Monstruos de la imagen

En espera del inminente desembarco de la tecnología OLED, la última generación de pantallas TFT aumenta en tamaño y prestaciones, pero disminuye en cuanto a precio. ¿Es una buena oportunidad para comprar? Lo descubrimos a continuación

Monstruos de la imagen

31 octubre 2008

La nueva generación de pantallas TFT sigue invadiendo nuestros escritorios con unos tamaños que hace poco tiempo hubieran sido impensables o, al menos, inaccesibles para la amplia mayoría de los usuarios. Acostumbrados en muchos casos a los CRT de 17 pulgadas, dar el salto a unos modelos como los que presentamos en esta ocasión puede llegar a ser un cambio radical. Pero, además, no hay que olvidar que una TFT de 17 equivaldría a un CRT de 19, por lo que la distancia podría considerarse de unas 9 pulgadas, esto es, unos 23 cm de diferencia en la diagonal.

Otro de las características del tubo de rayos catódicos era, con perdón, el trasero. Adquirir un monitor de más de 19 pulgadas requería disponer de un escritorio con un fondo importante, algo que no está disponible fácilmente. Ahora, como mucho necesitaremos 30 cm de fondo, cifra mucho más habitual en cualquier mesa.

Útiles para distintas tareas

Estamos hablando de pantallas TFT de 24 pulgadas. Como en nuestro país esta unidad de medida no se maneja demasiado, tan sólo tendrás que multiplicar esta cifra por 2,54 cm que es la medida de una pulgada. En total, nos sale una diagonal de casi 61 cm, lo que no está nada mal para disfrutar de cualquier tipo de tarea, ya sea lúdica o de trabajo.

En un primer momento podrías pensar que la reproducción de vídeo sería la que más enteros ganaría con estos tamaños, pero muchas otras tareas también salen realmente beneficiadas, como es el caso de la edición de imagen o la creación de contenidos digitales (3D, CAD...), tareas que requieren pantallas y resoluciones cuanto mas grandes mejor.

No obstante, tampoco hace falta realizar estas tareas para buscar la compra de uno de estos dispositivos, sino que cualquier otro tipo de trabajo en el que necesitemos tener abiertas al menos dos ventanas también se verá afectado de forma positiva. Así, podremos mantener una ventana con el navegador de Internet a la izquierda mientras tenemos otra de Word a la derecha, por ejemplo. Como verás, tareas completamente cotidianas.

El precio actual de estos dispositivos es otra de las características fundamentales que ha hecho posible el auge de las pantallas de 24 pulgadas (también en gran medida de las de 22). Al hilo de la inevitable comparación con los antiguos CRT, si buscáramos modelos con precios similares a las TFTs de esta comparativa no podríamos subir en ningún caso de las 20 pulgadas, lo que sin duda indica una clara reducción de costes para este tipo de tecnología.

Otro apartado que, con los tiempos que corren, hay que observar con detenimiento es el consumo eléctrico de las pantallas, que también es bastante más reducido en las TFTs que en las CRTs (aunque como podrás apreciar en la tabla adjunta, algunos fabricantes indican cantidades en vatios que poco tienen que ver a los que realmente consumen.

Habrás observado desde hace tiempo que la relación 4:3 en las pantallas ya ha pasado a mejor vida. Salvo algún que otro modelo con finalidades más verticales, el parque de pantallas actual se basa en el formato panorámico, concretamente en el 16:10. Aunque pueda parecer mentira, el coste de fabricación de estos paneles es menor respecto al tradicional 4:3, y además es mucho más versátil, ya no sólo a la hora de ver películas, sino también para poder tener abiertas y visibles varias ventanas a la vez, tal y como hemos comentado anteriormente.

En cuanto a la resolución, a las pantallas TFT de 24 pulgadas les ocurre algo similar que a los modelos de 19 en su momento. Éstas disponen de la misma resolución que las de 17 (1.280 x 1.024), con la diferencia de que se aumenta el tamaño del píxel. Es por ello por lo que los costes de fabricación y, por ende los precios de venta, no eran excesivamente distintos.

Las de 24 pulgadas gozan también de la misma resolución que las de 22, esto es, 1.920 x 1.080, utilizando la misma técnica de aumento del tamaño del píxel. Lo que ocurre es que este número ya es suficiente para la gran mayoría de trabajos, además de ser compatible con la especificación Full HD. Por tanto, en este sentido no tenemos nada que objetar.

Íntimanente relacionado con la resolución se encuentra el apartado lúdico de los videojuegos. En este sentido, disfrutar de una de estas grandes pantallas con nuestros juegos favoritos es realmente excitante, pero también se necesitará una tarjeta gráfica de última generación para poder mover tal cantidad de información a la resolución nativa de la pantalla. Lógicamente, siempre tendremos la posibilidad de reducirla, pero la experiencia será mucho peor al aparecer más pixelizada la imagen.

En espera de OLED

Los Diodos Orgánicos de Emisión de Luz (en inglés, Organic Light-Emiting Diode) son los responsables de las futuras pantallas planas. Esta nueva generación se espera como lanzamiento inminente, aunque, como toda tecnología recién aparecida, puede que se retrase hasta el año que viene. La única certeza es que la insercion de estos diodos en matrices permitira obtener productos más delgados y flexibles, económicos, con más brillo y contraste o con un menor consumo de energía.

Características que sin duda desbancarán a las actuales pantallas TFT. Sin embargo, este proceso no será inminente (lógicamente las compañias aún tienen que rentabilizar las tecnologías actuales), por lo que nos encontramos ante un buen momento para adquirir uno de estos dispositivos y convertir nuestro escritorio en un verdadero centro de trabajo y de ocio sacando el máximo provecho a nuestro equipo informático. Se espera que para finales de este año comiencen a aparecer los nuevos OLED, pero serán pocos los disponibles y, por el momento, serán visiblemente más caros.

Cómo probamos las pantallas

Los paneles TFT ofrecen diversas peculiaridades que, como sabrás, difieren bastante de las de los monitores CRT. Sin embargo, seguimos utilizando la misma herramienta que ya manejábamos con ellos. Se trata de Displaymate (www.displaymate.com). Ésta nos suministra una serie de tests en los que previamente se ha calibrado la pantalla en su brillo y contraste para obtener los valores más fidedignos posibles.

Ya en su momento eliminamos las pruebas relacionadas con la convergencia y geometría, sin sentido en las TFTs, pero nos seguimos apoyando en las relacionadas con el color, la escala de grises y la frecuencia gamma. Estos parámetros ponen al límite a las pantallas, y permiten localizar posibles defectos, aunque también hay que tener en cuenta que no será habitual encontrar este tipo de errores durante el trabajo diario con la pantalla.

Modelos panorámicos analizados

*Acer P243W

*Asus mk241

*Fujitsu Siemens L24W-2

*HP w2408h

*LG Flatron L246WH

*Nec LCD 2470WVX

*Samsung SyncMaster T240HD

*ViewSonic VX2435wm

La opinión de PC Actual: versátiles y de gran calidad

Los paneles TFT han llegado a su plena madurez y ha sido harto difícil llegar a una conclusión sobre qué pantallas de las analizadas merecen una mejor valoración. Esta nueva generación de paneles, aparte del tamaño seleccionado en esta ocasión, ofrece unas prestaciones casi inmejorables, por lo que cualquiera de ellas bien podría merecerse un hueco en nuestros escritorios.

Tal y como hemos adelantado anteriormente, siempre se pueden sacar defectos y así lo demuestran los resultados obtenidos en las pruebas llevadas a cabo, las cuales ponen al límite a las pantallas pero no tienen por qué desmerecer a la hora de llevar a cabo las tareas habituales en un hogar. Sin embargo, como en toda comparativa de PC Actual nos hemos mojado y os ofrecemos nuestras propias conclusiones, apareciendo cuatro de las propuestas con alguno de los logos de la revista y alguno de los otros modelos rozando esta distinción.

Los mejores paneles

Llegado a este punto, ya habrás podido echar un vistazo a las valoraciones que ha obtenido cada modelo (ver fichas de los modelos analizados). El P243W de Acer nos ha causado una grata impresión gracias a sus excelentes prestaciones a nivel global. Gran calidad de imagen, excelente diseño y, por si fuera poco, con un precio muy interesante según lo anteriormente comentado. No podía ser de otra forma, ha obtenido el logo de Producto Recomendado.

Algo parecido le ha ocurrido a la propuesta de Nec, la LCD2470WVX, aunque en esta ocasión debido a sus prestaciones para perfiles más profesionales. Esta calidad se refleja también en el precio, pero se mantiene como una opción realmente atractiva para aquellos que se dedican al diseño gráfico o edición de imagen.

Prácticamente en el mismo nivel que el modelo de Acer, nos encontramos con la pantalla LG Flatron L245WH, que aporta, como viene siendo habitual en la compañía coreana, una excelente relación calidad/precio. Además, es justo decir que ha mejorado visiblemente en el apartado de robustez y diseño con respecto a anteriores productos de gamas similares.

Por último, nos hemos decidido a otorgar también el logo de Mejor compra a la Fujitsu-Siemens L24W-2, una pantalla con un acabado que deja un poco que desear, pero que, por otro lado, ofrece una buena calidad teniendo en cuenta que tan sólo cuesta 299 euros, un precio realmente atractivo para un modelo de 24 pulgadas.

En menor medida, los equipos de Asus, HP, Samsung y ViewSonic también han respondido correctamente a nuestro banco de pruebas.

En definitiva, se trata de una generación de pantallas que deja el listón bastante alto, en espera de la inminente pero aún etérea aparición en el mercado de la tecnología OLED.

Lo mejor: un todoterreno

Sus características las hacen ideales prácticamente para cualquier tipo de tarea. Si no buscas conectar otros medios analógicos, será suficiente con un conector DVI o HDMI.

Lo peor: contrastes

Algunos modelos introducen mayor contraste de forma dinámica, un modo de visualización sólo recomendable en ciertos momentos ya que desvirtualiza los colores puros.