Panasonic KX-MC6255, ideal para SoHo

Diseñar un multifunción que satisfaga tanto a los usuarios con una oficina en casa como a los departamentos de pequeño o mediano tamaño no es fácil. Sin embargo, Panasonic ha logrado poner a punto una propuesta capaz de salir airosa en ambos escenarios

Juan Carlos López Revilla

25 agosto 2009

Sus principales bazas son lo fácil que resulta cambiar el tóner, al que se accede a través del panel frontal, y la rapidez con que se resuelven los atascos de papel. También valoramos la incorporación de una pantalla LCD en color desde la que podemos manipular los módulos de impresión, copia, digitalización y fax de una forma intuitiva. Y es que esta propuesta incorpora una de las interfaces más simples que hemos utilizado, lo que la hace muy accesible incluso para aquellos usuarios poco familiarizados con estos dispositivos.

Los resultados que ha arrojado en nuestras pruebas son muy buenos, aunque su velocidad de impresión es inferior a la indicada por el fabricante. Para materializar nuestro documento de referencia (un fichero de 80 páginas de texto, gráficos y tablas) invirtió 7 minutos y 35 segundos sin necesidad de precalentamiento, lo que arroja una media cercana a 11 ppm. La impresión de la primera página se demoró 20 s.

Por otra parte, la sección de digitalización arrojó buenos resultados en nuestro habitual test de modulación por función de transferencia (MTF), lo que se materializa en una respuesta de los fotorreceptores lineal. Su calidad de impresión es alta, aunque la densidad del color negro y su homogeneidad horizontal nos parecen mejorables. Eso sí, solo se aprecia en zonas oscuras uniformes. La impresión de imágenes en color es correcta, más que suficiente para gráficos, pero menos capaz en la impresión de fotografías.

Temas Relacionados