La mitad de los internautas accede a contenidos piratas

El balance de un año de la Ley Sinde-Wert supone una decepción total de los creadores y de las industrias al comprobar que las descargas ilegales han aumentado y el valor de lo pirateado superó los 15.000 millones de euros

Piratería en España

28 febrero 2013

El balance de un año de aplicación de la Ley Sinde-Wert supone una decepción total de los creadores y de las industrias al comprobar que las descargas ilegales han aumentado y el valor de lo pirateado superó los 15.000 millones de euros

Los resultados del Observatorio de Piratería y Hábitos de Consumo de Contenidos Digitales 2012 no pueden ser más funestos ya que uno de cada dos internautas accede ilegalmente a los contenidos: a música lo hace el 32% (2.118 millones de descargas ilegales), a películas el 43% (536,2 millones de descargas ilegales), los libros son del interés del 12% (226,9 millones de descargas ilegales) y a los videojuegos accede manera ilícita el 7% (168,2 millones de descargas ilegales).

El valor total de lo pirateado es de 15.200 millones de euros, que se reparten en 6.949 millones de euros para el sector de la música, 4.332 millones para los videojuegos y 586 millones para el sector del libro), lo que supone un desolador incremento del 41% frente a los datos del Observatorio 2011.

Con una tasa media de piratería que alcanza el 86% es evidente que el deficiente funcionamiento de la sección segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual no ha detenido el ritmo de esta lacra, que supone la perdida de 24.766 empleos directos (y 124.000 indirectos) y 495 millones de euros menos en las arcas del Estado.

Las evidencias del estudio son demoledoras, casi el 69% de los que piratean ve perfectamente normal no pagar por algo que puede obtener gratis aunque sea de forma ilegal. El 51% dice acceder con facilidad y rapidez a los contenidos, sin trabas de ningún tipo que le dificulten el acceso.

Más inquietante resulta que el 20% afirma que lo hace porque considera que no es una actividad ilegal y no hace daño a nadie, en línea con la percepción que tiene el 17% de internautas de que no hay consecuencias legales. La nota positiva que puede extraerse del estudio la ponen el 50% que asegura que accedería a contenidos legales a cambio de publicidad si desapareciera la oferta ilegal.