Un pingüino en tu PC: cinco soluciones para cambiar de sistema operativo

El avance de Linux es imparable y cada vez son más las entidades públicas, empresas y usuarios domésticos que se embarcan en la aventura del software libre. Descubre las razones de estos movimientos en nuestra comparativa

Un pingüino en tu PC: cinco soluciones para cambiar de sistema operativo

22 octubre 2008

Este año se cumple el décimo aniversario del nacimiento del Open Source (código abierto), descrito por Bruce Perens, líder del proyecto Debian y precursor de Open Source Iniciative. Por ese entonces, Linux era un sistema operativo desconocido para la mayoría de los usuarios, pero ese mismo año ya consiguió el apoyo de compañías como IBM u Oracle, que supieron ver su potencial.

 

En ese 1998, salió la primera versión de uno de los protagonistas de esta comparativa, KDE. Desde entonces, su crecimiento ha sido imparable y son muchos los que han acogido como alternativa un sistema operativo que sigue mejorando en prestaciones, diseño y fiabilidad.

 

Radiografía del peso que tiene Linux en el mundo

Cada día, Linux va adquiriendo una presencia mayor y es tenido en cuenta por gobiernos tanto nacionales como locales, que ven la posibilidad de tener un sistema operativo abierto y seguro, a la par que estable y de fácil implementación. Sin olvidar el ahorro de costes que supone basar toda una infraestructura en código abierto es enorme.

 

Un ejemplo reciente es el anuncio del Gobierno de Ecuador de emplear software libre en la administración central; o el de Brasil, uno de los países que más apoya su uso, que lo empleará también en las máquinas de votación (alrededor de 500.000).

 

No obstante, es en el terreno de la educación donde Linux cosecha sus mayores éxitos. Ejemplos de esta tendencia son casos como el de Filipinas, que se encuentra a punto de alcanzar una cifra de 23.000 ordenadores con Linux instalado en las aulas; o de Rusia, que tiene un plan para hacer que todas las escuelas del país usen software libre. En Europa, encontramos el ejemplo de la ciudad suiza de Ginebra, donde, a partir del curso que viene, los ordenadores de los colegios usarán alguna distribución de Linux en exclusiva.

 

España no se queda atrás en la implantación de este sistema y cuenta con tres grandes proyectos: LinEX, de la Junta de Extremadura; Guadalinex, de la de Andalucía; y MoLinux, promovido por la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha. Los tres tienen en común el deseo de impulsar la sociedad de la información.

 

Donde Linux se encuentra realmente consolidado y tiene mucha presencia es en el ámbito de los servidores. Son muchas las empresas que apuestan por soluciones basadas en Linux para satisfacer sus necesidades. Un ejemplo lo tenemos en Google, que cuenta con uno de los mayores clústers del mundo bajo este sistema operativo. Y es que la estrategia más inteligente es la de beneficiarse de lo mejor tanto de Linux como de Windows.

 

El mercado laboral no se queda al margen de esta realidad. Hoy en día, uno de los perfiles más buscados en el área de sistemas es el profesional capaz de trabajar con ambas arquitecturas. Es frecuente encontrar ofertas de empleo en las que se busca un perfil polivalente, siendo muy destacable el aumento de la demanda de administradores de sistemas en Linux.

 

Y no es de extrañar si atendemos a las estimaciones que dicen que los ingresos obtenidos por las soluciones basadas en Linux son de aproximadamente 36.000 millones de dólares y que siguen creciendo cada año. Dos de las empresas más importantes, cuyo negocio son los servicios basados en Linux, son Red Hat y Novell, que se llevan buena parte del pastel.

 

Pese a su buena salud, uno de las batallas que todavía debe vencer se encuentra en el terreno de los usuarios domésticos. Y es que, a pesar de ser un sistema cada día más accesible, Linux sigue sin terminar de cuajar entre los noveles, que no ven la necesidad de cambiar.

 

No obstante, los esfuerzos que se están realizando para acercarlo a los usuarios no profesionales son enormes, encontrándonos con distribuciones cuyas características tanto técnicas como estéticas hacen de Linux un producto muy tentador.

 

De hecho, una de las cualidades más importantes de Linux se refiere al software incluido en la distribución. Así, una vez terminada la instalación, contamos con una cantidad enorme de programas, como navegadores web, clientes de correo, editores de imágenes, todo tipo de utilidades multimedia, herramientas para programar, videojuegos y un sinfín de aplicaciones que nos permitirán sacar el mayor partido a nuestro ordenador y sin necesidad de desembolsar ningún dinero. En estos últimos meses, grandes fabricantes como Dell o HP se han propuesto llegar a los usuarios domésticos ofreciendo ordenados con Linux preinstalado.

 

Novedades de primavera

Linux es, a día de hoy, una de las mejores alternativas que existen en el terreno de los sistemas operativos, y el verano es una de las mejores épocas para insertar en nuestra unidad lectora un CD con Linux y probarlo. Esperamos con esta comparativa animaros para que le deis una oportunidad. Para realizarla, hemos contado con las cinco distribuciones más representativas.

 

Por motivos de espacio no nos ha sido posible incluir más, pero no queremos dejar de mencionar otras muy populares, como PCLinuxOS, Linux Mint y Mepis Linux, que cada día cuentan con más seguidores y son muy accesibles a usuarios noveles. Tampoco nos olvidamos de Slackware y Gentoo más enfocadas a usuarios avanzados.

 

Las novedades más destacables que encontraréis en las siguientes páginas tienen relación con las mejoras que se han ido llevando a cabo a lo largo de estos últimos meses. La aparición de KDE4 en distribuciones como Fedora o OpenSUSE es la mayor novedad. Este escritorio cuenta con nuevos elementos, como Plasma y sus plasmoides, que vendrían a ser como los widgets de Mac; o el nuevo menú de inicio KickOff, que ha cambiado completamente su estructura.

 

Por su parte, Ubuntu presenta la última versión del escritorio Gnome, la 2.22, con un gran número de novedades, entre las que destaca la nueva fórmula de gestionar los permisos: PolicyKit. La integración de Compiz-Fusion en ambos escritorios es total y ya forma parte esencial del sistema, incluso Debian la ha adoptado.

 

Hemos podido constatar una mejora en el reconocimiento de hardware en general, así como la inclusión de drivers propietarios. Es sabida la falta de interés de los fabricantes por Linux a la hora de realizar sus controladores para este sistema, por lo que queremos hacer una mención especial a los proyectos de desarrollo de controladores libres, como es el caso del Nouveau.

 

El último punto que nos gustaría comentar es el relacionado a los códecs multimedia. Hemos observado que la tendencia en la mayoría de las distribuciones es a dar la opción al usuario de elegir si quiere usar códecs propietarios. Este último punto viene a refrendar la tendencia observada de que las distribuciones están dispuestas a sacrificar el espíritu de software libre para conseguir mayores cuotas de compatibilidad y así mejorar la experiencia del usuario.

 

Google Summer of Code

Este año se celebra la cuarta edición de este certamen promovido por Google, en el que participarán 174 organizaciones relacionadas con el software libre. El concurso consiste en una selección de proyectos, 1.125 de entre los 7.100 presentados, propuestos por estudiantes que, tras ser seleccionados, son desarrollados por ellos mismos bajo la supervisión de mentores pertenecientes a las organizaciones implicadas.

 

Se reserva un premio en metálico para aquellos que consigan finalizar a tiempo sus propuestas. Con esta original idea, Google demuestra su intención de ayudar y promover el uso del software libre.

 

KDE4 ya ha llegado

Tras un comienzo no del todo exitoso debido a problemas de inestabilidad, han aparecido las primeras distribuciones que incorporan la versión 4 de KDE, lo que le da una nueva dimensión a uno de los entornos de escritorio más populares. Podemos augurar que esta versión se convertirá en la nueva cara de Linux.

 

La apuesta de KDE por QT4 es un cambio significativo, no sólo por el hecho de suponer una mejora considerable en su arquitectura interna, sino por permitir a KDE la posibilidad de ser portado a otras plataformas, dándole muchas opciones en el futuro.

 

Esta nueva versión cuenta con varios elementos que harán las delicias de los usuarios. El primero es Plasma, nombre con el que conoce al nuevo shell de escritorio. Lo más significativo son los plasmoides, pequeñas aplicaciones al estilo widgets de Mac OS X o gadgets de Vista, que dan frescura al escritorio.

 

Otro elemento que llama la atención por su originalidad es KickOff, el nombre con el que se conoce al nuevo menú de inicio. Se ha dejado atrás el típico sistema de apertura de menús en forma de árbol, para pasar a uno de pestañas en el que los menús se van sucediendo. También cuenta con un nuevo componente llamado Krunner, con forma de ventana de diálogo, que nos permitirá ejecutar aplicaciones.

 

Otro cambio lo encontramos en la barra de tareas, mucho más atractiva, que incluye entre otras la oportunidad de mostrar pequeñas previews de las ventanas al pasar el ratón. No obstante, la inclusión de gráficos 3D en nuestro escritorio es una de las grandes bazas de esta versión de KDE, y es que la adaptación de Kwin a las potentes tarjetas gráficas nos permitirá disfrutar de múltiples efectos, desde transparencias hasta la posibilidad de ver nuestros escritorios virtuales al mismo tiempo.

 

Distribuciones Linux analizadas

 

* Debian GNU/Linux 4.Or3

 

* Fedora 9

 

* Mandriva One Spring

 

* openSUSE 11

 

* Ubuntu 8.04 LTS

 

 

La opinión de PC Actual: Merecen la pena

Elegir una distribución como la ganadora de una comparativa es tan difícil como elegir el mejor color entre un conjunto de ellos. Linux, a día de hoy, no se puede concebir de forma aislada, sino como un mosaico formado por cada una de las distribuciones que componen ese gran proyecto, que es posiblemente el mayor exponente de desarrollo de software colaborativo que jamás se ha llevado a cabo.

 

Cada solución destaca en algún sentido, aportando nuevas ideas y adoptando otras de las demás para mejorar. Dicho esto, empezamos destacando la gran calidad de los desarrollos analizados. Podemos avanzar que cualquiera de estas distribuciones está a la altura de proporcionar una experiencia de usuario plena.

 

Buenas, pero con matices

Ubuntu es una de las distribuciones más completas que hemos analizado, ideal para usuarios que quieran probar Linux usando Wubi por ejemplo. Sin embargo, tiene un punto débil: la dificultad para trabajar en entornos corporativos, sobre todo en entornos mixtos con servidores Windows. Precisamente, ese es el punto fuerte de OpenSUSE. De hecho, nos ha parecido la distribución más heterogénea, con yast por bandera, siendo la elección perfecta para usuarios profesionales.

 

No obstante, no todo en la vida es trabajar y OpenSUSE tiene alguna laguna fuera de la oficina. Una de ellas es la falta de soporte de códecs multimedia, y es que Linux no debe quedarse sólo en una herramienta de trabajo, debe tener la capacidad de ser un sistema de entretenimiento.

 

En este capítulo sobresale Mandriva, una distribución modélica para ver películas, escuchar música y jugar, con un reconocimiento de hardware más que notable y un sistema de control sencillo. Eso sí, en Mandriva echamos en falta un elemento esencial: la innovación, que es lo que está llevando a Linux a convertirse en lo que es. Hemos visto pocas aportaciones nuevas desde su última versión y detectamos algo de estancamiento que esperamos mejore en el futuro.

 

Al contrario, Fedora ha apostado por incorporar las últimas tecnologías en su última edición, destacando la inclusión de KDE4, donde hemos podido ver en acción toda la potencia de Plasma y sus plasmoides. Mención aparte es su tema de escritorio Waves, que es probablemente el más bonito de la comparativa.

 

Sin embargo, el riesgo tomado por Fedora tiene un lado negativo: lo último no siempre es lo más compatible. Los usuarios de tarjetas NVIDIA se encontrarán con problemas para activar los entornos 3D. Hemos detectado cierta inestabilidad en el sistema, algunos cuelgues e incluso algunos bugs que no debería tener una versión final. Y es que la estabilidad es uno de los pilares de este entorno, sobre todo si su aspiración es convertirse en el estándar a nivel empresarial.

 

Terminamos con Debian, la distribución más testada de todas las analizadas, sobresaliendo su estabilidad. Es la más optimizada y la que menos recursos consume. Quizá su punto débil sigua siendo el reconocimiento de hardware, aunque ha mejorado mucho.

 

Las distribuciones analizadas son probablemente las más representativas y las que cuentan con un mayor número de seguidores en la actualidad. Hemos visto como todas ellas están alcanzando un punto de madurez que las hace perfectamente válidas para competir con Windows o Mac OS. Es muy probable que en futuras comparativas podamos constatar cómo Linux ya forma parte de la vida de muchas personas. 

 

Lo mejor: Tridimensional

Los procesos de instalación, así como los gestores de paquetes, son sobresalientes. Es muy destacable la mejora estética de los escritorios y la generalización del 3D, que proporcionan una experiencia de usuario excepcional.

 

Lo peor: Controladores

En Linux, lo peor sigue siendo y será la capacidad de hacer funcionar nuestro hardware. Y es que Linux no cuenta con el apoyo de muchos fabricantes, que no la tienen en cuenta a la hora de desarrollar controladores. Esperemos que esto cambie a medida que vaya haciéndose más popular.