguir trabajando e invirtiendo en este sector «siempre y cuando exista un mercado justo en el que competir». Smith hace referencia a las ocasiones en las que Google ha sido denunciada en Estados Unidos por abuso de posición dominante, y recuerda que en Europa la situación es peor.

Para Microsoft, la actitud de Google ha impedido a sus competidores el acceso a información necesaria para poder participar en el mercado en igualdad de condiciones. Entre otros ejemplos, cita los impedimentos que el buscador ha puesto a otros motores para acceder a datos de su portal de vídeos YouTube y mostrarlos en los resultados de búsqueda, o su bloqueo para impedir que los teléfonos con Windows Phone pudieran funcionar correctamente con este portal, impidiendo que estos móviles accedan a los metadatos de YouTube.

Además, Microsoft afirma que Google impone a los sitios web que añaden sus cajas de búsqueda la prohibición de añadir las de la competencia, amén de impedir que sus anunciantes utilicen los datos de sus propias campañas en Google para comparar con otras plataformas publicitarias.

 

Loading...
'); doc.close(); });