Microsoft Explorer Mini Mouse, con Blue Track

Presentado como un ratón todoterreno, nos encontramos con el primer periférico de este tipo que implementa una nueva tecnología con la finalidad de usarlo en prácticamente cualquier superficie que se tercie

Óscar Condés Molinero

28 enero 2009

Por eso, aunque se ha lanzado en dos versiones (para equipos de sobremesa se llama Microsoft Explorer Mouse, cuesta 20 euros más y ofrece un dock que sirve para cargar la batería), hemos elegido la portátil para probar que, como dice Microsoft, se trata de un producto que puede ser capaz de trabajar en cualquier lugar.

Su funcionamiento se basa en combinar las tecnologías láser y óptica. Mezclando una luz azul, de alcance hasta 4 veces superior al de los ratones láser actuales, con una óptica gran angular se consigue generar una imagen de alto contraste de la superficie por la que se desplaza el ratón.

El resultado, a tenor de nuestras pruebas, es excelente. Según el tipo de superficie, el puntero puede moverse con mayor o menor rapidez pero en todas lo hace de forma muy precisa, incluso sobre un jersey de lana arrugado o un trozo de neumático (con arena incluida, para demostrar que no le afecta el polvo ni la suciedad) fue capaz de trabajar con solvencia.