La propuesta de Google y Verizon para crear una “Internet Premium” genera críticas entre usuarios y autoridades

A principios de semana Google y Verizon sorprendían al mercado con el anuncio de una propuesta conjunta en la que se defendía crear una red paralela a Internet a través de la cual se dirigirían una serie de servicios especiales, por los que se cobraría. El anuncio ha generado las críticas tanto de los usuarios como de las autoridades estadounidenses

11 agosto 2010

A principios de semana Google y Verizon sorprendían al mercado con el anuncio de una propuesta conjunta en la que se defendía crear una red paralela a Internet a través de la cual se dirigirían una serie de servicios especiales, por los que se cobraría. El anuncio ha generado las críticas tanto de los usuarios como de las autoridades estadounidenses.

Aunque Google y Verizon se han apresurado a aclarar que siguen apostando por la neutralidad de Internet –según la cual cualquier contenido entregado en Internet ha de ser igual de accesible para el usuario, sin diferencias en velocidad u otros factores- defienden que su propuesta no pretende bloquear, retrasar o dar prioridad a ciertos contenidos en la Internet pública, sino cobrar por la entrega de un tipo de servicios “diferenciados” sobre una red diferente dentro de Estados Unidos.
Por servicios “diferenciados”, Google y Verizon parecen entender determinadas ofertas de valor añadido para móviles sobre redes de banda ancha o la entrega de contenidos en tres dimensiones. Para tales servicios, los nuevos socios en esta iniciativa, se reservarían el derecho de priorizar tráficos.

Esto, no obstante, para muchos usuarios no respetaría el principio de neutralidad en la Red, dado que éste incluye el acceso igualitario a cualquier contenido sobre ella, base de los pilares democráticos de universalidad e igualdad de acceso sobre los que se desarrolló Internet, y podría dar lugar a una Internet de “ricos” y otra de “pobres”. Además, favorecería a las empresas que disponen de mayores recursos a la hora de competir en ella por los usuarios.

El propio comisario de la Comisión Federal de las Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos ha reconocido no ver con buenos ojos la propuesta y ha defendido la necesidad de reforzar el poder de la FCC sobre las comunicaciones de banda ancha como único medio de garantizar que Internet siga siendo realmente abierta.

La propuesta de Google y Verizon también ha despertado las críticas de algunos grandes del sector, como Facebook, y de organizaciones como Save the Internet, cuyos miembros incluyen más de 500 entidades entre ONG y pymes.

Loading...