El montaje perfecto

Basta de aburrir a familiares y amigos con vídeos insufribles. Los programas de edición cada vez son más asequibles, fáciles de usar y funcionales

El montaje perfecto

15 junio 2009

La popularidad de los gadgets dotados de cámara de vídeo está haciendo que cada vez cobren más protagonismo los programas que nos permiten dar forma de algún modo a las miles de horas de vídeo y fotos que llegamos a acumular.

 

Si antes el uso de este tipo de herramientas era exclusivo de personas con conocimientos previos y equipos potentes (capaces de manipular vídeo con solvencia), desde hace unos pocos años los principales desarrolladores ofrecen aplicaciones sumamente sencillas, que funcionan sin problemas en PCs domésticos y permiten obtener vídeos de calidad prácticamente profesional. 

 

Además, lo que hemos podido comprobar es que se ha dado un pasito más allá, incorporando aún más posibilidades, al tiempo que se pone especial cuidado en la facilidad de uso. El hecho de que ya todos trabajen de forma nativa con formatos de alta definición AVCHD (aunque editar vídeo en alta definición siga siendo una tarea ardua para el hardware) y la aparición en la gran mayoría de una herramienta para crear bandas sonoras de forma prácticamente automática son dos ejemplos de esta tendencia.

 

Esto es Hollywood

Como decimos, a pesar de estar orientadas a usuarios domésticos, la colección de efectos y transiciones que ofrecen estos desarrollos es espectacular y permite dar a las grabaciones un toque profesional con conocimientos de principiante.

 

Por supuesto, los programas analizados incluyen lo necesario para cubrir todo el proceso desde la captura de imagen hasta la exportación en distintos formatos, incluida la posibilidad de obtener un DVD con menús o subirlo a la Web. Todo ello pasando por la organización y edición del material, la aplicación de efectos y transiciones..., y sin olvidar la faceta del audio.

 

Además, la automatización de tareas hace muy fácil la labor de editar. Así, en la mayoría de los casos contamos con una opción que nos permite, tras elegir la fuente de imágenes que queremos utilizar, obtener una película automática con títulos, transiciones, efectos y música elegida (normalmente de acuerdo a unos estilos que nos sugieren), un vídeo que en muchos casos será suficiente para nuestros propósitos. En definitiva, introducirse en el mundo de la edición nunca fue tan fácil gracias a estos programas. 

 

La selección

A la hora de decidir qué programas participarían en la presente comparativa, lo tuvimos fácil, pues este segmento no es excesivamente amplio y sus actores son de sobra conocidos. Sin embargo, más complicado fue elegir qué versión utilizar, ya que, si os dais una vuelta por sus webs, comprobaréis que cada uno de ellos se ofrece en diferentes iteraciones.

 

Por ello, en el momento de discriminar a los participantes nos centramos en su precio, alrededor de los 100 euros, lo que nos dirigió un poco a las versiones intermedias. No obstante, de ellas hemos valorado muy positivamente la eficiencia, las prestaciones, así como la buena y clara organización de las interfaces, agradeciendo en algunos casos que la curva de aprendizaje no fuera demasiado elevada.

 

 

Herramientas de edición de vídeo doméstico analizadas

 

* Adobe Premiere Elements 7

 

* Corel VideoStudio Pro X2

 

* Magix Video deluxe 15 Plus

 

* Pinnacle Studio Plus Versión 12

 

* Sony Movie Studio 9

 

 

La opinión de PC Actual: ninguno te defraudará

Llegamos a la página de conclusiones con una tarea difícil. Esto es algo que pasa habitualmente, pero lo cierto es que en esta ocasión es muy complicado decantarse, sencillamente porque todos y cada uno de los programas nos van a permitir realizar nuestro propósito.

 

Puede que uno sea algo más intuitivo y fácil de usar (hasta el punto de que haga el trabajo casi por nosotros), mientras que otro ofrezca un mayor número de efectos o transiciones (y a lo mejor las cortinillas de éste o aquél nos vienen mejor para lo que tenemos en mente…); pero todos, absolutamente todos, nos brindan la oportunidad de obtener un vídeo con un resultado excelente, que, a poco que lo trabajemos, será la envidia de nuestros amigos y familiares.

 

Y es que, como comentábamos en la introducción, todos ellos ofrecen opciones que hasta hace pocos años eran campo vedado de las aplicaciones profesionales, y encima con una sencillez, en la mayoría de casos, encomiable.

 

Partiendo de esto, vamos a empezar a desglosar los resultados por el ganador de la comparativa: Sony Vegas Movie Studio 9 Platinum Pro Pack. Se trata sin duda del software más complicado de usar pero también el más completo. Realmente, se sitúa en un escalón por encima del resto por su orientación casi profesional ofreciendo opciones que ningún otro contempla pero que, por eso mismo, exigen conocimientos previos y un aprendizaje intensivo. Además de ganar el galardón de Producto recomendado, su relación calidad/precio es imbatible y, por ello, se lleva «de calle» el logotipo de Compra recomendada.

 

Un pelín por debajo tenemos un empate técnico entre Adobe Premiere Elements 7 y Pinnacle Studio Plus Versión 12. Ambas propuestas, siendo diferentes, cuentan con interfaces que realmente hacen fácil lo difícil. Así, son tan sumamente intuitivas que sin duda lo agradecerán los novatos y, sin embargo, también incluyen opciones para el usuario más avanzado que quiera ir un paso más allá en sus creaciones. Por todo ello pueden ser ideales para quien quiera iniciarse en el mundo de la edición de vídeo y obtener rápidamente excelentes resultados.

 

Por último, Magix Video deluxe 15 Plus y Corel VideoStudio Pro X2 se sitúan a medio camino entre el software de Sony y los de Adobe y Pinnacle. Ofrecen prestaciones interesantes pero sin llegar a los niveles de complejidad de Vegas Movie Studio ni a la facilidad de uso y buena organización de Premiere Elements y Studio Plus. 

 

Lo mejor: El programa lo hace todo el solito

Que casi todos ofrezcan una opción para crear automáticamente una película en unos pocos pasos y una herramienta para crear bandas sonoras (sin derechos de autor, claro está) con los que alegrar nuestros vídeos. La inclusión de soporte AVCHD nativo en todos los programas analizados. La introducción ya habitual de keyframing para controlar con precisión los efectos de vídeo y la larga colección de estos.

 

Lo peor: Muchas versiones y varias coincidencias

La existencia de múltiples versiones de un mismo software hace un poco liosa la elección de la más adecuada para los usuarios. Además, algunos de los efectos extra incluidos en alguna de las aplicaciones son los mismos que los de otras (están creadas por terceros). La edición en alta definición sigue siendo una tarea complicada con equipos domésticos.

 

 

 

 

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });