Navegadores de Internet: un comienzo sin sobresaltos

Los actuales navegadores de Internet ofrecen la posibilidad de establecer cómo iniciar cualquier session de navegación, y aunque lo tradicional es seleccionar un buscador o una cuenta de correo WebMail para este apartado, existe una posibilidad mucho más potente: las páginas de inicio personalizables

Navegadores de Internet: un comienzo sin sobresaltos

5 julio 2007

Es probable que muchos de vosotros accedáis cada día a un mismo grupo de páginas para manteneros informados de las cuestiones que os interesan. Y para ello es también muy possible que vayáis abriendo varias pestañas en los navegadores Firefox o Internet Explorer 7, o incluso ventanas adicionales de Explorer. Aunque esta forma de trabajar es perfectamente válida, existen servicios que tratan de poner a disposición del usuario una página de inicio totalmente personalizada en la cual consultar de un golpe todas las fuentes de información que se consultan habitualmente.
De hecho, muchos internautas disponen de un buscador como Google preestablecido como página de inicio de su navegador de Internet. Es muy común que las sesiones en Internet se realicen con búsquedas de lo que queremos lograr, e incluso con una conexión a nuestras cuentas de correo WebMail. Sin embargo, las páginas de inicio que ofrecen varias empresas dan todo un nuevo sentido a la navegación por Internet. En este texto encontraréis las claves de estos servicios y cuáles son los más destacados.
¿Qué puede hacer por mí una página de inicio?
Las páginas de inicio en Internet son como pequeños escritorios personales que siempre tenemos disponibles allí donde vayamos. Al igual que en nuestros PC disponemos de un escritorio con ciertos iconos y aplicaciones disponibles, las páginas de inicio nos muestran la información que queremos tener disponible en nuestras sesiones de Internet de un vistazo. Los contenidos varían y por ejemplo es posible que en ella incluyamos titulares RSS, enlaces a páginas favoritas y lo que podríamos llamar mini-aplicaciones (que también se conocen como módulos o widgets). Estas últimas dan un valor añadido a la página de inicio ya que dan acceso a funcionalidades muy interesantes que sería difícil aglutinar de otro modo. Cada página de inicio dispone de una Buena selección de estas mini-aplicaciones, pero para que os hagáis una idea, es normal contar con la previsión del tiempo, una sección con fotografías aleatorias o la tira cómica del día. Varias son las claves que hacen destacables estas páginas de inicio como recurso para los internautas:
1. Facilitan enormemente el acceso a las fuentes de información, y simplifican el proceso de mantenernos informados.
2. Existe una inmensa cantidad de módulos y widgets con funcionalidades de todo tipo.
3. Los contenidos pueden ser tanto públicos (que otras personas accedan a nuestra página de inicio) como privados.
4. Una de sus características más importante es la gestión de feeds RSS para poder disponer de todos los titulares de nuestras principales fuentes de información disponibles en todo momento. Como podréis comprobar, las páginas de inicio que ofrecen diversos desarrolladores suponen una forma de tener en una sola ventana o pestaña del navegador toda la información inicial a la que queremos acceder en nuestras sesiones en Internet. ¿Qué diferencia a unos servicios de otros? Destacamos las ventajas y desventajas de los más destacados a continuación.
Potencia y simplicidad
Si hay una página de inicio que destaque sobre todas las demás, esa es la propuesta por Netvibes (www.netvibes.com), uno de los servicios pioneros en este tipo de ofertas en los que AJAX es el pilar básico gracias a la potencia y rapidez de actualización de componentes que ofrece. Esta solución destaca por lo sencillo de su configuración: disponemos de una o varias pestañas (al igual que Firefox o IE7, pero todas ellas se encierran en la misma pestaña de estos navegadores) y cada una con varias «cajas». Esas cajas encierran todo tipo de funcionalidades que van desde titulares RSS (tremendamente sencillos de añadir) como los ya mencionados módulos, entre los que destacan los de las previsiones meteorológicas, el uso de calendarios que sigan el protocolo iCal o las pequeñas utilidades que nos avisan de la llegada de correo a cuentas POP3, IMAP e incluso algunas WebMail como Gmail, Yahoo! Mail o Hotmail.
Los podcasts también están muy integrados en Netvibes y si somos aficionados a este tipo de emisiones podremos configurar nuestras principales fuentes de podcasts para saber (siempre mediante RSS) si se han publicado nuevas emisiones, pudiéndolas escuchar desde el propio reproductor integrado en Netvibes. Incluso existe un módulo de Meebo que se abre automáticamente en una nueva pestaña y que nos permite acceder a los clientes de mensajería instantánea más utilizados desde el propio Netvibes sin necesidad de tenerlos instalados en nuestro PC.
Pero como decíamos, la potencia de Netvibes reside en su simplicidad: añadir cajas, moverlas de sitio o redimensionarlas es tremendamente sencillo y la cantidad de módulos y de RSS preconfigurados simplificará la integración de cualquiera de esos feeds.
Dos ofertas muy similares a la que ofrece Netvibes son Pageflakes (www.pageflakes.com) y ProtoPage (www.protopage.com). La primera es prácticamente idéntica a Netvibes en prestaciones y manejo. Al igual que en Netvibes, si disponéis de un fichero OPML –una especie de estándar para la importación y exportación de titulares RSS– con todas vuestras fuentes RSS, el lector de feeds integrado de encargará de importar esos feeds. La principal diferencia con respecto a Netvibes reside en el hecho de que en Pageflakes existe una relevancia especial de las llamadas páginas comunitarias, es decir, páginas de inicio públicas que pueden ser interesantes para aquellas personas que tienen intereses comunes. Existen módulos recomendables como los que avisan de los eventos que suceden en determinada ciudad –con su geolocalización en Google Maps– aunque existe un ligero problema para su uso por parte de los internautas de habla hispana: sólo está en inglés.
Por su parte Protopage dispone de una interfaz algo más vistosa en la que cada una de las cajas disponibles –que más bien son como mini-ventanas– parecen tener vida propia. De hecho, su organización es sensiblemente distinta, ya que la propia página de inicio dispone de varias secciones a las que accedemos por medio de un menú superior y que dividen el contacto según este sea de feeds RSS normales o bien de podcasts, vídeos, tiras cómicas o pequeños widgets con utilidades tradicionales.
Los grandes se apuntan
Como no podía ser de otro modo, los gigantes de la informática e Internet han tenido muy en cuenta este tipo de prestaciones y desde hace tiempo Microsoft, Google y Yahoo! cuentan con sus propias propuestas. Como en casi todo lo que hace, la solución de Google destaca por su sencillez de uso y por su simplicidad: el llamado iGoogle (www.google.com/ig) –a la que la empresa llama «tu página principal de Google»– trata de seguirle la estela a Netvibes, y de hecho en muchos apartados las funcionalidades de esta página y sus compañeras es prácticamente idéntica. Sin embargo, Google trata de impulsar la conectividad de otras soluciones suyas desde la propia página de inicio de iGoogle.

Por ejemplo, el buscador se sitúa en la parte superior de la página, pero además, podemos acceder a prácticamente cualquier servicio al que estemos suscritos en Google desde esta página personalizada. No son las únicas utilidades: existen literalmente cientos de módulos con que enriquecer esta singular página. Si te gusta Google y usas sus servicios, no deberías dejar de probarla. De hecho, si tienes cuenta en Gmail o cualquier otra solución, ya estarás registrado en este servicio, aunque con una configuración estándar que solo restará que modifiques a tu gusto.
Microsoft tiene una oferta similar –aunque no tan pulida– con su Windows Live (www.live.com), mientras que la oferta de Yahoo! Con su solución My Yahoo! (http://my.yahoo.com) rompe con la tradicional simplicidad de los diseños y ofrece una interfaz algo recargada que no invita demasiado al usuario a interactuar con ella.