Los peores casos de recuperación de desastres del año

Por sexto año consecutivo, la multinacional especializada en recuperación de datos Kroll Ontrack publica la lista de «Los diez casos de recuperación de datos más curiosos del 2009», una retahíla de situaciones absurdas, pero con final feliz

Los peores casos de recuperación de desastres del año

3 diciembre 2009

Kroll Ontrack empezó en 2004 a publicar un particular ránking de curiosos casos en los que el personal ponía en serio peligro la integridad de sus datos personales o corporativos, desde aquél al que se le ocurrió tomar un relajante baño de espuma con su portátil hasta el que fumigó su ordenador porque salían hormigas de su interior.
Las listas se elaboran mediante una encuesta global entre los expertos de la compañía (y también usuarios on-line que obtienen vales de descuento) repartidos por todo el mundo para que reporten los casos más desahuciados. Este listado de desastres informáticos pone de manifiesto que pueden producirse en cualquier momento, en cualquier lugar y por cualquier causa imprevista.
«Los ingenieros de Ontrack Data Recovery son testigos de más 50.000 casos de recuperación de datos al año. Algunos de ellos son francamente graves, pero hay que destacar que gracias a los avances tecnológicos y a la experiencia acumulada, ya no hay situaciones imposibles», comenta Nicholas Green, director de Kroll Ontrack España. «Ayudamos a recuperar la información perdida o dañada de todo tipo de sistemas operativos, medios y mecanismos de almacenamiento de información». Para ello, ofrecen desde herramientas que el propio usuario puede maneja por sí mismo, hasta soluciones en remoto o en laboratorio con cámara limpia.

He aquí la lista del 2009:

  • 1.- Problemas con la ley: Varios oficiales de policía entraron en la vivienda de un sospechoso, el individuo en cuestión tiró por la ventana de un edificio de 12 pisos un ordenador portátil que supuestamente contenía información con las pruebas del delito. El portátil se estrelló contra la acera y quedó hecho añicos. Los oficiales responsables de la investigación acudieron a Kroll Ontrack para recuperar fotos, vídeos y correos electrónicos.

  • 2.- Inmersión, inmersión: Un disco duro cayó al fondo del mar, a más de 60 metros de profundidad. Fue encontrado seis meses después y enviado al taller de limpieza de Kroll Ontrack, en donde se recuperó el 99% de la información.

  • 3.- A los pies de los caballos: Una excursión a caballo terminó abruptamente con una caída. El jinete llevaba una cámara de fotos en el momento del accidente. Él salió ileso, la tarjeta de memoria de la cámara, no. Los archivos estaban corruptos y el dueño no podía cargarlos en su ordenador. Tras dos intentos fallidos, Kroll Ontrack era la única esperanza.

  • 4.- Dolor de estómago: Una mascota familiar se comió un trozo de carne que estaba descongelándose en la encimera de una cocina. A continuación, la mascota vomitó ¿Dónde? Encima del portátil de la familia. Los restos de la cena fueron goteando hasta introducirse en el disco duro del ordenador. Se quedaron, pues, sin ordenador y sin cena.

  • 5.- Golpe a toda velocidad: El baúl maletero de la moto de un fotógrafo se soltó cuando iba bastante rápido. La cámara salió volando y se rompió; la tarjeta de memoria estaba en un charco.

  • 6.- El cuadrilátero de boxeo: Como resultado de una bronca entre dos compañeros de trabajo, se cayó un servidor del rack en el que estaba colocado en una sala de servidores. Por suerte para ellos, toda la información de negocio crítica para la empresa pudo recuperarse totalmente.

  • 7.- ¿Es un pájaro, es un avión, es un ordenador?: Un empresario que llegaba tarde a una reunión cometió el error de dejar su portátil encima del techo del coche y se puso al volante con mucha prisa. Cuando dio la vuelta a la siguiente esquina, el ordenador salió volando por los aires, hasta estrellarse contra una pared. Los ingenieros de Ontrack Data Recovery fueron capaces de arreglar el disco roto y recuperar toda la información del portátil.

  • 8.- Mira por la ventana hacia abajo: No se sabe muy bien cómo, un portátil se cayó por la ventana de un segundo piso de una empresa. Enviaron el ordenador a otra compañía de recuperación de datos que les dijo que la información era totalmente irrecuperable. Una segunda opinión dio otros resultados mucho más alentadores.

  • 9.- El juego del gato y el USB: El gato de la familia decidió jugar con un cable enchufado a la red, en lugar de jugar al ratón y al gato. La cosa no acabó bien. El cable venía de una unidad externa USB HDD, que, naturalmente, se cayó al suelo. Ya no se podía leer la información económica de la familia ni podían ver sus fotos.

  • 10.- Una foto vale mil palabras: Un cliente reformateó por error una tarjeta de memoria SD y borró una foto muy importante. Se trataba de una fotografía de un viaje reciente, en la que el cliente había ayudado a un desconocido (quien se había olvidado de la cámara de fotos) a capturar la imagen de un paisaje espectacular. El cliente había prometido enviarle la foto por correo electrónico, a la vuelta del viaje. Kroll Ontrack le ayudó para que pudiera cumplir su promesa.

Y si quieres saber de otras carajadas anteriores, aquí las tienes publicadas por años: