¿Son necesarias las tarjetas SIM?

24 febrero 2015

Si habéis comprado hace poco un móvil o un tablet, os habréis dado cuenta de que para iniciarlo tenéis que configurarlo, y es necesario contar con una cuenta en uno de los servicios del fabricante o del desarrollador del sistema operativo. Si es un Android, una cuenta de Google, o si es un iPhone, una cuenta de Apple. Resulta difícil pensar que sea posible hoy en día utilizar un smartphone o un tablet sin tener una de estas cuentas. Lo sorprendente es que a día de hoy, todavía utilicemos las tarjetas SIM. ¿Son realmente necesarias?

Tarjetas SIM

Hablar de teléfonos móviles es también hablar de tarjetas SIM. Aunque es verdad que con el paso del tiempo las tarjetas SIM han ido cambiando, las funciones de éstas casi no lo han hecho. Es verdad que hemos visto que durante un tiempo se utilizaron para almacenar números de teléfono o mensajes cortos. Y aunque todavía hoy eso es posible, por lo general se utilizan otros servicios para estos fines. ¿Dónde han quedado entonces las tarjetas SIM?

El nombre de las tarjetas SIM las define a la perfección: “Módulo de identificador de abonado”. Para utilizar las redes móviles del operador tenemos que demostrar que nosotros somos el usuarios que ha contratado dicha línea. Si no fuera así, cualquiera podría, desde cualquier smartphone, utilizar nuestro contrato de móvil. En la época en la que Internet no era algo que llevábamos en el móvil, la tarjeta SIM era totalmente imprescindible, pues era nuestra demostración de que éramos el usuario de la red móvil que había contratado dicha línea. De hecho, perder nuestra tarjeta SIM, si no llevábamos puesto el PIN y el PUK, podía hacer que alguien utilizara nuestra línea. ¿Cómo es posible que hoy, años después, sigamos utilizando la tarjeta SIM?

Porque seguimos necesitando un sistema de autenticación que no requiera de conexión a Internet. En realidad tiene lógica. Imaginemos que utilizáramos un sistema como el de Android y la cuenta de Google para poder utilizar nuestras redes móviles. Eso significa que para poder iniciar sesión necesitamos conexión a Internet. Pero no podremos utilizar dicha conexión, a menos que antes hayamos demostrado que somos nosotros mismos. Volvemos a necesitar algo con lo que demostrar que somos el usuario correspondiente. Es cierto que podríamos primero configurar nuestra línea con WiFi, pero, ¿y si no tenemos acceso a una conexión WiFi?

¿Necesitaremos la tarjeta SIM de por vida?

Aunque en realidad ya existen algunas compañías que están prescindiendo de la tarjeta SIM. Es el caso de Tuenti, por ejemplo, que ya ofrece una línea en la Nube para la cual no es necesaria una tarjeta SIM. Desde hace tiempo Apple también trata de conseguir acabar con ellas. De hecho, la compañía de Cupertino ha obligado a las operadoras a tener que utilizar tarjetas SIM cada vez más pequeñas. Pero el objetivo final de Apple es conseguir eliminarla, quizás con una plataforma de verificación gestionada por ellos mismos.

La gran dificultad ahora mismo reside en que en todo el mundo se utilizan las tarjetas SIM, e instaurar una nueva plataforma que sea capaz de sustituirlas no resulta nada fácil. Será tarea de una gran compañía, como Apple o Google, que tendrán que obligar a las operadoras a utilizar la nueva plataforma que alguna de estas lance. Aunque de momento, parece que las tarjetas SIM van a seguir acompañándonos unos años más. 

Temas Relacionados
Loading...