Radmin 3.0

El escritorio remoto sin mensualidades: sólo habrá que pagar por licencias, que mejorará nuestra experiencia en la velocidad de la aplicación notablemente, con menos retardos y sin depender de que nuestro proveedor sufra problemas

17 abril 2008

Desarrollada por la empresa rusa Farmatech, es una potente herramienta de control y gestión remota de las máquinas, aunque enfocada a entornos muy específicos. Así, el acceso se realiza mediante un programa cliente desarrollado para Windows que, a través de un puerto TCP, se comunica directamente con el equipo remoto. Esto supone que, si estamos en la misma red, el cortafuegos del equipo remoto tendrá que tener abierto el puerto correspondiente (por defecto el 4899), mientras que si lo hacemos vía Internet, tendremos que contar con una VPN operativa, o redirigir el puerto en el router hacia la IP de la máquina a gestionar.

 

La ventaja de esta fórmula es que no tendremos que pagar cuotas mensuales, sino por licencias, ofreciendo importantes descuentos para múltiples máquinas. Además, al utilizar este mecanismo, la velocidad de conexión es más rápida, con menos retardos y sin depender de que nuestro proveedor sufra algún problema.

 

En la parte negativa, ofrece menor flexibilidad para conectarnos a cualquier máquina desde cualquier parte (requiere la instalación previa de un cliente gratuito), como ocurre con los servicios basados en web y residentes activos.

 

Nos ha gustado mucho la gran cantidad de funciones integradas, muy orientadas hacia el mundo del soporte de sistemas, como el acceso vía Telnet a la máquina remota para trabajar con ella desde la línea de comandos, la posibilidad de manejar equipos con más de una pantalla conectada, el envío de mensajes masivos o la comunicación vía voz. Por su parte, echamos de menos alguna función extra para esta clase de entornos, como la posibilidad de gestionar inventarios y configuraciones hardware.