Office Online, nuevo nombre para el rival más poderoso de Google Docs

20 febrero 2014

En el pasado nadie se habría atrevido a cuestionar la hegemonía de Microsoft Office. Incluso aunque las alternativas gratuitas ya fueran lo suficientemente potentes, Office seguía siendo el protagonista en los escritorios digitales de muchos ordenadores. Ahora, siguen con su estrategia en el mundo en red, cambiando el nombre de su suite ofimática en Internet a Office Online.

La verdad es que los nombres anteriores eran difíciles de entender. Office.com y Office Web Apps eran servicios comunes que nos permitían utilizar la conocida suite ofimática para crear documentos, hojas de cálculo, presentación de diapositivas e incluso simplemente para tomar notas. Ahora bien, no quedaba nada claro para qué servía, si había que pagar, si era necesario tener una cuenta de empresa, o si era accesible para todo el mundo desde cualquier lugar.

Ahora, Microsoft ha simplificado su estrategia bajo la marca Office Online: ofrece el popular servicio de los de Redmond, pero pudiendo utilizarse de manera gratuita, y desde la red. De hecho, no es nuevo, ya podía utilizarse de esta manera, pero con el cambio de nombre Microsoft tiene la intención de que quede mucho más claro para qué sirve, y de que los usuarios entiendan que es una herramienta que pueden utilizar libremente con toda la facilidad del mundo.

Básicamente, es como un Google Docs, ni más ni menos, e incluso tiene un gran parecido con Google Drive, al poder almacenar nuestros documentos en nuestra cuenta de OneDrive, el disco en la Nube de Microsoft. Son servicios casi calcados, pero la diferencia es que Microsoft llegó más tarde a ofrecerlo en la Nube de una manera tan libre. Mientras que Google había sido pionera con su suite ofimática online, Microsoft continuaba apostando por una suite de pago que cada vez perdía más adeptos.

Hoy ya tenemos un Office Online que es gratuito y que funciona de una manera perfecta. Elegir entre Google Docs y Office Online ya será una cuestión de cada usuario, pero lo cierto es que contamos con grandes posibilidades en los dos servicios, y la clave es que siendo competencia directa, seguro que los usuarios acabamos beneficiándonos de las mejoras que tengan que ir implementando para mantenerse en al pie del cañón.

 

Temas Relacionados