Pioneer pone una nota de color a los iPods

Llegan a las tiendas españolas los nuevos y elegantes sistemas de audio XW-NAS5 y XW-NAS3 de Pioneer presentados en septiembre en la feria IFA de Berlín. Por menos de 500 euros ya puedes dotar de un sonido brutal a tu reproductor favorito

Pioneer pone una nota de color a los iPods

17 diciembre 2009

Las dock stations XW-NAS de la compañía japonesa no están reservadas sólo a las estrellas de Apple, los iPod e iPhones, sino que valen también para cualquier tipo de dispositivo MP3 con salida minijack, teléfonos con Bluetooth o televisores con tomas analógicas de Vídeo Compuesto y digitales de HDMI.

Y es que a pesar de sus 5 Kg de peso, estos altavoces puedes ser llevados de una estancia a otra para elevar la calidad del sonido comprimido con un sello brutal proporcionado por sus componentes sintonizados y calibrados con precisión.

Pues a pesar de las dudas que pudiera ofrecer a primera vista la carcasa de plástico cobertor, dentro se hallan un amplificador digital 2.1 de doble canal de 15 W cada uno, uno para medios y agudos y otro para graves, con un subwoofer del tipo down-firing de 30 W, todo ello sellado con una estructura sólida de doble armazón capaz de eliminar cualquier resonancia y que a su vez lo protege de interferencias de radio o desgraciadas caídas.

Homologados para iPod e iPhone

Certificados expresamente por Apple, esta dock station ofrece una conexión digital directa al iPod, con lo que se saltan un paso intermedio inhabitual en la conversión de la música digital que sale del reproductor y la analógica que llega a los altavoces. Además, incluye mejoras de sonido propietarias de Pioneer como son el Auto Level Control y el Advanced Sound Retriever. El control automático de nivel compensa las fluctuaciones de volumen que se pueda dar entre diversas canciones grabadas y convertidas, mientras que el recuperador avanzado de sonido es capaz de aumentar la experiencia de escuchar este tipo de música comprimida.

La base XW-NAS también encaja en los iPhone, aunque en este caso no posee el certificad expreso de «Works with iPhone». Aún así, gracias al modo de vuelo (Airplane Mode), se puede activar la conexión, pero hay que tener en cuenta que esto deshabilita el resto de funciones normales del teléfono como las llamadas entrantes. Por otra parte si se usa el Bluetooth para otro tipo de equipos, éstos deberán soportar el perfil A2DP (Advanced Audio Distribution Profile), mientras que si se quiere acceder por control remoto deberá soportar también el perfil AVRCP (Audio/Video Remote Control Profile).

Y ya que se menciona el control remoto, decir que los que han probado el equipo han quedado bastante desilusionados por el funcionamiento del que viene incluido de serie, pues no deja de ser un mando del tamaño de una tarjeta de crédito que usa un menú aberrante de seis LED de siete segmentos con una interfaz que no permite más allá de subir/bajar el volumen y avanzar/retroceder la canción en el orden guardado en el iPod.

Por su parte, la base permite la escucha simultánea a la vez que va cargando la batería del iPod, pero su minimalismo se reduce a un botón de encendido, al selector de entrada y al control del volumen. Todo el resto es diseño de concha con curvas de 360 grados que le confieren un toque de diseño moderno y elegante.

Sonido de calidad envuelto en diseño

Y es que con la idea de elevar la experiencia de escuchar música en algo más allá del salón a través de diferentes atmósferas de colores, el diseñador Steeve Senescat comentaba lo siguiente sobre su filosofía de diseño: «Dibujé los esbozos de estos nuevos sistemas para iPod con dos palabras clave en mi mente: minimalismo e identidad. Quería que el dispositivo fuera la pieza que coronara un interior moderno, por lo que le di una estética minimalista para armonizarlo con el entorno tal como lo haría un camaleón. Su suavidad y sus líneas redondeadas hacen que parezca que no tiene fin, le dan una apariencia perfecta. Además, con el panel de conexiones trasero integrado como un elemento más de diseño, este sistema de audio para iPod consigue reflejar armonía desde todos los ángulos».

La diferencia entre los dos modelos lanzados son que mientras que el XW-NAS3 solo está disponible en blanco puro, el XW-NAS5 se ofrece en plateado metalizado, rojo, blanco o negro. Por su parte, éste último dispone, además de las mejoras de sonido mencionadas más arriba, de una sintonizadora de radio FM y display con función de reloj despertador y sleeper, y un curioso menú de sonidos ambientales relajantes pregrabados.

Según su diseñador, «son “paisajes sonoros” que también pueden ser mezclados con la música, y donde el oyente puede disfrutar del ambiente de una playa tropical, sumergirse en el bullicio de una calle, escuchar el vaivén de las olas, experimentar los sonidos del arroyo de un bosque, pasear por una pradera en otoño o ponerse nostálgico con un vinilo antiguo».

El precio de venta se sitúa justo por debajo de los 500 euros (499 euros el XW-NAS5 y 419 el XW-NAS3).

Temas Relacionados