Los multifunción más económicos

A pesar de que casi todo ya tiene naturaleza digital o virtual, todavía seguimos necesitando las bondades de las hojas impresas tanto como los escáneres que convierten en archivos de imagen nuestras fotos o documentos soportados en papel

Los multifunción más económicos

28 marzo 2009

Lo cierto es que las impresoras son unos dispositivos que van contra corriente. En la actualidad, se busca digitalizar todos los contenidos, convertirlos en datos, ficheros o entradas de una base de datos; pero, cuando se trata de imprimir, se busca precisamente lo contrario: pasar la información a un soporte puramente analógico, como es el papel.

Por no hablar de los equipos que siguen incluyendo fax, en cuyo caso se está haciendo uso de una tecnología relativamente «arcaica» que compite con el todopoderoso y digital correo electrónico. De todos modos, hasta el advenimiento de la tinta electrónica y del papel «digital», no hay más remedio que seguir conviviendo con estos fósiles tecnológicos.

La tinta, ese superviviente

La tecnología láser es una amenaza constante para la de inyección de tinta, aunque nunca llega a hacerse patente su superioridad en determinados ámbitos como el doméstico o el de pequeñas oficinas y departamentos donde el montante de la inversión inicial en cualquier compra de material es una variable importante. Sobre todo porque, para llegar a amortizar una inversión elevada en un equipo multifunción, es necesario tener un volumen de trabajo elevado.

Para una carga de trabajo reducida, los dispositivos de inyección ofrecen ventajas como la menor inversión inicial y una mayor granularización de los gastos en consumibles. Un recambio de tóner puede alcanzar cifras en torno a los 100 euros para un solo color, mientras que los recambios de tinta pueden ser tan económicos como 10 euros por color.

En última instancia, y tras mucha copias, el coste por página en los modelos láser acaba siendo menor que el coste por página en tinta, sobre todo cuando se imprime en calidades altas y con elementos gráficos, pero no siempre se alcanzan ciclos de trabajo mensuales de más de 2.000 copias.

Para el hogar, o departamentos donde se haga un uso ocasional de la impresión o la digitalización de documentos, o del fax, un equipo multifuncional de tinta es una propuesta absolutamente válida y conveniente, con una inversión inicial comedida, y un coste de mantenimiento que sí debe ser controlado con rigor.

Ojo con el color

El planteamiento anterior se puede desbaratar con facilidad sin más que lanzarse a imprimir fotografías de forma sistemática con estos equipos. Es cierto que la calidad obtenida cuando se usa la máxima calidad y papel fotográfico es excepcional, pero el resultado será tener que reponer tinta varias veces al mes y, a la vista de los precios de los consumibles, no se trata de una buena estrategia de ahorro. Sí es útil poder realizar una impresión en calidad fotográfica ocasionalmente, pero no por sistema.

La impresión o las copias en calidades altas tampoco son recomendables si se desea que la inversión en un equipo de tinta sea rentable. Los modos borrador son suficientes en la mayoría de los casos y para usos internos, mientras que los modos de alta calidad se deberán reservar para entregas a terceros, por ejemplo.

Además, los tiempos necesarios para completar trabajos en modos de calidades altas son abrumadores y poco prácticos. Para copiar un DNI o documentos administrativos para gestiones puntuales es suficiente, pero no para impresiones constantes.

Para los departamentos dentro de empresas sucede lo mismo. Por ejemplo, en puestos de atención al cliente en comercios es habitual ver que se usa un multifunción de tinta para copiar o imprimir, o incluso para mandar un fax, pero siempre para trabajos puntuales y concretos.

Si el color no es una prioridad, la mejor opción es la tecnología láser monocroma, con precios reducidos, ciclos de trabajo elevados y precios por copia muy interesantes sin que haya que amortizar inversiones iniciales elevadas.

El fax sigue usándose

A pesar de que el correo electrónico es el medio preferido para el intercambio de documentos de forma remota, el fax se sigue usando para tareas como darse de baja en los operadores móviles (al menos eso es lo que las operadoras desearían) o para comunicarse con clientes que sigan haciendo uso de esa tecnología por motivos diversos. Desde luego, no compres un equipo multifunción con fax para darte de baja en una operadora.

Y, como norma, podrías prescindir directamente de él si usas ya el correo electrónico como medio de intercambio. En esta comparativa hay modelos con fax y sin fax, así que opciones no te faltarán para decidir. Eso sí, generalmente el fax está asociado a la presencia de alimentador automático, por lo que si crees que es conveniente el ADF, posiblemente tengas que optar por un modelo con fax. En cualquier caso el precio de estos cinco está por debajo de 200 euros.

Gestión documental

Otro uso interesante de los equipos multifuncionales es el de la gestión documental, en la que básicamente lo que se hace es convertir los documentos de papel en archivos de texto o PDF para su catalogación en el ordenador.

Este tipo de tareas redime en cierto modo a los dispositivos multifunción de su carácter puramente analógico y los convierte en una herramienta digital de primer orden. Además, incluidas en las suites de algunos equipos hay aplicaciones OCR que permiten esa conversión. Recuerda que, para este tipo de tarea, el alimentador automático es de gran ayuda.

Conexiones avanzadas

Una de las buenas noticias de esta comparativa es la presencia de conexiones de red e inalámbricas en muchos de estos equipos, sobre todo si se tiene en cuenta que el tamaño de los multifuncionales es bastante mayor que el de las impresoras convencionales y no siempre es interesante instalarlos en el escritorio junto al ordenador.

Además, el ruido que generan es también notable, incluyendo los motores paso a paso del escáner en tareas de digitalización de documentos. WiFi es de especial interés para entornos donde se usen portátiles, de modo que se puede imprimir desde cualquier ubicación.

Argumentos a favor y en contra de los multifuncionales no te faltarán, como puedes ver. Los fabricantes han alcanzado un alto grado de madurez en este mercado, aunque no pueden superar los límites inherentes a la tecnología de inyección en apartados como la velocidad a calidades elevadas o los costes para volúmenes de trabajo elevados, que para eso está el láser.

Nuestras pruebas

Para realizar las pruebas de estos equipos multifunción, básicamente se han utilizado dos tipos de documentos para imprimirlos y digitalizarlos. Por un lado, se ha empleado el documento ISO/IEC 24712:2006, que es el estándar para evaluar la duración de los consumibles. Se trata de un documento de 5 páginas que combina texto e imágenes para reproducir escenarios de uso estándar para las impresoras.

Además, se ha usado una fotografía de alta calidad a 300 ppp y un tamaño de impresión de 20 x 28 cm a esa resolución. A su vez, se ha digitalizado esa fotografía para medir tiempos, y un patrón de pruebas calibrado para realizar las mediciones de la calidad MTF del sensor.

Tanto las impresiones como las copias se han efectuado en modo borrador y en modo de alta calidad, mientras que para la impresión de una fotografía se ha usado el modo de máxima calidad. El tiempo de impresión de la primera página da una idea de la «agilidad» del controlador a la hora de «rasterizar» los documentos antes de mandarlos a la impresora.

La evaluación de la calidad del escáner se realiza digitalizando series de líneas pertenecientes a un patrón de referencia, con densidades cada vez mayores. En concreto se han digitalizado los patrones con 30, 95 y 180 líneas por milímetro para posteriormente analizarlas con la herramienta histograma de Photoshop para determinar la cantidad de rojo, verde y azul presente en cada zona de medida y calcular el cociente entre la medición en la zona de 30 l/mm y las de 95 y 180 respectivamente. Idealmente tendría que ser 1, pero en la práctica es menor. Cuanto más alejado esté el resultado, peor será la calidad del sensor.

Equipos multifunción analizados

* Brother MFC-490CW

* Canon Pixma MP540

* Epson Stylus SX600W

* HP Photosmart C6380 All-in-One

* Lexmark x4950

La opinión de PC Actual: juegan un papel importante

Aunque la amenaza de la tecnología láser y las limitaciones de la tecnología de inyección es patente, los multifuncionales de tinta siguen siendo la opción recomendada para el hogar y para entornos profesionales puntuales.

A pesar de que se lleva años hablando de posibles alternativas para las tecnologías de impresión, lo cierto es que sigue siendo necesario el papel para trabajar con documentos o fotos. Las pantallas y los monitores han mejorado mucho, desde luego, pero no se pueden llevar debajo del brazo.

Además, se necesita imprimir: una fotocopia del DNI, una carta que hay que presentar en una gestión administrativa, un trabajo para el colegio o incluso alguna foto para enmarcar o regalar. Todos estos escenarios son ideales para equipos multifunción como los de esta comparativa, donde más que una velocidad exagerada, o un ciclo de trabajo con miles de copias al mes lo que se busca es simplemente tener la posibilidad de realizar esas tareas cuando surge la necesidad.

Inversión comedida

Como se puede ver en este artículo, por menos de 200 euros, cercanos a los 100 euros en modelos como el Pixma MP540, se puede disfrutar de auténticos todoterreno capaces de imprimir, escanear, digitalizar documentos o enviar y recibir faxes si este elemento está integrado. De todos modos, el mayor gasto que acarrean estos dispositivos es el de los consumibles. Los cartuchos de tinta tienen una duración de unos cientos de copias y, aunque se sustituyan individualmente, el gasto acumulado puede elevarse peligrosamente si no se adoptan políticas de uso sensatas.

Si se mantiene un uso comedido tanto de la calidad como del color de las impresiones, todo irá según lo planeado. Por suerte, la información acerca del estado de los consumibles está presente tanto en la propia máquina a través de la pantalla LCD, como en el software instalado en el ordenador.

Las posibilidades de estos equipos son muchas, aunque no hay que dejarse llevar por el entusiasmo en el momento de la compra. A pesar de las apariencias y los diseños tan llamativos como los de los modelos Stylus SX600FW de Epson, MFC-490 de Brother o Lexmark X4950 con sus alimentadores de hojas automáticos, en la práctica no pueden competir con una fotocopiadora o con una impresora láser de gama baja.

Es cierto que se puede implementar un sistema de gestión documental, pero sólo para el ámbito del hogar o un pequeño departamento. Y en cuanto a las conexiones de red o inalámbricas presentes en todos los modelos menos en el Pixma MP540 de Canon, permiten instalar el equipo donde se desee. Pero, más que para atender la demanda de un grupo de trabajo, facilitan la instalación en lugares donde el ruido que originan no moleste, o para imprimir desde un portátil sin necesidad de estar al lado del multifunción.

Sobre todo, no te dejes impresionar por la apariencia de estos equipos, pues a la vista de los resultados no pueden hacerse cargo de tareas voluminosas. La calidad es similar en todos los equipos, con resultados dignos sobre papel normal para calidades normales y no tanto en los modos borrador de baja calidad.

Aun así, no hay ninguno que destaque de manera notable ni para mejor ni para peor. HP Photosmart C6380 es el más constante, pero en el resto no hay una uniformidad en los resultados. Los tiempos invertidos en pasar las pruebas sí varían y, excepto Epson con el Stylus SX600FW, no hay ningún modelo que sobresalga por su excelencia en rapidez.

De todos modos, salvo para los modos borrador, en todos los casos se tendrá la sensación de tener que esperar a que el multifunción acabe de hacer una tarea. El modelo X4950 de Lexmark es especialmente interesante por su dúplex automático para imprimir a doble cara, lo cual supondrá un buen ahorro de papel y abre las puertas a trabajos creativos como la impresión de folletos.

Lo mejor: Auténticos todoterreno

La calidad fotográfica de estos equipos es notable y muestran el grado de madurez de los motores de impresión. Además, por menos de 200 euros, todos estos equipos integran una buena pantalla LCD y aplicaciones de gestión del escáner y fotos, así como de gestión documental básica en los modelos con ADF. El dúplex integrado del modelo X4950 de Lexmark es otra buena noticia.

El diseño y el acabado son también excepcionales, con los de Brother y Epson especialmente atractivos. El primero, por su alto grado de integración y el segundo, por sus cuidadas y redondeadas formas. Además,si necesitas fax, estos dos modelos sí lo integran.

Lo peor: Es difícil imprimir sin miramientos

Lo que no ha cambiado en el tema de la impresión de tinta es el elevado coste de los consumibles. Si se imprime con calidad fotográfica la tinta se agotará con rapidez y, como se puede observar, el precio de los cartuchos no suele ser bajo. Y si lo es, lleva asociada una duración menor.

El control preciso de las impresiones es necesario para evitar que el coste de mantenimiento se dispare. Y también es recomendable imprimir con calidades bajas. Por otro lado, la velocidad de estos equipos no es su punto fuerte, salvo en los modos borrador.

Temas Relacionados
Loading...