Mitsubishi dice adiós al negocio de los teléfonos móviles en Japón

Pese a haber apostado exclusivamente por este nicho de mercado en el país nipón, la firma se ha visto incapaz de hacer frente a los grandes de este sector

Mitsubishi dice adiós al negocio de los teléfonos móviles en Japón

3 abril 2008

La dura competencia que implica rivalizar contra los móviles de marcas como Nokia o Samsung o el hecho de no haber incorporado a su portafolio un modelo que les reportase importantes beneficios son argumentos que podrían explicar el anuncio de abandono de Mitsubishi de esta división de su negocio. La decisión del fabricante japonés tiene lugar semanas después de que Sanyo comunicara que vendía su negocio de telefonía móvil a Kyocera Corp porque ésta tampoco resultaba rentable.

 

Por el momento, se sabe que Mitsubishi quiere utilizar la tecnología con la que venía trabajando en negocios vinculados al mundo de las telecomunicaciones como componentes empleados en redes de fibra óptica y operaciones en infraestructuras de móviles. Aunque se espera que esta retirada signifique una pérdida de 164 millones de dólares antes de impuestos para su último año fiscal que terminó el pasado 31 de marzo, la compañía confía en compensar este resultado con una mejora en el rendimiento operativo de otros sectores en los que se encuentra inmersa.

 

Se da la circunstancia que el mercado nipón se encuentra, en estos instantes, saturado por lo que se espera que la demanda de terminales quede recortada. Además, operadores móviles como NTT DoCoMo han comenzado a rebajar las subvenciones que veían pagando a los vendedores con el fin de que los precios de los teléfonos no incrementasen. En su lugar, se espera una bajada de las tarifas mensuales.