Norton Internet Security 2009, realmente eficiente

A pesar de que los esfuerzos de las compañías se centran en la detección del código malicioso, cada una utiliza unas premisas y protocolos diferentes para evitarlo. No hay solo una manera válida de llevar a cabo este proceso y lo que importa finalmente es el resultado

Eloy García Almadén

30 enero 2009

La estrategia de Norton resulta muy eficaz. Han decidido darle un menor peso a la detección en línea de los elementos decargados (de esta forma, la navegación prácticamente no se resiente) y ofrecer un mayor protagonismo a las técnicas de bloqueo de ejecución, de análisis bajo demanda y de comportamiento del software que intentamos instalar en el equipo.

Durante las pruebas se comprobó que Norton detectó únicamente uno de los cinco threats que bajamos de Internet, aunque consiguió parar todos los intentos de infección del operativo al comenzar la ejecución del código o bien en el análisis bajo demanda. Asimismo, es una de las pocas suites que ha neutralizado la mayor parte de los exploits de las páginas de referencia, así como los intentos de phishing.

Nos ha gustado mucho el medidor de recursos para saber la carga exacta del sistema en todo momento; el módulo de seguridad de la red, con el que visualizar y gestionar cualquier equipo que tengamos conectado a la misma, así como determinar el nivel de seguridad de nuestra red inalámbrica; o Norton Insight, que mejora la velocidad del análisis identificando qué archivos son de confianza para no supervisarlos más.

Por otro lado, el filtro antispam es bastante ineficiente y, como viene siendo habitual, el control parental y Safe Web (algo parecido a SiteAdvisor de McAfee) son extensiones que tendremos que descargar de manera adicional desde la web, eso sí, de manera gratuita.