¡Se me ha olvidado la cartera! Bueno, llevo el móvil con NFC

NFC (Near Field Comunication o comunicación por proximidad) es una nueva «tecnología de proximidad» que facilita que el teléfono móvil se convierta en una cartera virtual donde poder guardar diversas tarjetas, algo ideal para micropagos

¡Se me ha olvidado la cartera! Bueno, llevo el móvil con NFC

1 octubre 2009

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

Cuantas veces habremos bromeado con un amigo diciéndole que nos ha hecho el «truco de la cartera» cuando, después de saborear un exquisito solomillo a la pimienta regado con vino del país en un buen restaurante, nos suelta la tan manida frase: «¡Se me ha olvidado la cartera!», unida a una expresión en la cara que refleja una mezcla de preocupación y vergüenza.

Hace unos días me vi en esta situación y pensé que esta excusa quedaría obsoleta pronto, a no ser, claro está, que nuestro despistado amigo tampoco lleve encima su teléfono móvil, cosa que hoy en día es más improbable. Y todo gracias a unas siglas, NFC (Near Field Comunication o comunicación por proximidad), que vienen a darle aún más protagonismo a nuestro terminal.

Incluso, en el ámbito familiar, «la paga de los domingos» se podrá realizar vía teléfono NFC del padre a teléfono NFC del hijo. Ya no podremos utilizar la excusa de «me has pillado sin dinero».

Simplemente con que nuestro despistado amigo del restaurante acercara su teléfono móvil NFC al Terminal Punto de Venta adaptado, habría realizado el pago. De la misma forma, el padre sin dinero podría pasar la paga a su hijo directamente de la tarjeta monedero de uno al otro.

En definitiva, NFC es una nueva «tecnología de proximidad» que facilita que el móvil se convierta en una cartera virtual donde guardar diversas tarjetas. Pero éste es sólo un ejemplo de aplicación NFC. Actualmente ya se abre un nuevo mundo con numerosas aplicaciones en el móvil: se pueden realizar micropagos como una tarjeta monedero acercando el móvil a una máquina expendedora, por ejemplo; recargas de servicios de transporte en abonos o billetes virtuales incluidos en el móvil; también se puede utilizar para descubrimiento en el entorno de oficina, es decir, acercando el móvil a un dispositivo se genera una acción que suele ser recibir información inmediatamente en el terminal; e incluso el teléfono se puede utilizar como un punto de venta para efectuar pagos en cualquier ámbito y lugar (caso de pago de servicios domésticos a reparadores).

Por ello, las tarjetas de medios de pago son susceptibles de pasar a ser tarjetas digitales, al igual que las tarjetas de fidelización de las compañías que pueden ser virtualizadas en el móvil, y permiten obtener los puntos en el acto al realizar un pago y también su uso interactivo. Por tanto, la tecnología NFC supone una nueva forma de interactuar con nuestro entorno de forma segura y a través de un simple contacto («touch and go»)

En España ya se están realizando las primeras experiencias con tecnología de proximidad en el ámbito de los medios de pago. Se basan en aplicaciones de la tarjeta SIM, donde se lleva a cabo una gestión total del ciclo de vida de varias tarjetas financieras (emisión, activación, utilización o anulación) desde la plataforma NFC y el sistema de provisión de aplicaciones del Medio de Pago.

El móvil se convierte, así, en una «cartera», ya que el usuario mantiene sus tarjetas financieras en la SIM del teléfono y mediante la Cartera Móvil Virtual elige la tarjeta que utiliza y realiza el pago con sólo acercar el móvil al Terminal Punto de Venta de forma totalmente segura, lo que garantiza la confianza del usuario.

Telefónica apuesta por el impulso de esta tecnología NFC en los servicios de pago móviles que son una realidad hoy y van a desempeñar un papel importantísimo en los próximos años. Al ser una operadora global que ofrece los últimos avances en el mundo móvil, está siempre a la última en innovación y ofrece a los usuarios y agentes de este entorno las novedades más interesantes y útiles para que puedan cubrir sus necesidades, ya sea en el ámbito laboral o privado.

Y es que esta nueva tecnología aplicada a los servicios de pago aporta importantes beneficios para los usuarios. Llevar la cartera integrada en el móvil permite la utilización de nuestras tarjetas financieras de forma fácil e intuitiva, además de aumentar la rapidez en el pago.

Los usuarios pueden disponer de la tarjeta financiera en el móvil de forma inmediata una vez solicitada a la entidad emisora. Las medidas que garantizan la privacidad e integridad de las tarjetas en la SIM y de las transacciones de pago ofrecen al usuario una total seguridad a la hora de realizar los pagos, algo que es decisivo por ejemplo a la hora de hacer masivas las compras vía Internet.

En 1983, año en que nació el primer teléfono móvil, la idea de poder ver la televisión en el móvil, reproducir música, hacer fotos o grabar vídeos, navegar por Internet o incluso controlar la apertura y cierre de las puertas de nuestra casa era una idea impensable, más propia de una película de ciencia ficción de las que se veían por la época en aquellos cines de sesión continua. Aquel teléfono móvil pesaba unos 800 gramos, su batería tenía una autonomía de una hora y costaba unos 4.000 dólares. El mero hecho de poder comunicarnos sin tener que depender de un cable ya nos sorprendió.

Sus últimos herederos, un cuarto de siglo después, se alejan del concepto de teléfono como mero dispositivo de comunicación hablada y dan un paso más convirtiéndose en una estación de ocio y comunicación móvil como nunca antes se había conocido.

Poco a poco, los usos del teléfono móvil han ido avanzando y en la actualidad nos sirve de cámara de fotos o vídeo, un completo reproductor de música con capacidad para cientos de canciones, navegador de Internet, correo móvil y un largo etcétera de aplicaciones a cuál más sorprendente y útil. Usos a los que, gracias la aplicación de la tecnología NFC en los pagos móviles, podemos añadir el de «cartera».

Por tanto, hay que destacar el papel relevante que tendrá la tecnología NFC en el desarrollo de los pagos móviles en los próximos años. Se prevé que para 2010 se inicie el despegue de este nuevo mundo de servicios y en un corto espacio de tiempo los terminales con NFC sean habituales. De la misma forma, se aplicará en otros ámbitos como el transporte, la sanidad y la identificación personal.

Y como ya pasó en aquellos lejanos años 80 con la aparición del primer teléfono móvil cuando no podíamos ni imaginar que podríamos llevar toda nuestra música favorita encima, no son pocos todos los usos que permitirá la aplicación de estas tecnologías en un futuro nada lejano: hablamos de billetes de avión, cine o teatro, llaves electrónicas… Y, por supuesto, nuestras tarjetas de crédito en el móvil, para los avispados del «truco de la cartera» o «me has pillado sin dinero».

Por Alberto Araque Delgado, jefe de Desarrollo Sectorial de Entidades Financieras de Telefónica España

Loading...