Microsoft renueva Windows Server: el lanzamiento del año

Lanzada a finales del pasado mes de febrero, se trata de la más importante actualización de este sistema operativo en los últimos cinco años y con la que espera continuar su crecimiento en segmentos antes reservados a sistemas como Unix

Microsoft renueva Windows Server: el lanzamiento del año

4 junio 2008

A pesar de haber sido lanzados simultáneamente en un mismo evento, que tuvo lugar en Madrid los días 26 y 27 de febrero, en cuanto a disponibilidad se refiere, Windows Server 2008 era un producto finalizado desde varias semanas antes, al igual que Visual Studio 2008. SQL Server 2008, por el contrario, tardará aún algunos meses en llegar, pero forma parte de la misma presentación.

 

Siguiendo el habitual ciclo de desarrollo que Microsoft emplea en los últimos tiempos, por el que se libera una revisión menor cada dos o tres años y una nueva versión cada cinco o seis, Windows Server 2008 aparece como el sucesor de Windows Server 2003 y la revisión intermedia R2. Respecto a éstas, aporta un buen número de novedades y mejoras que afectan sobre todo a la seguridad, rendimiento y facilidad de uso.

 

En los últimos años, la cuota de mercado de Windows Server en el sector de los sistemas operativos de servidor no ha parado de crecer, en su mayor parte a expensas de otros como Netware y diferentes versiones de Unix. Se estima que, en la actualidad, esa cuota oscila entre un 60 y un 70 por ciento. Una buena parte del crecimiento de los últimos años se ha debido a las características de Windows Server 2003, dirigiéndose las que aporta la versión 2008 en el mismo sentido, por lo que es de esperar que se contribuya a ampliar aún más esa presencia.

 

Instalación Core

Como en versiones previas de este producto, existen diferentes ediciones del sistema operativo dirigidas a organizaciones de distinto tamaño denominadas Standard, Enterprise y Datacenter. Lo que las distingue es principalmente el hardware que pueden explotar, mayor número de procesadores y cantidad de memoria, así como la cantidad simultánea de conexiones que permiten ciertos servicios o de imágenes virtuales que pueden ejecutar. Para cada edición, es posible elegir entre una versión para procesadores de 32 bits y otra para micros de 64 bits. Como es lógico, los segundos pueden direccionar más cantidad de memoria, superando el límite de los 4 Gbytes. También existe una edición Web de carácter muy específico, pensada para entornos en los que solamente se precisa un servidor web.

 

Todas las ediciones pueden instalarse de forma Completa y Core. Esta última es una de las novedades de Windows Server 2008 y se caracteriza por prescindir de la interfaz gráfica del sistema, llevándose a cabo todas las tareas de configuración y administración desde una consola de sistema. Se asemeja, en este sentido, a las instalaciones de Unix en las que se opta por no configurar un escritorio de tipo GUI, siendo la primera versión de Windows que contempla este tipo de funcionamiento.

 

Podemos preguntarnos qué sentido tiene a estas alturas que un fabricante ofrezca un sistema operativo sin una interfaz de usuario que facilite las operaciones, teniendo que recurrir a una consola de texto. Las razones son múltiples y, de partida, no hay que olvidar que está diseñado para ejecutarse en servidores de empresas, no en equipos de usuario final.

 

La primera ventaja de una instalación Core tiene que ver con la seguridad, ya que, al prescindir de todos los elementos de interfaz gráfica, las posibilidades de fallo del sistema son menores, reduciéndose, asimismo, los puntos por lo que es posible atacarle desde el exterior. También es considerable la disminución en el uso de recursos, especialmente memoria, lo cual facilita el uso de equipos relativamente baratos para funciones concretas, como pueden ser actuar como servidor DNS, seguidor secundario de un dominio de Directorio Activo, etc.

 

Optar por esta instalación no implica necesariamente tener que vérselas con la línea de comandos para la administración del servidor, ya que siempre existe la posibilidad de hacerlo remotamente desde otro equipo Windows Server 2008 o Windows Vista.

 

Herramientas de administración

Tradicionalmente, siempre se ha asumido que los sistemas operativos de servidor, administrados por especialistas, profesionales con formación en este campo y, de manera más específica, en el sistema operativo concreto que se fuese a utilizar, no tenían por qué ser amigables. Este tipo de usuarios se sienten cómodos en una consola de sistema y no tienen problemas en configurar servicios manualmente, editando archivos de configuración y ejecutando comandos con infinidad de parámetros que intimidarían a cualquier usuario básico.

 

Esa realidad, sin embargo, no es óbice para que la mayoría de los administradores de sistemas prefieran realizar su trabajo de la manera más eficiente posible, especialmente si pueden reducir a minutos el tiempo empleado en tareas que podrían llevarles horas. A esto contribuyen decisivamente las herramientas de administración de que dispongan, un aspecto en el que Windows Server 2008 mejora considerablemente.

 

Tras la instalación del sistema operativo, lo primero que se encuentra el administrador es la ventana Tareas de configuración inicial, en la que se facilitan aquellas que es habitual llevar a cabo al configurar un nuevo servidor: ajuste de los parámetros de red, adhesión a un dominio de Directorio Activo, configuración de las actualizaciones, etc.

 

La nueva herramienta Administrador del servidor concentra en una misma interfaz la mayoría de las tareas de configuración, supervisión y administración del sistema operativo, mostrando en cada momento aquellas que corresponden a las funciones y características que se hayan asignado al servidor. Usando este programa pueden agregarse, cambiarse y eliminarse funciones, acceder al visor de sucesos del sistema, programar tareas periódicas, examinar el estado de los servicios del sistema, ajustar el funcionamiento del cortafuegos, efectuar copias de seguridad, administrar usuarios y grupos, editar directivas de seguridad, etc.

 

Windows Server 2008 incluye también nuevas interfaces para la administración de ciertos servicios, como la que facilita la configuración de IIS 7 (Internet Information Server), así como editores para herramientas fundamentales, como son las directivas de grupo. La nueva consola Administración de directivas de grupo simplifica la creación, edición y asociación de las mismas a los distintos elementos del Directorio Activo, desde grupos concretos hasta dominios completos.

 

Windows PowerShell

Las herramientas tipo GUI para la administración del sistema indudablemente hacen más cómodo el trabajo del administrador, aparte de ahorrarle tiempo en la mayoría de los casos; pero, no son especialmente útiles cuando lo que se precisa es automatizar tareas repetitivas. En este sentido, siempre se ha argumentado la pobreza de la línea de comandos de Windows, con archivos de proceso por lotes, conocidos como BAT o CMD, con pocas capacidades de control. Ni siquiera la disponibilidad de WSH (Windows Scripting Host) en las últimas versiones de Windows ha mejorado esa percepción.

 

Con Windows Server 2008, Microsoft se ha propuesto cambiar por completo esta situación, gracias a Windows PowerShell. Como su propio nombre deja entrever, se trata de una shell o línea de comandos potenciada. Inicialmente, hay disponibles más de 100 comandos o cmdlets pensados específicamente para facilitar tareas de administración. Además, esta consola también contempla la ejecución de archivos por lotes clásicos o guiones WSH.

 

Los comandos de PowerShell tienen la forma verbo-sustantivo, lo cual hace más fácil recordarlos cuando se utilizan con cierta frecuencia, ya que son nombres descriptivos, algo que no puede decirse de las consolas de otros sistemas. Así, para obtener una lista de los procesos activos, se usa el comando Get-Process, aunque, si se prefiere, también es posible escribir ps, como en Unix, para obtener idéntico resultado. En PowerShell, muchos de los comandos habituales en Unix se han implementado en forma de alias. Una característica es que los mismos comandos que se utilizan de manera interactiva desde la línea de comandos, pueden emplearse también para crear guiones introduciéndolos en un archivo de texto para generar un nuevo cmdlet. Los básicos, que incorpora por defecto el sistema, facilitan la composición de condicionales, estructuras de repetición, almacenamiento de resultados en variables y su procesamiento para aplicarles formato, etc.

 

PowerShell trata como objetos todos los parámetros sobre los que operan los comandos, por lo que, en cierto sentido, se trata de una línea de comandos orientada a objetos. Como objetos que son, cuentan con propiedades y métodos, e incluso existe la posibilidad de interrogar acerca de los mismos mediante el comando Get-Member. Del mismo modo, pueden utilizarse objetos externos, tales como COM o .NET, lo cual permite usar también la interfaz WMI para operar en el sistema.

 

Hyper-V

Otra de las novedades de Windows Server 2008 se denomina Hyper-V y es una nueva generación de software de virtualización integrada en el propio sistema operativo. Con el incremento de potencia que ha experimentado el hardware en los últimos tiempos, ofreciendo múltiples procesadores con varios núcleos cada uno y mayores cantidades tanto de memoria como de almacenamiento, la virtualización es una técnica que permite un mejor aprovechamiento de esos recursos.

 

Hiper-V está diseñado para explotar las características de los nuevos procesadores, incluyendo la posibilidad de virtualizar entornos de 64 bits o beneficiarse de varios núcleos. Incluso se pueden ejecutar simultáneamente sistemas de 32 y de 64 bits en una misma máquina, así como convertir sistemas actualmente en funcionamiento en máquinas virtuales con un reducido tiempo fuera de servicio.

 

Las estructura micro-kernel de Hyper-V mejora tanto el rendimiento de las máquinas virtuales como el soporte de dispositivos, incrementando, además, la seguridad. En principio, sobre las máquinas virtuales puede ejecutarse cualquier sistema operativo para procesadores x86, de 32 o 64 bits, incluyendo Linux y, por supuesto, distintas versiones de Windows.

 

Windows Server 2008 puede instalarse con o sin Hyper-V. De hecho, esta función del sistema operativo no estaba disponible inicialmente, sino que se agregó posteriormente, durante las semanas siguientes a la presentación del sistema.

 

Terminal Server

Estos conocidos servicios mediante los que los usuarios pueden utilizar un cliente ligero y ejecutar aplicaciones directamente en el servidor han experimentado una profunda renovación en Windows Server 2008. Parte de esas mejoras dependen de una nueva versión del cliente para conexión a escritorio remoto.

 

La denomina experiencia de usuario, la sensación que éste obtiene al ejecutar aplicaciones mediante Terminal Server, se ha mejorado considerablemente gracias a nuevas características como RemoteApp y Desktop Experience. En versiones previas de estos servicios, las aplicaciones ejecutadas remotamente aparecían todas en una ventana en el equipo del usuario, por lo que su utilización no resultaba natural. No es posible, por ejemplo, usar los botones de la barra de tareas o el atajo Alt+Tab para cambiar entre aplicaciones en ejecución sin diferenciar si éstas son locales o remotas. Además, al activar el modo de pantalla completa del escritorio remoto, se oculta totalmente el local, no teniendo acceso a las aplicaciones de éste.

 

Con RemoteApp las aplicaciones remotas siguen ejecutándose en el servidor, pero su interfaz aparece en el cliente como si de un programa local se tratase. No hay una ventana asociada al escritorio remoto, la aplicación aparece en la suya independiente y en la barra de tareas, comportándose a todos los efectos como lo haría cualquier otra. Salvo por un pequeño detalle: el aspecto visual. Mientras que las locales usarán el estilo visual y temas del sistema operativo local, por ejemplo Aero en Windows Vista, las aplicaciones remotas, en principio, aparecerán con el estilo de Windows Server.

 

Activando Desktop Experience también se salvará ese obstáculo, ya que las aplicaciones que se ejecuten en el servidor tendrán el mismo aspecto que las del cliente, incluyendo los temas visuales como Aero.

 

Otras mejoras de Terminal Server en Windows Server 2008 son el inicio de sesión único, que hace innecesario que los clientes tengan que volver a facilitar sus credenciales cuando se conectan a una aplicación remota, o TS Gateway, un mecanismo que hace posible la conexión a escritorio remoto desde fuera de la empresa sin necesidad de recurrir a crear una VPN.

 

En suma, Windows Server 2008 representa el estado más avanzado de la familia de sistemas operativos para servidor de Microsoft, un sistema estable, seguro, potente, fácil de instalar, configurar y administrar y, lo más llamativo, a pesar de todas las funciones agregadas, esta versión se ejecuta más rápidamente que las previas en el mismo hardware.

 

Otras novedades y mejoras

Además de todas las características ya citadas, esta nueva versión de Windows Server 2008 incluye muchas otras innovaciones no menos importantes. La seguridad del sistema se ha incrementado gracias a NAP (Network Access Protection), un servicio de protección de acceso a la red empresarial. Éste se complementa con las mejoras de Windows Firewall y renovados mecanismos de cifrado de datos.

 

La versión 7 de Internet Information Server se ha modularizado, respecto a versiones previas, resultando más segura y eficiente. Gracias a ASP.NET 3.5 y WCF (Windows Communication Foundation) resulta más fácil que nunca el despliegue de aplicaciones distribuidas y servicios web.

 

A los controladores de dominio adicionales, que ya existían en versiones previas, la nueva versión del Directorio Activo agrega ahora la posibilidad de configurar controladores de sólo lectura. De esta forma, se mejora la seguridad sin limitar por ello la flexibilidad que ofrece la instalación de controladores de dominio adicionales en sucursales e instalaciones similares.

 

La disponibilidad del sistema así como su escalabilidad se garantizan en las ediciones superiores de Windows Server 2008 gracias a los clústeres de conmutación por error y de balanceo de cargas. En aquellos casos en que se precisen unidades de almacenamiento de gran capacidad, superiores a 2 Tbytes, la nuevas tablas de particiones GPT (GUID Partition Table) puede direccionar hasta 16 exabytes y gestionar un máximo de 128 particiones por discos, contemplando también configuraciones redundantes.