Puestos de trabajo seguros y eficientes

Otorgar a los administradores el control efectivo sobre aplicaciones y sistemas operativos y asegurar que los ordenadores se utilicen para su propósito determinado con políticas de grupo es la base para una optimización de los recursos informáticos

14 junio 2009

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

La gran explosión de herramientas colaborativas, redes sociales para compartir documentos, fotografías… así como la posibilidad de instalación de software gratuito, de forma muy simple y fácil para los usuarios, están convirtiendo los puestos de trabajo de las empresas y organizaciones en espacios donde conviven aplicaciones de uso empresarial y aplicaciones de uso personal.

 

Lo que hasta ahora era un uso residual de los ordenadores corporativos para aspectos personales, se está convirtiendo en algunos casos en usos que ocupan altos porcentajes de tiempo, recursos organizacionales y lo que es peor, aumenta considerablemente el riesgo de ataques por virus. Esto se debe en parte a las incompatibilidades entre aplicaciones y usos ineficientes de los ordenadores al tener instalados recursos para los que en la mayoría de los casos, no han sido preparados.

 

Esta situación ha propiciado la aparición de empresas especializadas que permiten a las organizaciones manejar estas situaciones. Todo ello a través de una gestión de recursos, permisos e incluso prohibiciones por grupos de ordenadores, en función de los usos que esa organización tiene reservados para cada uno de los ordenadores de la misma.

 

Este tipo de aplicaciones permite a los responsables de IT proteger el sistema operativo y el software de un ordenador sin restringir el acceso al usuario. Cada vez que se reinicia el sistema, el software restablece el ordenador a su estado original.

 

Como resultado, los entornos informáticos son más fáciles de manejar, los costosos activos informáticos funcionan a un 100% de su capacidad y los ordenadores gozan de inmunidad total contra configuraciones incorrectas del software, virus, programas maliciosos (malware) y programas espías (spyware). Las versiones “Enterprise” pueden administrar múltiples computadoras en redes LAN o WAN distribuidas o en Internet.

 

Conservación automatizada de energía

Este tipo de aplicaciones utiliza la administración inteligente de energía para asegurar que los ordenadores estén disponibles cuando se requieren recursos del sistema, al tiempo que conserva la energía durante el tiempo de inactividad.

 

Así, pueden brindar a las organizaciones ahorros financieros y energéticos reales en cada uno de los ordenadores utilizados y el control centralizado del estado de energía de las estaciones de trabajo. Además, protege el medio ambiente y suelen amortizar la inversión durante el primer año de utilización.

 

Las funciones avanzadas incluyen informes sobre ahorros en tiempo real, programación de políticas, configuración personalizada de actividades basada en la actividad de la CPU, el disco y la aplicación.

 

Control dinámico de preferencias

Este tipo de aplicaciones facilita la gestión de las funciones de los ordenadores que pertenecen a entornos de acceso público o bibliotecas al otorgar control total sobre la configuración del sistema.

 

Los administradores de informática pueden personalizar fácilmente las capacidades de un ordenador restringiendo el acceso del usuario a ciertas aplicaciones, sitios web, funciones de programa y configuración del sistema.

 

Asimismo, los administradores pueden controlar de forma selectiva programas de terceros, regular la actividad del usuario y bloquear funciones dentro del sistema operativo y las aplicaciones Windows.

 

Protección absoluta contra archivos ejecutables

Este tipo de aplicaciones impide la ejecución de archivos ejecutables no autorizados para proteger los ordenadores de software no deseado.

 

Aseguran la integridad de la estación de trabajo mediante el análisis total del disco duro y la creación de una lista blanca de programas autorizados para su utilización, lo que evita que se ejecuten o se instalen las aplicaciones no incluidas en la lista.

 

Al usar estas aplicaciones, las organizaciones pueden brindar a los usuarios las herramientas de producción que su trabajo requiere, al tiempo que los protegen de distracciones, como programas de chat y juegos, y peligros de Internet, como programas espía, programas maliciosos y software de publicidad.

 

Por Elisabet Marill i Femenias, directora general de EsFaronics.com

Loading...
'); doc.close(); });