Los portátiles más livianos

Siempre por debajo de los dos kilos de peso, esta clase de máquinas ganan cada vez más adeptos gracias a la mejora de sus prestaciones, dimensiones y, por supuesto, precio

Los portátiles más livianos

2 agosto 2008

Durante los últimos meses estamos viviendo una auténtica fiebre ultraportátil. Una vez que los portátiles ya son los preferidos por los usuarios a la hora de comprar un nuevo ordenador, ahora los más deseados comienzan a ser los ultraportátiles: por definición, máquinas que pesan menos de 2 kilos de peso. La realidad es que dentro de esta clasificación, que ya tiene unos cuantos años a sus espaldas, cada vez encontramos más y más productos en el mercado.

 

Además, la mejora de la tecnología en todos los ámbitos (salvo en el de las baterías, la gran asignatura pendiente), ha permitido que esta clase de equipos haya ampliado sus prestaciones, su dotación y configuración hasta niveles espectaculares, como veremos en las líneas siguientes.

 

Ahora bien, no nos llevemos a engaños: los equipos ultraportátiles han sido tradicionalmente muy incómodos para trabajar durante largo rato por las dimensiones de su teclado, su touchpad o la pantalla. Por suerte, la mejora de la tecnología está haciendo posible que soluciones como el Macbook Air de Apple, abran un nuevo segmento que podríamos llamar como el de los «ultraportátiles para uso diario».

 

A este concepto ya se ha sumado con gran acierto Lenovo con su X300 (analizado en artículos anteriores), e incluso LG con el P300 que examinamos a continuación. Esta clase de equipos, extremadamente finos y de «peso pluma», cuentan con un teclado amplio y una pantalla razonablemente cómoda para trabajar. Eso sí, a pesar de tener un grosor mínimo, la superficie sigue siendo amplia.

 

Sin embargo, por nuestras investigaciones y por la respuesta del mercado ante los primeros lanzamientos, al usuario medio parece importarle más un peso mínimo que una superficie más extensa, por lo que esta clase de propuestas tienen un futuro verdaderamente prometedor. Tanto como que muchos de los actuales usuarios de portátiles convencionales, con pantallas de 14 o 15 pulgadas, probablemente se planteen tarde o temprano la adquisición de una de estas máquinas.

 

¿Batería o rendimiento?

El segundo punto débil de los ultraportátiles, desde hace años, ha sido el de sus prestaciones y su autonomía. En este sentido, los equipos más compactos, con baterías que perseguían las 8 horas de autonomía, se veían obligados a integrar procesadores de bajo voltaje, pantallas de retroiluminación limitada, motores gráficos integrados, etc. En el caso de los modelos más equipados, el contenido tamaño de la batería ofrecía tiempos de uso demasiado limitados para un perfil de usuario que, probablemente, se desplaza mucho y no siempre tiene ocasión de recargarlo en cualquier parte.

 

Por suerte, los nuevos procesadores de Intel han mejorado exponencialmente tanto su consumo como sus prestaciones. Y el nuevo Santa Rosa es un claro ejemplo, como lo ha demostrado en la presente comparativa con el equipo de LG. Esta máquina ha sorprendido por sus buenas prestaciones y potente configuración, aunque sin penalizar demasiado el consumo, ofreciendo una autonomía realmente buena durante nuestras pruebas. Aunque aún está por ver qué ofrece realmente AMD con su plataforma Puma (la versión de Phenom para equipos portátiles), las expectativas que tenemos puestas en ella son muchas.

 

Otro aspecto importante son los motores gráficos. Como podréis ver en los modelos analizados, la mayoría de los equipos recurren a soluciones integradas en el chipset que, si bien es cierto que reducen el consumo y espacio necesario de manera considerable, ofrecen un índice de rendimiento bastante escaso, como lo demuestra nuestro 3DMark06.

 

En este aspecto, salvo casos aislados, el mercado se encuentra prácticamente copado por las soluciones de Intel con dos variantes: los modelos basados en el motor gráfico GMA950 y los que se sustentan en el GMAX3100. Los resultados del primero son, simplemente nefastos, lo que demuestra que no sirven para mucho más que el uso ofimático, mientras que los segundos ofrecen cifras más respetables, incluso en línea con chips gráficos dedicados de la gama más baja.

 

Alternativamente, otros modelos optan por soluciones dedicadas de ATI o NVIDIA, lo que aporta cifras de rendimiento gráfico mucho más holgadas, aunque penaliza el consumo. Es por ello que, a la hora de decidir la compra de un ultraportátil, debemos valorar adecuadamente estos aspectos, y elegir entre una configuración que nos ofrezca buenas prestaciones u otra capaz de contar con la mejor autonomía.

 

Nuestras pruebas

Por último, vamos a dar un rápido repaso a las principales pruebas realizadas. Así, para medir el rendimiento de los ultraportátiles los hemos sometido a las pruebas PCMark Vantage y 3DMark 06 de Futuremark, cuyas versiones limitadas o de prueba podéis descargar vosotros mismos desde su página web (www.futuremark.com). Eso sí, al tratarse de benchmarks medianamente exigentes, ciertas configuraciones han sido incapaces de ejecutarlas correctamente en parte o en su totalidad.

 

En el caso del Belinea s.book 1, con un procesador VIA C7, la cosa ha sido complicada al no soportar ninguno de los entornos de pruebas. En el resto, hemos tenido algún problema aislado con la prueba Memories Suite del PCMark Vantage, lo que no nos ha impedido obtener los índices globales (que se calculan de manera independiente) para comparar su rendimiento con el resto.

 

Por otra parte, hemos empleado Sisoft Sandra para conocer los detalles de la configuración de las máquinas, así como el termómetro láser del Laboratorio para calcular la temperatura de la superficie de los portátiles por su parte superior e inferior. Para ello, hemos dividido ambas caras del chasis, de izquierda a derecha y de arriba a abajo, en cuatro cuadrantes imaginarios, en los que hemos tomado la temperatura más alta registrada en dicho cuadrante.

 

Esto, tras la ejecución de la prueba PCMark Vantage (alrededor de una hora de duración), tras la que se ha exprimido al máximo todo el hardware de la máquina. Ello supone que, trabajando normalmente con un procesador de textos o un navegador web, y siempre dependiendo de la máquina, dichos valores probablemente serán inferiores. Por último, hemos comprobado la resistencia de las pantallas a la torsión y la presión, hemos redactado diferentes textos con cada teclado, y utilizado el touchpad para realizar determinadas tareas que nos permitan valorar la ergonomía de cada solución.

 

Ultraportátiles analizados

 

* Acer Ferrari 1100http://www.pc-actual.com/productos/producto/2008/07/11/Equipos-ultraportatiles-Acer-Ferrari-1100

 

* Asus U2Ehttp://www.pc-actual.com/productos/producto/2008/07/14/Equipos-ultraportatiles-Asus-U2E

 

* Belinea s.book 1http://www.pc-actual.com/productos/producto/2008/07/18/Equipos-ultraportatiles-Belinea-sbook-1

 

* HP 2510phttp://www.pc-actual.com/productos/producto/2008/07/22/Equipos-ultraportatiles-HP-2510p

 

* LG P300http://www.pc-actual.com/productos/producto/2008/07/25/Equipos-ultraportatiles-LG-P300

 

* Samsung Q45http://www.pc-actual.com/productos/producto/2008/07/28/Equipos-ultraportatiles-Samsung-Q45

 

* Sony Vaio TZ-31WNhttp://www.pc-actual.com/productos/producto/2008/07/31/Equipos-ultraportatiles-Sony-VAIO-TZ-31WN

 

* Toshiba Portégé R500-11Chttp://www.pc-actual.com/productos/producto/2008/08/03/Equipos-ultraportatiles-Toshiba-Portege-R500-11C

 

La opinión de PC Actual

Los últimos ultraligeros que han llegado al mercado no están destinados exclusivamente a ejecutivos y sibaritas. Los hay de todos los precios, los más diversos estilos y con prestaciones muy similares a las que ofrecen los portátiles más potentes y voluminosos.

  

Tenemos que destacar el giro que ha dado la informática ultraportátil en los últimos 12 meses. Por una parte, los precios han bajado, y cada vez encontramos más alternativas por debajo de los 2.000 euros, e incluso inferiores a la cifra mágica de los 1.000 euros.

 

El segundo punto importante es el salto que han dado las configuraciones, con elevadas cifras de RAM que compensan, en muchos casos, las limitaciones de los procesadores de bajo voltaje. Incluso sorprende ver las cifras de disco duro que se manejan, que ya empiezan a estar en línea con las ofrecidas por los equipos más grandes.

 

Centrándonos en la comparativa, la máquina que más nos ha gustado ha sido sin duda la de LG, el típico equipo que en un primer momento te deja indiferente por su estética, pero que te convence al encenderlo y ver todo lo que es capaz de ofrecer por su configuración y, no lo olvidemos, por el sistema de refrigeración ultrasilencioso.

 

El Acer Ferrari también nos ha conquistado, pero por su exclusivo diseño, excelente acabado e impecable presentación, que también se ven acompañados de una buena configuración. Además, muestra la pegatina Better By Design Gold de AMD, toda una garantía de validación entre componentes, que sólo lucen los equipos más potentes equipados con procesadores AMD.

 

Ideales para los sibaritas

Entre las propuestas que, por una razón u otra, consideramos ideales para los más exigentes tenemos cuatro grandes: los firmados por Asus, dotado de un disco de estado sólido y acabado en piel de gran calidad; HP, todo un portento para los usuarios profesionales que busquen seguridad, diseño y ergonomía; Sony, lo máximo en portabilidad, diseño y exclusividad en el segmento de los ultraportátiles; y, por supuesto, Toshiba, con pantalla ultrafina, acabado totalmente metálico y un mínimo grosor y peso para los profesionales más exigentes.

 

Todas estas máquinas cuentan con precios que rozan o superan ampliamente los 2.000 euros y están enfocadas a públicos muy concretos que buscan, incluso por encima de las prestaciones, un tamaño muy compacto y los pesos más ligeros del mercado. En el caso del equipo que nos ha hecho llegar HP, se añade además un teclado realmente amplio y cómodo con el que trabajar largo tiempo sin problemas, algo significativo en un equipo de sus dimensiones.

 

Por último, tenemos las dos propuestas más accesibles y económicas de la comparativa, el Belinea y el Samsung. El primero es un híbrido entre ultraportátil y UMPC que, a pesar de su limitada configuración, es capaz de ejecutar con absoluta solvencia Windows XP y las aplicaciones ofimáticas más habituales.

 

Es, por tanto, una buena solución para los usuarios que necesitan un portátil extremadamente ligero y relativamente económico para manejar su correo, algún documento o acceder a la red de la empresa cuando están fuera. El Samsung, en cambio, es una máquina en el límite de los ultraportables (pesa 2 kilos), que por sus dimensiones resulta una alternativa para el que quiere algo más compacto que las convencionales, pero que cuenta con un presupuesto más ajustado. Además, su buena configuración ha permitido que obtenga nuestro logo de Compra Recomendada.

 

Lo mejor

Sin duda, lo más sorprendente ha sido comprobar que las configuraciones potentes ya no son algo reservado a los equipos de mayores dimensiones. Hemos analizado varios portátiles con 4 Gbytes de RAM, discos duros de hasta 320 Gbytes, potentes procesadores y chips gráficos dedicados que hacen que los que opten por una máquina de menos de 2 kilos no tengan por qué renunciar a ejecutar aplicaciones exigentes.

 

Lo peor

Nuestras mayores quejas siguen girando en torno al apartado de la alimentación, donde las actuales baterías siguen teniendo una asignatura pendiente en lo que a autonomía se refiere. Y es que, a pesar de las mejoras, su duración final depende mucho del uso del WiFi, el lector óptico, etc. Además, nos sigue pareciendo ridículo encontrar alimentadores más gruesos que el propio portátil y de dimensiones muy poco cómodas. Si Apple puede hacer sus fuentes de alimentación ultracompactas, ¿por qué no los fabricantes de PC?