MiFi, la comunicación móvil más veloz

Un sueño hecho realidad: Internet en cualquier momento y lugar. Y todo gracias al desarrollo de distintas soluciones móviles, como MiFi, que ofrecen más ancho de banda que el ADSL o cable

Manuel Arenas

26 enero 2010

Las comunicaciones son consustanciales a la esencia del ser humano. Y la tecnología, como herramienta y amplificador de nuestras habilidades biológicas, ha ligado desde siempre su progreso a la mejora de las comunicaciones interpersonales, con la mira puesta en borrar las distancias geográficas y temporales.

En la actualidad, la máxima expresión de las tecnologías de comunicaciones es Internet, la red de redes que ha ido ganando en capilaridad para llegar casi hasta la puerta de nuestras casas. O sin casi, si se tiene en cuenta que las empresas proveedoras de cable despliegan la fibra óptica hasta nodos muy cercanos a los usuarios y las nuevas propuestas de ADSL también llegan prácticamente a las puertas de los domicilios. Los módems necesarios para modular/demodular las transmisiones digitales pueden calificarse como reductos del pasado, al menos en las redes de las operadoras que son capaces de ofrecer anchos de banda «domésticos» de 50 Mbps o hasta 100 Mbps para el cable, y hasta 20 Mbps en ADSL con 50 Mbps en el punto de mira.

La revolución móvil

No obstante, el segmento donde se han visto los cambios más drásticos en un espacio de tiempo muy corto es en el de las comunicaciones móviles. Tras varios años de un aparente estancamiento, compañías como Movistar o Vodafone han protagonizado un despliegue de infraestructuras y servicios espectacular, que ha hecho posible que la disponibilidad de acceso a Internet en el móvil conviva con las comunicaciones tradicionales de voz y mensajería básica. El ancho de banda en movilidad es incluso superior al del ADSL o al de las modalidades más modestas de conectividad de cable, y son claramente superiores en el capítulo del ancho de banda de subida.

Es una decisión lógica por parte de los proveedores, ya que el usuario en movilidad suele necesitar del envío de contenidos y datos casi tanto o más como de la recepción. Las fotos y los vídeos se comparten a discreción a través del móvil; y aplicaciones como Facebook o Twitter, y en general las relacionadas con redes sociales, encuentran en estos dispositivos un vehículo innato para los comentarios y contribuciones de los usuarios.

Por no hablar de los servicios en la Nube (cloud services), como el almacenamiento de archivos o la sincronización de los contenidos con los portales que los fabricantes o los operadores móviles ponen a disposición de sus clientes. Vodafone 360, OVI de Nokia, la plataforma Blackberry de RIM, My Phone de Microsoft, Android o las tiendas de aplicaciones son extensiones del hardware posibles gracias a la evolución de las comunicaciones móviles con 3G como máximo exponente. Las tarifas planas de datos son una realidad y compañías como Vodafone anuncian regularmente mejoras en la capacidad o las políticas de precios de sus servicios de datos.

MiFi

Banda muy ancha

El paso de redes 2G a 2,5G, 3G, 3,5G y en el próximo futuro 4G no es más que el resultado del perfeccionamiento de las tecnologías de modulación y codificación de la información en las bandas de frecuencia de la telefonía móvil. En la actualidad, las máximas velocidades teóricas que ya ofrecen Telefónica y Vodafone en Madrid, Barcelona, Sevilla, Zaragoza, Bilbao, Valencia o Málaga son de más de 21 Mbps de bajada y algo menos de 6 Mbps de subida con la implantación de HSPA+ frente a los 7,2 Mbps de bajada y algo menos de 2 Mbps de subida de la red HSPA actual. Si hablamos de GPRS/EDGE dentro del ámbito de 2,5G, la velocidad máxima es de 384 Kbps. Con 4G, la velocidad será de 100 Mbps de bajada y hasta 1 Gbps en condiciones de recepción óptimas, y 50 Mbps de subida.

Fi de Fidelity

En 2010, junto con este avance de la tecnología móvil, se popularizará el uso de nuevos dispositivos de comunicaciones que permitan sacar el máximo partido de ese ancho de banda. Dispositivos que ya existen, como Eye-Fi, una tarjeta SDHC que integra la electrónica de comunicaciones WiFi para conectar­se con puntos de acceso y compartir sus datos directamente con la Red.

O MiFi, un interesante todoterreno para las comunicaciones móviles que permite convertir una conexión 3G en un punto de acceso WiFi. Es decir, el dispositivo necesita de una tarjeta SIM y, aparte de funcionar como un módem 3G USB convencional, se puede configurar como punto de acceso WiFi para un máximo de cinco usuarios. De este modo, una misma SIM permite el acceso a Internet de hasta cinco equipos en cualquier lugar.

La batería del MiFi dura hasta 4 horas e integra una ranura para tarjetas microSD a modo de sistema de almacenamiento de datos compartido en red. La conexión GPS está también presente, aunque de momento no hay aplicaciones que hagan uso de ella. Una vez en este modo, solo hay que conectarse a la red con el SSID del MiFi y usar la contraseña WEP. También es posible configurar estos parámetros para que la red sea abierta y sin seguridad.

El tamaño del MiFi 2352 es similar al de una tarjeta de crédito, aunque más gruesa. Lo cierto es que la empresa que lo manufactura, Novatel, ha hecho un excelente trabajo y tanto Movistar como Vodafone lo comercializan. Entre otras aplicaciones, está la de proporcionar conectividad a netbooks o a dispositivos como Apple iPod Touch, que no integra 3G, pero sí WiFi. El GPS no está habilitado en la versión actual del firmware pero lo estará en la siguiente, y Novatel ha puesto en marcha un programa para que los desarrolladores trabajen en aplicaciones que exploten sus posibilidades (comunicaciones, GPS y almacenamiento local).

Las comunicaciones móviles serán clave durante 2010 tanto en el ámbito profesional como el personal. Las operadoras de telefonía mejoran sus tecnologías constantemente con la vista puesta en 4G, aunque el año 2010 será el de la consolidación de HSDPA y HSDPA+, con una disponibilidad generalizada de planes de datos asequibles en precio y con tramos que cubran las necesidades básicas y las más avanzadas con anchos de banda de hasta 21 Mbps de bajada y 5,7 Mbps de subida, o incluso superiores. Los dispositivos como Novatel MiFi permiten aprovechar las posibilidades de las comunicaciones móviles al máximo y son el «punto de encuentro» perfecto para netbooks, portátiles, reproductores multimedia, cámaras o, en general, cualquier dispositivo móvil con sistemas WiFi o 3G. GPS, por su parte, será esencial para ofrecer servicios avanzados de movilidad.

MiFi_detras

Comunicaciones satélite y WiMax

Otra modalidad de comunicaciones que también está en auge es la que usa la infraestructura de satélites. Es menos popular, pero es una alternativa cuando no se puede hacer uso de otros medios. Los periodistas y militares están acostumbrados a usarla, y en ámbitos como la aviación se están empezando a usar para proporcionar conectividad a los pasajeros durante los vuelos o incluso como sustitución o complemento de las cajas negras.

El TGV francés ya tiene programas para ofrecer conectividad de Internet a los pasajeros mediante conexiones de satélite y en el mercado residencial hay empresas que ya lo ofrecen como alternativa al ADSL o al cable.

Por su parte, WiMax, una de las tecnologías más prometedoras hace unos años, se está quedando estancada como solución tecnológica para países en vías de desarrollo. Su misión era la de ofrecer banda ancha en movilidad sin las limitaciones de WiFi a un precio asequible, pero con la democratización de las redes 3G y 3,5G se discute su utilidad, sobre todo teniendo en cuenta que apenas hay, a día de hoy, equipos portátiles compatibles con WiMax.

Satelite

Ejemplos de uso

Como aplicaciones prácticas de estas nuevas formas de comunicación se pueden destacar tres. En primer lugar, la combinación de MiFi con un dispositivo como iPhone Touch hace posible su uso en movilidad casi como si se tratase de un iPhone, con la salvedad de la voz y (de momento) el geoposicionamiento.

Por su parte, si se dispone de una cámara con una tarjeta Eye-Fi, es posible enviar fotos directamente desde la cámara hasta un servidor remoto conectando la Eye-Fi con el punto de acceso MiFi. Y en tercer lugar, para los que tienen un netbook, es más cómodo configurar una red mediante WiFi que usando el módem USB y además podrán usar sistemas operativos sin preocuparse por los controladores. Asimismo, gracias al almacenamiento local del MiFi, es posible compartir datos de forma inmediata y convertirlo en un mini NAS.

Eye-fi
Loading...