Placas, memorias y otros: Removiendo los cimientos

Te presentamos un breve resumen de la tecnología que muy pronto se implantará en el corazón de las placas base más exigentes, así como el hardware que aún está por llegar. Nuevas memorias, chipset de auténtico lujo, interfaces mucho más rápidas y más. El futuro también llega al interior de nuestro PC

Placas, memorias y otros: Removiendo los cimientos

23 diciembre 2007

Como todos sabéis, el mundo de los ordenadores personales no solamente vive de software.

A pesar de lo que nos ha deparado 2007 y todo lo que está aún por llegar, es esencial prestarle la atención que se merece a los componentes que hacen posible que esto pueda sustentarse y a la evolución lógica a la que van a estar sometidos.

La técnica evoluciona día a día de manera implacable, y es este ámbito uno de los más sensibles a nuevos desarrollos y avances que proporcionan mayores velocidades de cómputo, de transferencia de datos o de almacenamiento, incrementando la potencia de nuestro PC exponencialmente y contribuyendo a que «el hoy» se encuentre ya obsoleto y «el mañana» sea casi presente.

Dentro del mundo de los chipset, Intel es una de las compañías más punteras y aventajadas que existen.

Su Serie 3, también conocida con el nombre en código Bearlake, ha ido desgranándose poco a poco en el mercado con el lanzamiento de sus modelos G35, G33 y G31 (con gráficos integrados), Q35 y Q33 (para el mercado corporativo) y P35 y P31 (para el mercado mainstream).

Sin embargo, el plato fuerte aún está por llegar. El esperadísimo X38, directamente orientado a los usuarios más entusiastas que quieran poner al límite su PC, hará su aparición a finales de este año.

Pero, ¿qué nos deparará esta maravilla tecnológica? No solamente dispondremos de soporte para memorias DDR2 y DDR3 con velocidades de transferencia de hasta 1.333 MHz, sino que será el único chipset de esta familia que soportará el nuevo estándar PCI Express 2.0.

Como el resto de sus hermanos, también estará en condiciones de admitir los micros de Intel que comiencen a ser fabricados utilizando la tecnología de 45 nm, así como soporte para configuraciones gráficas multiGPU.

Por otro lado, Intel no es la única que está doblando esfuerzos para estar en la cresta de la ola. AMD-ATI ya sorprendió a propios y a extraños con el completo modelo RS690 que incorporaba en su gama más alta soporte nativo para HDMI e intentará competir de nuevo con su Serie 7, que tendrá como estandarte al RD790, con soporte igualmente para PCI Express 2.0.

El nuevo southbridge de esta compañía será el modelo SB700 y también se espera que salga a la luz a finales de este mismo año o principios del 2008.

En cuanto a NVIDIA, los rumores apuntan a que su nuevo chipset MCP72 romperá con todos los moldes existentes en su familia nForce. Incorporará también el soporte adecuado para la nueva generación de PCI-e así como la conjunción de northbridge y southbridge bajo el mismo chip.

Como hemos visto, los nuevos chipset que saldrán dentro de muy poco ya estarán adecuados para soportar el nuevo estándar de conexión PCI, el denominado PCI Express 2.0.

A pesar de que son muchos los desarrolladores que afirman que todavía la versión 1.1 del mismo no ha sido llevada al límite, algunas de las características del nuevo estándar no son desdeñables: la frecuencia de funcionamiento del bus se ha doblado de 2,5 a 5 GHz, con lo que la tasa de transferencia también se ha incrementado, alcanzando los 16 Gbytes/s en los buses 16x.

Sin embargo, la velocidad de conexión podrá ser programada a través de software, factor realmente relevante para los desarrolladores.

El bus ha sido rediseñado para suministrar mayor voltaje a los dispositivos conectados y existirán mecanismos de control opcionales para las transferencias punto a punto.

Pero el organismo que se encarga de definir estos estándares, el denominado PCI SIG, ya ha anunciado que para el año 2009 se publicará el nuevo 3.0, que incrementará de nuevo las velocidades de transferencia y augurará la compatibilidad total entre 2.0 y 3.0.

Por fin, las memorias DDR3 ya se encuentran en el mercado pero a unos precios realmente abusivos.

Por otro lado ¿qué diferencias principales existen entre las tecnologías DDR2 y DDR3? El número de contactos en ambas es el mismo (240) pero la disposición de la muesca es distinta, con lo que los slots serán incompatibles entre ambas. DDR3 consume 1,5 voltios, menos voltaje que su hermana menor que se encuentra en torno a los 1,8V; por lo tanto, estará especialmente indicada para equipos portátiles.

Finalmente, las frecuencias de trabajo en DDR3 superan ampliamente las existentes en DDR2 con un rango efectivo de 800 a 1.600MHz.

Sin embargo, los modelos existentes ahora mismo en el mercado adolecen de unas latencias realmente elevadas y estudios estadísticos aseguran que no será hasta el año 2009 cuando se estandarice el uso de este tipo de memorias.

Las memorias utilizadas en las tarjetas gráficas de última generación también han sufrido grandes avances en muy poco tiempo.

GDDR3 está a la orden del día, aunque hay que decir que la tecnología de la que hace gala es diferente a la recién estrenada DDR3 y se encuentra especialmente diseñada para trabajar con una GPU.

Pero GDDR4 también comienza a despuntar en algunos modelos de gama media y alta de la serie Radeon 2000 de AMD-ATI y GeForce 8 de NVIDIA, proporcionando mayor velocidad y menos consumo.

Sin embargo, la cosa no queda ahí. GDDR5 se encuentra en fase de desarrollo y quizás en la segunda mitad del año 2008 podamos empezar a disfrutar de sus características.

Terminamos comentando un nuevo tipo de tecnología que puede suponer un verdadero punto de inflexión en el almacenamiento masivo de datos y que podrá desbancar a la explotada memoria Flash.

Se trata de la denominada Racetrack Memory, que está siendo desarrollada por el físico Stuart Parkin en los laboratorios de San José, California, de IBM.

Consistente en la utilización de billones de pequeñas espirales situadas en el borde de un chip de silicio, gracias a la corriente eléctrica que las atraviesen será posible leer y escribir ceros y unos en ínfimas regiones magnéticas polarizándolas de una manera u otra.

De esta forma, el verdadero problema de las memorias Flash (un proceso de escritura realmente lento), quedaría resuelto ya que se estima que sería necesario un nanosegundo para completar una lectura o una escritura utilizando este sistema.