Miniportátiles económicos

Una de las estrellas de las Navidades han sido los netbooks, de los que hay abundancia de marcas y diseños aunque sus configuraciones sean similares

Miniportátiles económicos

2 febrero 2009

Resulta sorprendente ver cómo el concepto de netbook ha cuajado tan rápidamente en el mercado. La razón es evidente: la oportunidad de tener un miniportátil que llevar a cualquier parte por una tercera parte del coste de cualquier portátil de segmento medio.

 

Y eso a pesar de que, por ahora, integran procesadores de un solo núcleo y configuraciones algo limitadas en RAM o disco duro, cuentan con pantallas y teclados pequeños y, quizá menos importante, montan sistemas operativos alternativos como Linux o Windows XP (teóricamente anticuado).

 

Está claro que la fiebre de los productos de bajo coste que primero hemos visto en viajes, telefonía e incluso automóviles tiene también su representación en el mercado de los portátiles. Lo que viene a demostrar, entre otras cosas, que la gente está dispuesta a volver a lo básico, a un ordenador que le permita navegar por Internet, ver el correo o manejar documentos a cambio de un bajo precio de compra.

 

Aquí, no hay vídeo en alta definición, potentes sistemas gráficos, ni procesadores multinúcleo capaces de manejar aplicaciones y entornos gráficos, aspectos poco prácticos en movilidad. Back-to-the-basic (regreso a lo básico) es la clave.

 

Un cambio de tendencia

Tras un 2008 interesante, donde hemos visto la llegada masiva de estos equipos al mercado, empezamos a contemplar cómo muchos fabricantes comienzan a llevar el concepto al límite, por un esfuerzo de arañar cuota y posicionarse frente a la competencia.

 

Así, mientras que la configuración hardware prácticamente es idéntica en lo que a procesador y RAM se refiere, muchos fabricantes han empezado a montar pantallas de 10 pulgadas (el Asus EeePC original exhibía una de sólo 7 pulgadas), discos duros de gran capacidad e incluso, en breve, montarán el ansiado 3G (algo que consideramos imprescindible).

 

El resultado es que los precios, que en un principio se posicionaron en la barrera de los 299 euros para los modelos con Linux y unos 329 euros para los equipos con Windows XP, pronto han comenzado a situarse en los 399 euros, bastante más en el caso de ediciones especiales.

 

Un ejemplo claro de ello es el nuevo HP Compaq Mini 700 Vivienne Tam, cuyo precio de 599 euros se acerca demasiado al de muchos portátiles de gama media. Será exclusivo, sí, pero no deja de ser un netbook.

 

Si a esto le añadimos que Intel ya está preparando un procesador Atom con doble núcleo y que, probablemente, pronto los 2 Gbytes o los discos SSD sean un estándar, es muy probable que la barrera psicológica de los 299 euros, que en su día prometieron estos equipos, pronto se ubique en el mínimo de los 399 o más para una gran parte de los modelos.

 

Todo ello porque, a pesar del aumento de precio, siguen resultando más económicos que los ultraportátiles y más ligeros, y parece que los consumidores están dispuestos a pagar por las mejoras.

 

Consejos de compra

Ahora bien, si nos hemos dejado seducir por el concepto y queremos lanzarnos a comprar uno, la decisión es hoy día bastante complicada. Tenemos rangos de precios muy concretos y configuraciones muy similares, pero, al mismo tiempo, modelos muy diferentes entre sí.

 

La primera pregunta que tendremos que hacernos es ¿para qué vamos a utilizar el netbook? Aunque cada usuario es un mundo, básicamente vamos a partir de dos opciones: primero, los que lo quieren para escribir y trabajar activamente con él en cualquier parte, es decir, los que prácticamente pretenden sustituir su portátil; y, segundo, los que sólo quieren el netbook como un simple equipo de apoyo (incluso de un portátil que ya tengan) con el que acceder a Internet o manejar algunos archivos puntualmente cuando están fuera de casa o la oficina, y que quieren un ordenador lo más compacto posible para llevarlo cómodamente. Además, esta clase de usuarios, por lo general, no querrá pagar mucho, pues no harán un uso intensivo de él.

 

Si estáis englobados en el primer caso, tendréis que buscar un netbook de gran pantalla (10 pulgadas) y amplio teclado, si de paso podéis instalarle una ampliación a 2 Gbytes de RAM, mejor que mejor. El precio final rondará los 400 euros o más (según la ampliación).

 

Si pertenecéis al segundo grupo, el que busca un equipo de apoyo, entonces necesitáis un verdadero miniportátil, fiel al concepto original. Es decir, pantalla de 8,9” pulgadas y, en consecuencia, un equipo más compacto, con un teclado y touchpad que más bien son «para salir del paso» que para otra cosa. Además, para esta clase de usuarios, los modelos con Linux como sistema operativo son ideales: baratos, muy fiables y con unas funciones bien definidas.

 

Eso sí, en ambos casos, hay que tener presente el apartado de la batería. Aunque la típica de muchos de los netbooks es de tres o cuatro celdas (imaginamos que por un tema de costes, tamaño y peso), hay que tener presente que este tipo de acumuladores ofrecen entre una y dos horas de autonomía, según el uso.

 

Por ello, si realmente queremos un equipo móvil, son recomendables las baterías de mayor capacidad que ofrezcan entre tres y cinco horas de autonomía real. Muchos fabricantes, como Asus, ya las incluyen de serie, aunque, en caso de no ser así, siempre podremos adquirirla por separado, siendo un accesorio o mejora casi imprescindible para la mayoría de los usuarios.

 

Comunicaciones

La gran asignatura pendiente de los netbooks es la conectividad 3G. Igual que cosas como el adaptador Bluetooth nos parecen prescindibles, no comprendemos la ausencia de conectividad 3G integrada. WiFi esta bien, pero un equipo de estas características es para acceder a Internet desde cualquier parte, y eso sólo es posible con conectividad móvil.

 

Parece que los fabricantes se resisten mucho a integrar estos módulos por el momento, aunque ya son varios los equipos que seguro que contarán con este complemento en breve. De hecho, las carcasas del Aspire one de Acer o el Samsung NC10 ya cuentan con una ranura específica para insertar la SIM, justo en el hueco de la batería. Este detalle denota, por tanto, que la integración de serie de este elemento está cerca.

 

Mientras tanto, aunque han tardado un poco, a la vuelta del verano los operadores han descubierto un verdadero filón en estos equipos. Así, Movistar, Orange y Vodafone ofrecen packs con un netbook junto a uno de sus módems 3G USB. Es un contrasentido cargar con un módem USB, máxime viendo el tamaño de los dispositivos, pero es la única solución disponible hoy por hoy (inventos de bricolaje aparte) para conectarlos a Internet vía red móvil.

 

Movistar empezó con los Asus EeePC 901 y 701, aunque en Latinoamérica está ofreciendo el LG NX110, que analizamos en esta comparativa, así que entendemos que no habrá impedimentos para comercializarlo también en España. Orange, por su parte, recurre al Medion akoya Mini, mientras que Vodafone ha optado por el Dell Inspiron Mini 9, uno de los netbooks que no llegó a tiempo a nuestro Laboratorio (ver siguiente punto).

 

En todos los casos y como era de esperar, los packs van vinculados a las tarifas planas 3G que ofrece cada operador con largos contratos de permanencia, generalmente de 18 meses. La moraleja es que, al final, habremos pagado el doble por el MiniPC, aunque, eso sí, mes a mes y con tarifa plana incluida.

 

Dos grandes ausentes: HP y Dell

Por sólo unos días, y a pesar de haber luchado por conseguirlos, finalmente no pudimos poner a prueba dos de los netbooks que más dieron que hablar durante el final de 2008. Se trata del Dell Inspiron Mini 9 y el HP Compaq Mini 700.

 

El primero ofrece una pantalla de 8,9 pulgadas con resolución de 1.024 x 600 píxeles, procesador Intel Atom N270 a 1,6 GHz, 1 Gbyte de RAM y disco SSD de 8 Gbytes. Como sistema operativo recurre a Ubuntu. Lo interesante es que en el momento de cerrar este artículo, Dell no ofrecía para el mercado ninguna opción para ampliar RAM, disco u optar por Windows XP. Su precio es de 319 euros, más 29 euros de gastos de envío.

 

El modelo de HP resulta algo más interesante. Tras el fiasco de su Mini-Note 2133 con procesador Via C7-M y Windows Vista, la firma ha aprendido de sus errores y ofrece un netbook con pantalla de 10,2 pulgadas, Intel Atom N270, 1 Gbyte de RAM y, por lo que se ha anunciado en un primer momento, disco SSD de 8 Gbytes. Lo mejor es su teclado, sólo 8% inferior al de un portátil convencional, con lo que trabajar con él será realmente cómodo. Estará disponible a partir de mediados de diciembre a un precio de 399 euros.

 

PCMark 05 y Battery Eater Pro

Las limitadas prestaciones del procesador Intel Atom frente a los modernos procesadores multinúcleo y el hecho de que los netbooks monten Windows XP, nos han obligado a tirar de baterías de pruebas antiguas, que hace tiempo que habíamos guardado en el cajón. Así, para esta comparativa hemos recurrido a PCMark 05, la suite de benchmarks que estábamos utilizando en los tests hasta el año pasado.

 

A pesar de esto, dada la baja potencia de los motores gráficos intengrados en los chipset de estos equipos, muchos de ellos han sido incapaces de terminar algunas de las pruebas de rendimiento gráfico, razón por la que se indica no disponible (n.d.). en nuestra tabla de características (ver PDF adjunto).

 

Por otra parte, hemos añadido una prueba muy interesante, destinada a medir la autonomía real de los equipos. Se trata de Battery Eater Pro (www.batteryeater.com), que, una vez activada, reproduce en bucle una animación OpenGL que consume grandes recursos de cálculo y obliga a utilizar con cierta intensidad la memoria, el disco y, por supuesto, la tarjeta gráfica.

 

Dado el uso intensivo que realiza, la autonomía es menor que la que obtendría un usuario normal navegando por Internet o usando una aplicación sencilla. Sin embargo, es perfecta para comparar la autonomía de los netbooks.

 

 

Modelos de netbooks analizados

 

* Acer Aspire one

 

* Ahtec LUG N011

 

* Ahtec Mino

 

* Asus Eee PC 901

 

* Asus Eee PC 1000H

 

* Fujitsu Siemens Amilo Mini Ui

 

* Hercules eCafé EC-900

 

* Inves Junior

 

* LG X110

 

* Medion akoya Mini

 

* Samsung NC10

 

* Toshiba NB100

 

 

La opinión de PC Actual: estética y funcionalidad

Nada más y nada menos que doce netbooks han pasado por nuestras manos, una cifra nada despreciable que, sin embargo, nos ha dejado varias conclusiones realmente claras. La primera es que casi todos los netbooks son iguales en lo que ha configuración se refiere.

 

Idéntico procesador, en casi todos los casos misma cantidad de RAM y sistemas de almacenamiento también muy similares, salvo casos concretos con SSD. Es decir, que básicamente tenemos que buscar la diferencia en la parte externa, el tamaño de la batería y, sobre todo, el sistema operativo que integran.

 

A este respecto, nos ha dejado impresionados cómo Linux, a pesar de entrar muy fuerte en este mercado, ha ido perdiendo algo de fuelle en los últimos tiempos. Algunos fabricantes siguen apostando por versiones ultra económicas con Linux, pero la realidad es que el gran público prefiere, puestos a elegir, lo malo conocido, y Windows XP copa la mayoría de las configuraciones.

 

Entrando en valoraciones, no vamos a repasar uno a uno por falta de espacio, por lo que nos centraremos en los modelos que más nos han gustado. Y es que puestos a elegir, en tamaño de 10” de pantalla nos quedamos sin duda con los equipos de Samsung y LG, sin olvidar el akoya de Medion, un éxito seguro basado en el modelo MSI Wind.

 

En el ámbito de las 9”, el portátil más llamativo es el de Toshiba, seguido muy de cerca por la unidad de Fujitsu-Siemens, ambos con un nivel de acabado y estética que resultan perfectos para el terreno profesional.

 

Como opción interesante para el entorno educativo, o como una manera de que los más pequeños se introduzcan en la informática, los dos netbooks basados en el Intel Classmate (Ahtec Mino e Inves Junior) nos ha parecido una gran idea. Sus prestaciones son aún más limitadas que las de los «modelos para mayores», pero son ideales para que los niños y adolescentes den sus primeros pasos en Internet, hagan sus trabajos o se comuniquen con sus amigos utilizando para ello su propio ordenador.

 

Microsoft limita la RAM y el disco

A cambio de que los fabricantes puedan seguir utilizando Windows XP en sus nuevos netbooks (y por un precio que ronda los 30 dólares), Microsoft impuso algunas limitaciones a la licencia de uso. En este sentido, sólo admite procesadores de baja potencia y un único núcleo, así como 1 Gbyte de RAM.

 

El tamaño de pantalla inicial se situó en los 10,2”, mientras que el limite de almacenamiento del disco se estableció en 80 Gbytes. Más adelante, ante la insistencia de ciertos fabricantes, optó por elevar el tamaño de pantalla a 14,1” y el disco a 160 Gbytes.

 

Ésta es la razón por la que las configuraciones son tan limitadas, y con escasas opciones de ampliación. Aun así, es una limitación de la licencia y no del hardware. Por ello, muchos de los netbooks permiten ampliar hasta los 2 Gbytes (el máximo permitido por el chipset i965GM), aunque para ello haya que desmontar la carcasa al completo.

 

Ante esto, nos ha sorprendido la máquina de Ahtec, con 2 Gbytes incluidos como ampliación, pero Windows XP específico para netbooks. Las razones de estas limitaciones son evidentes: Microsoft quiere evitar que los fabricantes puedan ofrecer portátiles de mayor capacidad y potencia que la de los netbooks con Windows XP, lo que atacaría directamente a las ventas de Vista. Máxime ahora que ha tenido que dejar casi regalado el coste de la licencia de Windows XP, seguramente con el objetivo de contrarrestar las ventajas de Linux en esta clase de miniordenadores.

 

Lo mejor: Algo más cómodos

Los teclados de los últimos modelos van creciendo en tamaño, haciendo su uso más fácil y cómodo que las primeras unidades.

 

Lo peor: Comunicación móvil

No comprendemos cómo aún no contamos con modelos que integren módulo 3G, un elemento que consideramos imprescindible para dotar a los netbooks de conectividad total.