Qualcomm presenta Mirasol, las pantallas inspiradas en el comportamiento de la naturaleza

La disponibilidad de varias tecnologías de visualización concebidas para ser aplicadas a las pantallas de tamaño comedido que incorporan los dispositivos móviles (smartphones, consolas de videojuegos, lectores de libros electrónicos, etc.) está animando un mercado de por sí muy competido

Qualcomm presenta Mirasol, las pantallas inspiradas en el comportamiento de la naturaleza

6 julio 2010

La disponibilidad de varias tecnologías de visualización concebidas para ser aplicadas a las pantallas de tamaño comedido que incorporan los dispositivos móviles (smartphones, consolas de videojuegos, lectores de libros electrónicos, etc.) está animando un mercado de por sí muy competido. Las soluciones más conocidas por el gran público son LCD y OLED, pero hay otras opciones que también reclaman su propio espacio, como EPD (ElectroPhoretic Display) y ChLCD (Cholesteric Liquid-Crystal Display). Cada una de estas tecnologías está regida por un principio de funcionamiento diferente y, por esta razón, todas tienen bazas e inconvenientes, por lo que la elección de una u otra debe realizarse sopesando meticulosamente el escenario de uso del dispositivo en el que se van a integrar. No obstante, en breve, estas innovaciones van a tener que vérselas con un competidor excepcionalmente bien dotado: Mirasol.

Durante la celebración de la Conferencia Uplinq celebrada en San Diego la semana pasada, Qualcomm nos brindó la oportunidad de probar los primeros dispositivos equipados con pantallas Mirasol. Para poner a punto esta innovación, los ingenieros de la compañía californiana han recurrido a la biomimética, una ciencia que facilita el desarrollo de nuevas tecnologías utilizando como fuente de inspiración la naturaleza. De hecho, el mismo fenómeno que explica que veamos los intensos colores de las alas de una mariposa o una burbuja de jabón reside bajo Mirasol. Este efecto, conocido como iridiscencia, es posible gracias a la presencia de unas estructuras microscópicas que provocan que la luz interfiera consigo misma (este último fenómeno se conoce como interferometría).

qualcomm-mirasol

Estas pantallas incorporan dispositivos mecánicos microelectrónicos, conocidos como MEMS (Micro-Electro-Mechanical System), que no precisan ni materiales orgánicos ni retroiluminación para funcionar. Este principio explica la principal baza de la tecnología de modulación interferométrica IMOD (Interferometic Modulation) utilizada en Mirasol: no transmite la luz, sino que la refleja. La ausencia de retroilumación combinada con la posibilidad de prescindir de refresco continuo permite a estas pantallas consumir menos energía que las demás tecnologías. Además, su tasa de contraste e índice de reflectividad son los mismos del papel de periódico, lo que permite leer el texto y observar las imágenes mostradas por la pantalla sin problemas al margen de la luminosidad del entorno.

Pero esto no es todo. El tiempo de respuesta de estos dispositivos de visualización es hasta 1.000 veces inferior al de las pantallas LCD convencionales, por lo que resultan idóneas para mostrar imágenes en movimiento (vídeo y juegos). Y, además, la ausencia de retroiluminación permite poner a punto dispositivos más finos y ligeros, por lo que Mirasol resulta idónea para smartphones, GPS, cámaras de fotos, consolas de videojuegos, PDAs… Los primeros dispositivos equipados con estas pantallas llegarán a las tiendas a finales de 2010.

Temas Relacionados