La presentación de «Turok: hunt or be hunted» en Madrid

«Turok: hunt or be hunted» es otro superviviente de antiguas plataformas que ha sabido adaptarse al medio y sobrevivir en esta jungla de nueva generación de consolas con un resultado admirable, y mejor si dispones de una conexión HDMI

La presentación de «Turok: hunt or be hunted» en Madrid

1 febrero 2008

Las sagas más míticas de anteriores plataformas están entre la espada y la pared; es un renovarse o morir. Con la nueva generación de consolas este efecto se acentúa, por lo que los programadores se ven obligados a incorporar nuevas ideas, ya que, como hemos visto con Wii, los gráficos no lo son todo. Es el caso de «Turok: hunt or be hunted».

 

La nueva entrega gira en torno a un comando de fuerzas especiales llamado Compañía Whiskey. Estos, aerotransportados por el espacio, sufrirán un accidente que les obligará a tomar tierra en un planeta desconocido. Turok, una vez consciente, decide buscar a su equipo diseminado por una gigantesca jungla. De aquí podemos sacar las primeras impresiones de Turok: una gran ambientación gracias al increíble trabajo de diseño conceptual y modelado de los mapas (trabajo del cual es en gran parte culpable Chris Haluke) y al aspecto «muy cinematográfico del juego», como decía Haluke en la presentación (más adelante veremos un buen ejemplo de ello). Turok, a parte de ir desarmado en un comienzo, habla perfecto español, lo que siempre es un aliciente.

 

A medida que vayamos avanzando, iremos encontrando algunas armas: el cuchillo será la segunda que recojamos y con él haremos gala de increíbles escenas al más puro estilo Resident Evil 4. Con pulsar el botón que nos indique la pantalla en el momento preciso, Turok se abalanzará con el machete para neutralizar (puro eufemismo) a su enemigo. Y es que ese es el principal punto de discordia: hay demasiados elementos de otros juegos. Nada más coger el mando te viene a la memoria el modelado de los personajes de «Gears of War», así como las armas de la Compañía Whiskey; la barra de vida de los enemigos o aliados tiene el mismo sistema que el Oblivion IV; los daños recibidos se interpretan igual que el Call of Duty 4: Modern Warfare. Las escenas cinematográficas sacadas recientemente de Resident Evil 4, aunque su hacedor en las grandes consolas fuese el Shemue para Dreamcast.

 

¿Es original Turok? Sí y no; mantiene su estilo y los elementos que toma, aunque copiados hasta el punto de recordar pasajes de Jurassic Park, más bien forman una sinergia por la que el juego mantiene un ritmo vivo y, a veces, pausado y meditado, ya que el cuchillo, junto con el arco, nos permitirá mantenernos en la sombra y avanzar con cautela. Este es uno de los puntos fuertes de Turok que, a pesar de ser un shoot ‘em up con fama de eso, de disparar a todo lo que veas y nada más, ahora puedes avanzar mediante el sigilo, como hemos dicho antes, o usando la estrategia. Habrá accesorios como las bengalas para atraer la atención de los dinosaurios, los cuales irán alarmados hacia el punto donde hallan impactado: y eso, en un pelotón enemigo, vale su peso en oro.