La muerte de Windows XP

Con fecha de 30 de junio Microsoft dejará de comercializar el menos malo de todos sus sistemas operativos, según opinión de los usuarios. ¿Por qué tiene tantos adeptos? Intentamos responderte a esta pregunta en este artículo

La muerte de Windows XP

21 septiembre 2008

Hace tiempo que los de Redmond tomaron la decisión de poner punto y final a la comercialización de este sistema operativo lanzado en el año 2001. La llegada de Windows Vista hace más de un año y la progresiva adopción del mismo llevó a que Microsoft decidiera establecer una fecha de caducidad a XP que fijó para principios de este año.

Sin embargo, la presión de los usuarios y la opinión de los fabricantes de PC echaron al traste los primeros planes de la compañía y decidieron prorrogar su vida cinco meses más. Ahora, la fecha se ha cumplido.

A partir de este momento, el gigante de software no va a comercializar el sistema operativo, aunque sí encontraremos en las tiendas stocks de producto y se continuará ofreciendo soporte hasta el próximo 14 de abril de 2009. De la criba, han salvado a la versión Home, que se mantendrá integrada durante los próximos dos años en los PC de bajo coste, como una estrategia dirigida a ganar terreno a Linux en este segmento.

La decisión tomada por Microsoft respecto a Windows XP ha tenido una fuerte repercusión entre los seguidores del sistema operativo, quienes no ven, por el momento, como una opción viable a Windows Vista. Algunos prefieren esperar a renovar su equipo para hacer la mudanza, mientras que otros están decididos a esperar a Windows 7, que promete ser más eficiente y ahorrar memoria y consumo energético.

Uno de los principales actores en esta lucha es el foro de tecnología Infoworld.com, cuyos responsables han estado recogiendo firmas a través de la campaña Save XP! para presentar a los de Redmond su protesta, pero, a pesar de haber recogido más de 200.000 rúbricas, éstos no parece que vayan a modificar sus planes.

Los usuarios oponen gran resistencia al cambio

Microsoft ha realizado un gran esfuerzo por colocar a Windows Vista en el centro de todas las miradas, pero las exigencias de hardware que plantea esta plataforma y la incompatibilidad con determinados dispositivos ha provocado que, en general, no guste a los usuarios de XP, quienes consideran que éste es más sencillo de utilizar y más eficiente. Incluso, el propio Steve Ballmer ha reconocido que las decisiones de diseño que se tomaron para hacer más seguro a Vista lo hizo menos compatible.

«Vista es más costoso, necesita mayor curva de aprendizaje, no les satisface el entorno, no quieren cambiar porque están acostumbrados a XP, la migración a Vista es complicada y presenta incompatibilidades con el hardware» es la opinión que encontramos en foros especializados, como éste de un usuario llamado Rodrigo y expuesto en Baquía. Para Ángel, suscrito al mismo, XP «es más estable, eficiente, exige menos recursos de hardware y funciona más rápido».

Sin embargo, a pie de calle las opiniones son más suaves y, aunque los usuarios detectan problemas con el nuevo sistema operativo, no descartan utilizarlo en cuanto renueven su hardware. Ángel Puntero Méndez, que trabaja como desarrollador y en casa maneja un Pentium 4 a 2,6 GHz, con un giga de RAM y arranque dual Windows Vista y XP, nos comenta que «después de un mes con Vista instalado, raramente lo inicio, principalmente por el rendimiento, suelo tener bastantes aplicaciones abiertas al mismo tiempo y, normalmente, al menos, una máquina virtual corriendo (con otras tantas aplicaciones en ejecución).

En XP, puedo hacerlo y el PC todavía responde de forma rápida, no obstante, en Windows Vista, se me hace un suplicio (…) Y tardo más en hacer el mismo trabajo». A pesar de todo, Puntero no descarta utilizar Vista en el futuro y reconoce que su intención es migrar de equipo y de sistema operativo al mismo tiempo.

Alberto García Miguel, licenciado en informática y consultor técnico de SAP, nos cuenta que sigue utilizando XP porque todavía no ha renovado su portátil (un HP nx9030 con Intel Centrino de 1,6 GHz, 512 Mbytes y 40 Gbytes de disco duro).

«No he probado efectivamente Windows Vista (…) solamente me he asomado alguna vez que otra (…) No me han interesado las nuevas funciones, porque el actual Windows XP cumple con mis necesidades perfectamente», comenta. Aun así, piensa migrar a corto plazo a Vista por varias razones, entre las que destaca que «los fabricante de hardware en general no ofrecen otra opción. El nuevo portátil o sobremesa que compre vendrá con Windows Vista» y que «la tecnología de Microsoft es la más difundida en la aplicaciones de escritorio» y necesaria para su trabajo de colaboración con las empresas.

Microsoft, que no se ha pronunciado respecto a esta situación a pesar de nuestra insistencia, ha publicado en su web (www.microsoft.com/downloads/details.aspx?FamilyID=37d0c614-9c06-4b61-bb2e-6ab9953a14ab&displaylang=en) una comparativa muy interesante entre los dos sistemas operativos en liza. El resultado es un PDF de 28 páginas en el que se comparan la funcionalidad de Vista, con el SP1, y XP, con el SP3, en cuanto a seguridad, gestión, desarrollo, movilidad y productividad.

Una cuestión de adaptación

No tenemos más que echar la vista atrás y reconocer que, cada vez que se realiza un cambio de versión de un sistema operativo, cuesta dar el salto y aparecen detractores y seguidores. El caso que nos ocupa no es una excepción, y así lo recuerda Puntero «Me resulta curioso acordarme de los primeros tiempos de XP, que también generó bastante rechazo, se decía que sólo era más bonito, pero que tenía muchísimos problemas, hasta con la llegada del SP1, con el que mejoró bastante. Pensándolo ahora, parece mentira que haya incluso peticiones masivas a Microsoft para que mantenga XP».

Rafael Achaerandio, Research Manager de la consultora IDC, por su parte, considera que, a nivel técnico, no ve ninguna razón por la que los usuarios quieran continuar con XP y cree que siempre tardan un tiempo en implantarse las nuevas versiones de los sistemas operativos: «cuando se hace una release candidate no es inmediata la adopción, tampoco lo fue desde Windows 2000 a XP».

Y compara el caso con otros sectores, como por ejemplo, el de automóviles, en los que se renuevan productos cada cuatro o cinco años. Según, Achaerandio, la opción para aquellos que quieran continuar con el viejo sistema operativo (en su versión Profesional, eso sí) es acogerse a la política de downgrade de Vista que algunos fabricantes, como Dell, HP y Lenovo, han anunciado.

En definitiva, la decisión está tomada, Microsoft no va a dar marcha atrás en sus planes y, a partir de ahora, quien quiera comprar un PC o un sistema operativo Windows tendrá que adquirir el criticado Vista, que, a pesar de su mala fama, a día de hoy ha vendido nada menos que 140 millones de licencias.

Cifras que no hay que olvidar

• Windows Vista ha vendido 140 millones de licencias (mayo 2008)

• Al año de su lanzamiento, XP estaba instalado en un 3% del parque de ordenadores mundial (582 millones); igual que Vista a finales de 2007 (con 1.000 millones de PC en el mundo) (Gartner)

• Vista es el sistema operativo que más rápidamente se ha vendido en la historia de Microsoft

• A finales de 2003, XP tenía una cuota de mercado del 10%, se prevé que Vista alcance el 13% a los dos años de su lanzamiento (Gartner)

• Más de 2.500 aplicaciones han recibido ya el logo de compatible con Vista (abril 2008)

78.000 dispositivos y componentes cuentan con drivers para Vista (abril 2008)

98 aplicaciones de la lista de las 100 más usadas por lo usuarios cuenta con versión para Vista (abril 2008)

XP sobrevive

El último vestigio de XP será la versión Home del sistema operativo, que estará disponible en el segmento de los PC ultrabaratos hasta aproximadamente finales de junio de 2010 o hasta un año después del lanzamiento de la próxima generación de Windows, Windows 7, planificado para finales de 2009 principios de 2010. El objetivo de Microsoft con este movimiento es posicionarse con un sistema operativo «adecuado» en un nicho de mercado que promete y en el que Linux está muy presente.

Según Microsoft, los usuarios han solicitado la presencia de Windows en los ULCPC (Ultra Low Cost PC) por su facilidad de uso, aprendizaje (se dirigen a un público que se inicia en el mundo de los ordenadores) y amplia compatibilidad con aplicaciones, dispositivos y servicios on-line. Para la compañía, la elección de la versión Home de XP responde a que es una solución efectiva para estos dispositivos y se ajusta al precio que tienen en el mercado estos productos.