La oficina instalada en tu PC

Nuestra elección en el campo ofimático es un equipo de HP Compaq dc5700 que aúna unos componentes realmente interesantes con un sistema operativo adecuado para llevar a cabo labores ofimáticas y un factor de forma reducido, ideal incluso para instalarlo en los espacios más pequeños

La oficina instalada en tu PC

1 octubre 2007

Veloz y eficiente
Uno de los factores más relevantes dentro de un equipo ofimático es, sin duda, el microprocesador que incorpora. No es necesario que sea un ingenio excesivamente sofisticado, pero sí lo suficientemente potente como para cubrir todas las necesidades que pueden plantearse en el día a día, por ejemplo, la resolución de fórmulas en hojas de cálculo o las consultas y actualizaciones en bases de datos. Este equipo utiliza un Intel Core 2 Duo E6300, un «micro» superior incluso a los que hemos recomendado para un PC de estas características, que gracias a su doble núcleo podrá desempeñar sin ningún problema este tipo de labores.
De lujo, el chipset
De entre todas las opciones que hemos barajado en la introducción de este artículo, HP Compaq ha ensamblado finalmente en este modelo el chipset de Intel Q963 Express (perteneciente a la familia 963-965), que incorpora unas muy buenas características y, adicionalmente, un subsistema gráfico denominado Intel Graphics Media Centre Accelerator 3000 que cubrirá las necesidades mínimas de todos aquellos usuarios que quieran trabajar con Windows Vista y utilizar su interfaz gráfica Aero. Asimismo, es capaz de proveer sonido en alta definición en nuestro sistema.
Almacenando datos
En cuanto a capacidad de almacenaje, este modelo de HP Compaq incorpora un disco duro interno de Western Digital con interfaz SATA de 250 Gbytes, un tamaño realmente amplio que dará cabida a todos los documentos, hojas de cálculo, presentaciones y bases de datos que necesitemos archivar.
Conexiones USB 2.0 muy cómodas
En la actualidad, cuando queremos transportar información de un ordenador a otro (en el entorno ofimático es muy común manejar documentos de texto, hojas de cálculo o ficheros de bases de datos) solemos utilizar las ya extendidas llaves USB, y siempre viene bien que, adicionalmente a los puertos traseros (concretamente en este modelo disponemos de la nada despreciable cifra de seis), dispongamos de alguno extra (dos en este caso) en la parte frontal de la caja para facilitar esta tarea.
Conectado a la red
Tanto si nuestro equipo va a formar parte de una red LAN en una oficina como si vamos a utilizar aplicaciones ofimáticas on-line a través de Internet, es bastante recomendable que contemos con una interfaz Ethernet que admita unas velocidades de conexión de 10, 100 e incluso 1.000 Mbps.
Silencio… se trabaja
Para conseguir un equipo silencioso es necesario reducir el número de ventiladores que se encargan de expulsar y renovar el aire que hay en el interior del chasis. En este modelo, sólo encontramos un ventilador, siendo el sistema de disipación de calor del «micro» y del northbridge del chipset totalmente pasivo.
Cuestión de memoria
No es en absoluto una idea descabellada incorporar 2 Gbytes de memoria RAM a nuestro PC, máxime si vamos a trabajar con Windows Vista y necesitamos tener muchas aplicaciones funcionando simultáneamente. Este equipo dispone únicamente de 1 Gbyte, pero aún quedan dos slots disponibles y podremos configurar hasta 4 Gbytes si lo estimamos oportuno.
Ahorrando espacio
Gracias al factor de forma reducido del que hace gala este equipo especialmente concebido para desempeñar tareas ofimáticas, podremos situarlo incluso en aquellas oficinas o habitaciones que dispongan de poco espacio. Las medidas del chasis son, en centímetros: 39,37 de ancho, 39,29 de fondo y 11,43 de alto.