RapidShare, pragmatismo y eficacia

Este servicio sigue manteniendo relativamente reducido el tamaño máximo de los ficheros que podemos subir. 200 Mbytes pueden ser más que suficientes si estamos haciendo backups de documentos generados por procesadores de textos o aplicaciones afines

Sergi Puertas

21 junio 2009

Aunque tal vez se queden cortos si deseamos es enviar a un amigo un vídeo de cierta extensión; y para trabajar con ficheros de hasta 2 Gbytes, deberemos inscribirnos como usuarios de pago. Las velocidades de carga y de descarga en las pruebas que hemos llevado a cabo han sido ligeramente superiores a las de su principal competidor, aunque cabe tener en cuenta que éstas varían en función de nuestra conexión y del estado del servidor remoto, por lo que no cabe tomar el dato como concluyente.

Una vez realicemos la primera subida anónima, RapidShare nos dará opción a crear una cuenta gratuita en la que quedará inscrita dicha carga. En adelante, podremos utilizar sus tres utilidades para la gestión de ficheros. Por un lado, disponemos de RapidShare Manager, que simplifica el proceso de subida, permite asignar prioridades a las descargas y simultanearlas siempre y cuando estamos inscritos.

RapidShare Uploader es una pequeña aplicación especialmente diseñada para gestionar las subidas al servidor que permite retomarlas desde el punto en que quedaron interrumpidas si se produce algún error en el proceso. Por último, contamos con RapidShare Checker, que nos dará opción a comprobar si determinados ficheros siguen activos en el servidor o si, por el contrario, han expirado.

Loading...
'); doc.close(); });