Un paseo por la luna con Google Moon

Una de las muchas características de la versión 5.1 del ya conocido Google Earth es la posibilidad de «abandonar» la Tierra, realizar un pequeño vuelo y movernos con absoluta libertad por la Luna. Es más, en esta versión podemos elegir entre la Tierra, El Cielo, Marte o la Luna

Emilio J. García

Un paseo por la luna con Google Moon

4 mayo 2010

Si seleccionamos la Luna, el comportamiento del programa es igual en cuanto a desplazamiento, zoom, etc., aunque lógicamente disponemos de un menor alcance en cuanto a este último en algunas de las zonas. No obstante, disponemos de la suficiente resolución como para poner contentos a los estudiosos y fanáticos de este satélite.

entrada_640_width_scale

Al igual que con la Tierra, en Google Moon la información se encuentra dividida en capas, las cuales se pueden activar o desactivar a nuestro antojo. En dichas capas se encuentra el atlas geológico y el topográfico, con gran cantidad de detalles. En este último se puede seleccionar cada uno de los planos con la opción explorar mapa y se obtiene en pantalla la imagen del plano/papel correspondiente que hayamos elegido.

topografico_640_width_scale

En el geológico se muestran las zonas por colores y al igual que en el topográfico, se puede seleccionar el cuadrante y explorar el plano correspondiente al mismo.

Ambos planos pueden ampliarse con los controles del programa, hasta hacerlos suficientemente visibles. Todos los nombres de los sitios claves, como son cráteres, fallas, elevaciones y depresiones de terreno muestran su nombre y son por tanto facilmente localizables.

gelogico_640_width_scale

En el apartado Global Maps podemos obtener tres clases de mapas. El más habitual y útil para los profanos en esta materia es el mapa de colores, en el que se muestra las alturas de terreno con colores diferentes. Como dato curioso, puedes buscar la máxima y mínima altura. Te sorprenderás si la comparas con la de la Tierra. Los otros mapas son ambos compuestos por fotografías; uno de ellos tomadas con una cámara ultravioleta de la Luna desde el satélite artificial Clementine, puesto en órbita el 1994. Y en el otro son fotografías tomadas en las diferentes misiones lunares llevadas a cabo por Estados Unidos en los años sesenta.

moon_640_width_scale

Como no podía ser de otra manera, se encuentran documentadas con imágenes de video y fotografías todas las misiones Apollo. Se incluyen además las rutas seguidas por los vehículos lunares con los nombres y puntos clave de cada operación y existen además dos «visitas guiadas» que consisten en dos videomontajes de las misiones del Apollo 11 y Apollo 17, primera y última respectivamente. En ambos casos no es que se utilicen unos gráficos 3D espectaculares e hiperrealistas, pero las animaciones están bien realizadas y alternadas con imágenes reales. También están bien documentados los acontecimientos con el apoyo de fotografías y comentarios de los protagonistas. Ambos condensan en unos diez minutos todo lo acontecido en las misiones.

alunizaje_640_width_scale

Por último tenemos acceso a todos los aparatos que se encuentran en la Luna. Casi todos sondas para preparar el terreno para las misiones Apollo en el caso de los EE.UU., los demás países por motivos de investigaciones muy variadas. ¿Sabías que la India ha enviado una sonda también? En la mayoría de los casos, estos aparatos han terminado estrellándose de manera intencionada o accidental contra la superficie lunar.

Al igual que ocurre con la Tierra podemos activar la luz solar y de esta manera podemos ver una representación de la superficie lunar a las distintas horas de nuestro día o nuestra noche.

Emilio J. García

Temas Relacionados