Novell en la picota, Microsoft en el cepo

Aprovechamos estos meses vacacionales para recopilar las contribuciones a PCA de uno de los indiscutibles amos de la blogosfera hispana: con ustedes, la dosis diaria de Javier Candeira, uno de los principales artífices de Barrapunto

Novell en la picota, Microsoft en el cepo

20 septiembre 2008

LÓGICA DISCRETA (#191, DIC2006)

¿Vulneran el acuerdo entre Novell y Microsoft las licencias libres como la GPL? La respuesta de los responsables de ambas compañías es que no. La respuesta de los responsables de la GPL es que, si aún no lo hace, pronto lo hará

El anuncio conjunto de Novell y Microsoft pilló a muchos por sorpresa; como si les dijeran que Bush y Sadam se casaban en Madrid, oficiando Zerolo. Entre otros arreglos, Microsoft eximía a los clientes de Novell de pagar indemnización por las patentes de software de titularidad de Microsoft que la distribución de Linux de Novell, SUSE Linux, pudiera vulnerar.

La comunidad linuxera, con los desarrolladores de Samba a la cabeza, ha recibido el acuerdo con abucheos. Entre otras razones, está el que Novell declare que éste «no es una admisión de que Linux y sus ofertas open source infrinjan patentes ajenas», mientras que Ballmer declara que «sólo un cliente (de Linux) que tiene SuSE Linux ha pagado por el uso de la propiedad intelectual».

Esperemos que este aviso sirva a los que aún duden sobre la conveniencia de legalizar en Europa las (afortunadamente, todavía ilegales) patentes de software. Está claro que el acuerdo es, sobre todo, de patentes. La clave del mismo es que Microsoft licencia sus patentes a los clientes de Novell y Novell hace lo mismo con los de Microsoft.

Este acuerdo de patentes cobra la forma subrepticia de una «promesa de no litigar», para evitar el requisito del artículo 7 de la licencia GPL: si quien distribuye un programa tiene patentes sobre él (propias o licenciadas), las licencias de esas patentes tienen que estar gratuitamente disponibles a cualquiera que pueda recibir ese programa. Al no ser una licencia, sino un mero «acuerdo de no litigar», Novell y Microsoft pretenden incumplir el espíritu de la GPL cumpliendo su letra.

Quien descargue SUSE Linux de Novell tendrá la certeza de que Microsoft no le va a poner un pleito. Todos los demás no la tendrán. Microsoft ha logrado su objetivo. La maniobra no es más que un intento de arrojar FUD (Fear, Uncertainty and Doubt o Miedo, Incertidumbre y Duda) sobre el uso corporativo de Linux. Con Novell como comparsa, Microsoft queda como alguien que hace acuerdos de interoperabilidad, algo que le es necesario en vista de las presiones antimonopolio que están recibiendo desde Europa. Sin embargo, el tiro puede salirles por la culata.

La clave está en la versión 3 de la GPL, o mejor dicho, no está en ella todavía, pero estará. El kernel Linux es uno de muchos programas que se distribuyen con la versión 2 de la GPL, pero hacen falta muchos otros programas para completar una distribución usable de GNU/Linux. Y muchos de ellos tienen como licencia «la GPL versión 2 o posterior».

Las declaraciones de Eben Moglen son tan claras como sus intenciones: «Mi cliente me ha encargado que la versión 3 contenga medidas que impidan otro trato así en el futuro: Vamos a cambiar la [licencia] de modo que dará marcha atrás a las consecuencias legales de este acuerdo». Lo repetiré, porque es demasiado bonito para ser verdad: en la primavera de 2007, saldrá la GPL versión 3 y muchos programas pasarán automáticamente a esa versión. Y la versión 3 de la GPL «se ajustará para que el efecto del acuerdo sea que Microsoft estará regalando las patentes que pretende proteger». No lo digo yo. Lo dice Eben.