¿Quién prepara las palomitas?

La alta definición completa comienza a desembarcar masivamente, ya sin el estorbo de la guerra de formatos, aunque las pantallas LCD TV y reproductores Blu-ray Disc no son, ni mucho menos, los únicos productos de un mercado en plena expansión

¿Quién prepara las palomitas?

21 mayo 2008

Tal vez sea el mayor problema de la tecnología actual dentro del segmento de consumo. Si has adquirido (o lo vas a hacer en breve) algún producto de visualización con el logo de HD Ready, no es que estés adquiriendo un modelo desfasado, pero sí probablemente fuera de tendencia.

 

Dicha tendencia no es otra que la de unificar resoluciones y especificaciones para que cualquier producto disponible en el mercado con relación a la alta definición sea Full HD, es decir, disponga de una resolución de 1.920 x 1.080 píxeles con un barrido de la señal en modo progresivo. De hecho, la especificación HD Ready (1.280 x 720 píxeles también en progresivo) no es más que una transición desde la calidad estándar hacia la alta definición.

 

Los fabricantes no se podían permitir el lujo de comenzar a fabricar de forma masiva paneles o proyectores directamente con una resolución nativa de 1080p, por lo que adoptaron dicho peldaño para que la transición fuera la más adecuada, sobre todo para sus resultados financieros.

 

Lógicamente, el usuario final también se ha beneficiado de esta resolución a medio camino, ya que la calidad ofrecida es muy superior a la que estaba acostumbrado, eso sí, siempre en entornos donde la fuente original sea también HD, como pueda ser el caso de videocámaras o consolas de última generación.

 

HD Ready o Full HD

La diferencia de precios existentes entre ambas especificaciones, el HD Ready y el Full HD, no es la que existía tan sólo meses atrás. Durante los últimos de 2007 y los primeros de 2008 las 720 líneas han bajado progresivamente hasta situarse a la altura de los que en su momento fueron los Reyes del Mambo, los televisores de tubo, con la diferencia de que en el caso de las pantallas planas los tamaños son mayores. Mientras tanto, las LCD TV capaces de suministrar 1080 líneas han experimentado una reducción importante, pero no tan espectacular como las HD Ready.

 

Algo muy parecido ha ocurrido en el mercado de proyectores. Los fabricantes han lanzado masivamente dispositivos enfocados al Home Cinema pero con la especificación 720p, y la mayor demanda ha permitido también que estos experimenten una reducción de precios importante, al igual que comienza a ocurrir con los «monstruos» que presentamos en las siguientes líneas. De hecho, ya es posible adquirir modelos que aun siendo Full HD, ofrecen unos precios realmente interesantes y accesibles, por lo que pensar en ellos para una futura actualización hacia el cine de salón es ya una realidad.

 

Lo que ocurre es que en este apartado no solamente cuenta la resolución. Es cierto que es un detalle importante, pero no el único cuando hablamos de reproducción de vídeo.

 

En este sentido hay que añadir otros factores o características como la tasa de contraste, que permite obtener mejores degradados y colores más fidedignos, así como el postprocesado de vídeo una vez que llega al proyector cualquier tipo de señal.

 

Por supuesto, la calidad de la óptica también juega un papel fundamental, ya que puede incurrir en determinados artefactos visuales que pueden llegar a ser molestos durante la visualización.

 

Estos son detalles que, al fin y al cabo, hay que pagar, por lo que en la mayoría de los casos, los proyectores Full HD tan sólo están disponibles para los sibaritas del vídeo, o bien los que se lo pueden permitir, monetariamente hablando.

 

¿Pantalla plana o proyector?

Si estabas pensando en adquirir un nuevo dispositivo de visualización y dispones de un lugar adecuado, así como de una cuenta corriente en buen estado, probablemente te hayas hecho esta pregunta. La respuesta, desde luego, es complicada, pero a continuación te explicaremos algunos detalles que te ayudarán en tu elección.

 

Si andas buscando una resolución Full HD, está claro que los proyectores aún se mantienen, en la mayoría de los casos, con unos precios muy superiores a los de las pantallas LCD TV con esta misma especificación. Además, has de tener en cuenta que un proyector no está pensando para ver la televisión durante muchas horas, sino más bien para reproducir películas o disfrutarlo con las videoconsolas de última generación.

 

Otro de los inconvenientes de los proyectores es el proceso de instalación, ya que el mejor lugar para colocarlos es el techo, por lo que los cables deberán pasar lo más inadvertidos posible, cosa que no es fácil si no se hace obra.

 

También deberás adquirir un sistema de audio a la altura, ya que, aunque los proyectores suelen contar con altavoces, éstos son muy inferiores en cuanto a calidad y potencia.

 

Como comentábamos en líneas anteriores, el habitáculo debe tener unas medidas mínimas, lo que permitirá situar el proyector a la distancia ideal para obtener el mejor tamaño de pantalla. Esta distancia difiere bastante dependiendo del modelo elegido, aunque a modo de ejemplo, imagina que si el proyector se sitúa a una distancia de la pantalla de tres metros es fácil que puedas obtener un tamaño de pantalla de unas 70 pulgadas (una diagonal de 1,80 metros más o menos). Para conseguir tamaños mayores deberás ir calculando una distancia mayor de proyección.

 

No hay que olvidarse de la pantalla, que ha de tener unas condiciones mínimas para obtener los mejores resultados. Este tipo de elementos también suelen ser caros, sobre todo los relacionados con el Home Cinema.

 

Por último, las condiciones de luz en el habitáculo también son importantes, ya que, si existe demasiada iluminación, la imagen proyectada en la pantalla perderá muchos enteros.

 

Si alguna de las premisas anteriormente comentadas falla en tu caso, es probable que la mejor solución sea adquirir una pantalla LCD TV o plasma.

 

Blu-ray Disc, el mejor complemento

Para obtener la mejor experiencia a la hora de proyectar imágenes, está claro que la fuente de vídeo debe ser HD. Después de que Toshiba haya tirado la toalla con su HD DVD, el camino se abre para el Blu-ray y pronto veremos en el mercado una gran cantidad de reproductores basados en esta especificación. La mayor demanda y competencia provocarán una caída espectacular de los precios, por lo que estos dispositivos se convertirán en la mejor opción. Además, ten en cuenta que son capaces de leer los DVD tradicionales y también escalarán la señal para convertirla a alta definición. No hay que olvidarse tampoco de las consolas de última generación, como la Xbox 360 o la Playstation 3, capaces de lanzar también la señal de vídeo en HD.

 

Cuatro tecnologías

Como ya sabrás de anteriores análisis, las dos tecnologías que comenzaron a permitir una buena calidad en proyectores para Home Cinema son la LCD (Liquid Crystal Display) y la DLP (Digital Light Processing). En concreto, la segunda permitió que los colores se mostraran de forma más exacta que la primera, aunque también ofrecía alguna carencia como el llamado efecto arco iris, sobre todo en escenas con cambios drásticos de contraste. La tecnología LCOS (Liquid Crystal On Silicon) ha sido la última en aparecer con la finalidad de recoger lo mejor de las anteriores y desechar las características negativas. Sobre dicha tecnología, tanto JVC como Sony han desarrollado dos especificaciones que la mejoran visiblemente. Nos referimos a D-ILA (Digital Direct Drive Image Light Amplifier) y SXRD (Silicon X-tal Reflective Display). Son visiblemente más caras a la hora de su fabricación, aunque, en combinación a otros factores como la óptica y las tasas de contraste, ofrecen una calidad de imagen muy superior al resto.

 

Cualquiera de estos cuatro modelos de desarrollo cuenta con la separación de los colores primarios (rojo, verde, azul), por lo que se tratan de forma independiente para obtener una imagen más fidedigna. Después, mediante un proceso de recomposición, se juntan y dan como resultado la proyección en pantalla.

 

Banco de pruebas para proyectores

Nuestro banco de pruebas particular está basado en dos grandes bloques. El primero de ellos se ha realizado con la herramienta por excelencia en los dispositivos de visualización, como es el caso de Displaymate (www.displaymate.com), por lo que nos hemos valido de un portátil con salida HDMI.

 

Es cierto que para este tipo de dispositivos existen otros productos mucho más verticales, como es el caso de Digital Video Essentials (www.videoessentials.com), ideales para una buena calibración (proceso imprescindible a la hora de montar el proyector en casa), pero la utilización de Displaymate es suficiente en nuestro caso para obtener información básica sobre los colores, ya sean los puros (rojo, azul y verde) o los degradados de grises desde el blanco al negro.

 

Por otra parte, la reproducción de vídeo en alta definición ha tenido también un peso importante, ya que, al fin y al cabo, es a lo que se va a dedicar el proyector y no a lanzar una señal que en cierto modo es sintética. Para este segundo bloque hemos utilizado un reproductor Blu-ray de Sony, en concreto el modelo de gama alta BDP-S500, del que también daremos buena cuenta en breve mediante un análisis más exhaustivo. Los títulos utilizados son, probablemente, los que mejor calidad de vídeo ofrecen en alta definición. Por un lado Casino Royale y, por el otro, Colegas en el Bosque, el film de animación que más se asemeja a la resolución nativa de este tipo de proyectores.

 

La opinión de PC Actual

Nos encontramos ante un momento de plena explosión de la alta definición en nuestro país. Gracias a que el formato Blu-ray será ya el único disponible en el mercado (no olvidemos la renuncia de Toshiba a seguir con HD DVD), los fabricantes se animarán en la comercialización de reproductores con este formato, por lo que también serán necesarios dispositivos de visualización compatibles.

 

En el caso de los proyectores, ya no es difícil encontrar modelos compatibles con el estándar 1080p, aunque lo cierto es que los disponibles en 720p también comienzan a ofrecer unos precios muy interesantes. Lógicamente, no podemos dejarlos de lado, ya que en estos momentos son una gran opción de compra, pero la calidad y definición que ofrecen los Full HD es muy superior en casi todos los aspectos. Dicha superioridad se pone de manifiesto en el segmento de proyectores debido a las grandes pantallas que se pueden utilizar.

 

Dicho esto, nos centraremos ahora en los cuatro modelos analizados, aunque bien pudieran haber sido algunos más, como es el caso de los que ofrecen fabricantes de la talla de Infocus, Mitsubishi, Panasonic o Samsung.

 

Por un lado se encuentran las soluciones de BenQ y Epson, enfocadas al mercado de consumo de gama media, ya que para la baja habría que realizar una selección de productos HD Ready. Ambos proyectores ofrecen una muy buena relación calidad/precio, sobre todo en el caso del modelo de BenQ. De hecho, hace tan sólo unos meses sería impensable poder adquirir un proyector Full HD por tan sólo 2.000 euros. Es, sin duda, una excelente noticia para aquellos que desean adentrarse en el fantástico mundo de la alta definición completa sin desembolsar una gran cantidad de dinero. Este detalle nos ha llevado a otorgarle el logo de Mejor Compra.

 

Pero no podemos olvidar tampoco la propuesta de Epson, decidida a participar en un segmento que en poco tiempo controlará el mercado de la visualización de gran tamaño. En este caso, la noticia reside en la inclusión de tres paneles LCD, así como en su altísimo contraste dinámico de 50.000:1.

 

Dentro del segmento de gama alta y notablemente por encima de otras soluciones se encuentran los modelos de JVC y Sony, ambos con el logo de Producto Recomendado por razones obvias. Realmente se trata de los abanderados de estas compañías con los últimos avances tecnológicos. Por un lado el DLA-HD100, con la tasa de contraste nativo más elevada del mercado, nada menos que 30.000:1. En combinación con el resto de características, este modelo proporciona una experiencia similar a la del mismísimo cine.

 

Por último, mención especial al aparato de Sony, el VPL-VW200, que es la estrella de los proyectores de alta definición Full HD. Aunque se echa en falta la disponibilidad de la corrección horizontal de la lente, lo cierto es que el apartado de calibración no podía ser más completo, siendo muy útil la corrección de la convergencia de colores, característica esta que permite modificar cada panel SXRD por separado.

 

Además, hay que tener en cuenta su íntima relación con los reproductores Blu-ray de la misma firma, por lo que el espectáculo con este modelo está servido, eso sí, con un precio que no es precisamente accesible para todo el mundo.

 

Lo  mejor

La extremada nitidez de la señal Full HD permite que consigamos adentrarnos en un nivel superior a lo que estamos acostumbrados. Se han mejorado considerablemente las técnicas para obtener secuencias suaves sin efectos como el ghosting u otros artefactos en la imagen. Lo mismo ocurre con el espectro de color, gracias a unas elevadas tasas de contraste (sobre todo las nativas).

 

Lo peor

Aunque cada vez son más económicos, los proyectores Full HD son una inversión que, salvo en algunas excepciones, nuestros bolsillos no podrán soportar. A estos proyectores hay que añadir el sobrecoste de un buen sistema de audio, así como una pantalla a la altura de las circustancias.

 

La sala de proyección debe ofrecer un mínimo de características, como una reducida iluminación exterior, suficiente espacio para situar el proyector o una distancia mínima entre los que deseen disfrutar de la proyección y la propia pantalla. Es probable que sea necesario realizar obra para esconder el cableado.

 

Equipos analizados

 

* BenQ W5000: http://www.pc-actual.com/productos/producto/2008/05/07/BenQ-W5000

 

* Epson EMP-TW2000http://www.pc-actual.com/productos/producto/2008/05/11/Epson-EMP-TW2000

 

* JVC DLA-HD100http://www.pc-actual.com/productos/producto/2008/05/14/JVC-DLA-HD100

 

* Sony VPL-VW200http://www.pc-actual.com/productos/producto/2008/05/19/Sony-VPL-VW200