No más odio en las redes sociales

David Cerdán

La Unión Europea examina sus defensas informáticas simulando un ciberataque

31 mayo 2016

Cuatro de las grandes empresas tecnológicas de Internet: Facebook, Google, Microsoft y Twitter han llegado a un acuerdo con la Unión Europea para reforzar los controles de contenido de sus plataformas. Intentan evitar así que sean utilizadas para difundir mensajes de incitación al odio y a la violencia.

Las redes sociales se han convertido en grandes herramientas de comunicación y de difusión de información. Pero como todo, su valor reside en el uso que se haga de ellas.

Hace ya tiempo que venimos observando noticias sobre cómo la Policía lleva a cabo investigaciones a partir de mensajes publicados en Internet. Pero hasta ahora las empresas propietarias de los servicios digitales no se han mostrado del todo colaborativas a la hora de censurar este contenido.

La Unión Europea ha conseguido llegar a un acuerdo con estas grandes empresas para involucrarlas en la lucha contra el odio estableciendo un protocolo de actuación.

El acuerdo

La Comisión Europea ha elaborado un “Código de conducta” junto con las cuatro grandes empresas para que éstas desarrollen una serie de protocolos que impidan la difusión de mensajes de odio o violencia en sus plataformas digitales.

El principal protocolo de actuación consistirá en la revisión (y si es necesario eliminación) de todo aquel contenido que haya sido notificado como mensaje de incitación al odio o a la violencia en un plazo máximo de 24 horas.

El acuerdo también incluye compromisos para concienciar sobre la peligrosidad de este tipo de mensajes y para formar a sus empleados en la detección de este tipo de contenido.

Lo que se busca en definitiva es dar una respuesta unificada al crecimiento en el número de conductas peligrosas en las redes sociales, terminando incluso con ellas.

Motivos de peso

La razón detrás de este acuerdo no es sólo limitar los mensajes que van más allá de la libertad de expresión. En los últimos años hemos visto una preocupación creciente por el uso cada vez mayor y más eficiente que hacen los grupos terroristas de las redes sociales. Estos grupos utlizan Internet para captar a jóvenes, aprovechándose del gran alcance que tienen estas plataformas y de la facilidad para difundir propaganda terrorista a través de ellas.

También se han detectado en los últimos tiempos otros grupos que, sin estar vinculados al terrorismo, utilizan las redes para publicitar sus ideas xenófobas o racistas.

El acuerdo supone una gran noticia para la lucha contra el odio y la violencia en Europa y esperamos que sirva de base para futuros acuerdos con otros países.

 

Loading...