Análisis

AMD Radeon HD 6990, para los jugones más exigentes

AMD se ha tirado a la piscina con esta Radeon HD 6990, una tarjeta gráfica de alta gama capaz de mover los juegos con una fluidez excepcional incluso a resoluciones muy elevadas

Anabel Pasiego

AMD Radeon HD 6990

5 mayo 2011

Hace unos meses se presentaron las primeras tarjetas gráficas de AMD con el chip Cayman, materializadas bajo la forma de placas Radeon HD 6950 y 6970. Las mejoras implementadas en su arquitectura hicieron que el procesamiento de los shaders, la teselación, la gestión de la potencia consumida y el oveclocking se viesen mejorados respecto a la generación anterior. Pero faltaba la versión de doble núcleo.

Doble GPU Cayman

Al final, AMD ha usado dos chips Radeon HD 6970 funcionando a su velocidad nominal en el modo de rendimiento extremo, lo que los hace capaces de mover los juegos a resoluciones muy elevadas, como 2.048 x 1.536 píxeles y con los parámetros de calidad configurados en sus valores más exigentes. Eso sí, a costa de unos 450 vatios de potencia demandada en el modo de funcionamiento extremo, con 880 MHz de velocidad para el procesador gráfico.

La firma también ha contemplado en esta propuesta un modo de funcionamiento «estándar» a 830 MHz. Sin embargo, el que buscarán los entusiastas que prefieren jugar a sus títulos con la máxima calidad que nos ofrece la tecnología actual es el extremo.

AMD Radeon HD 6990 detalle

Para afrontar la construcción de una tarjeta tan absolutamente masiva como la que nos ocupa es necesario contar con una tecnología termodinámica de primer nivel. Los chips alcanzan unos 80 grados en funcionamiento, con temperaturas en la superficie de la carcasa cercanas a los 70 grados. No obstante, a pesar de ello, la estabilidad de funcionamiento es excepcional. El uso de un sistema de control de la potencia disipada para que no supere los límites seguros de funcionamiento es clave para ello.

Y el sistema de único ventilador centrar con disipadores de alto rendimiento consigue expulsar el calor con rapidez. Los conectores traseros se organizan en una única fila para dejar sitio a las toberas de salida de aire y, aunque es una tarjeta ruidosa, es una mal menor comparado con el rendimiento que se obtiene.

Excelencia en las pruebas

Tanto en 3DMark Vantage como en 3DMark 11 las cifras se salen. Y, en juegos, obtener tasas de frames en torno a los 100 fps a resoluciones entre 1.920 x 1.080 y 2.560 x 1.600 píxeles es todo un lujo al alcance de los pocos usuarios que se puedan permitir pagar esta tarjeta y el equipo capaz de estar a su altura.

Alien VS Predator

2.560 x 1.600: 69,7 fps

Resident Evil Benchmark

1.920 x 1.080: 137,5 fps
2.560 x 1.600: 129,4 fps

Colin McRae DIRT2 (4 x FSAA, ajustes ultra)

2.560 x 1.600: 94,8 fps
Mínimo: 82,2 fps
Potencia: 467 vatios

S.T.A.L.K.E.R.: COP (Teselación activada, 4 x FSAA, DX11)

2.560 x 1.600 puntos
day: 48 / 92 / 145 fps
night: 45 / 84 / 159 fps
rain: 45 / 92 / 164 fps
sun shafts : 33 / 63 / 97 fps

3DMark 2011

Índice final: P9.378 puntos

3DMark Vantage

Índice final: P32.311 puntos
Potencia: 570 vatios
Potencia reposo: 148 vatios
Diferencial: 420 vatios

Unigine Heaven 2.5 (4 x FSAA, 16 x AF, Teselación extrema)

1.920 x 1.080 puntos
Mín: 8,7 fps Máx: 112,5 fps Media: 46,1 fps
4 x FSAA, 16 x AF, Teselación normal
1.920 x 1.080 puntos
Mín: 30 fps Máx: 126 fps Media: 64,4 fps
4 x FSAA, 16 x AF, Teselación normal
1.920 x 1.080 puntos
Overclocking memoria: 5.500 MHz / 20% termal throttling
Mín: 35,5 fps Máx: 175, 9 fps Media: 78,6 fps

Temas Relacionados
Loading...