A la reconquista de América

La empresa española DocPath, especializada en soluciones de gestión documental, ha adquirido la estadounidense Resolutions con base en Atlanta (Virginia) por un monto de 1 millón de dólares

A la reconquista de América

28 abril 2008

La mayoría de los recibos de la luz o el agua que recibimos en casa, incluso de las multa de tráfico, son “por culpa” de DocPath. Esta empresa nació en 1992 de la mano del emprendedor de origen chileno Julio Olivares y su esposa Mercedes Caparrós, que se habían curtido en el seno de IBM durante más de veinte años atendiendo grandes cuentas en varios países, y ya factura 7 millones de euros al año.

 

Ahora, con una merecida reputación internacional “robándole” proyectos a la mismísima Adobe, se han decidido a dar un gran salto haciéndose con la compañía Resolutions (que ya implementaba su solución en EEUU) y una importante base de casi 400 clientes. “La ocasión la pintaban calva. Esta empresa pertenecía a su vez a otra que arrastraba grandes problemas de caja y debía hacer frente a un pago de 1 millón de dólares sí o sí, así que casi nos la ofrecieron en bandeja. Obtuvimos un crédito de 300.000 euros del ICO al 0,75 de interés y resto lo pusimos nosotros”, señala Julio Olivares. “Y el que está en EEUU, está en todo el mundo”.

 

Casi coincidente con dicho anuncio, DocPath inaugura su centro de I+D en Miguelturra (Ciudad Real) con la idea de ofrecer servicios de soporte y laboratorio a la oficina central de la compañía que está situada en Tres Cantos (Madrid) y que ya cuenta con 21 ingenieros. Ambos centros están unidos por un VPN (Red Privada Virtual) que permite a los trabajadores operar de forma simultánea; el resto la hace el AVE.

 

La diferencia de los programas de DocPath para la gestión documental es que son módulos estándar a precio fijo compatibles con la informática existente y que se pueden adaptar a la dimensión o naturaleza del proyecto sin apenas tener que parametrizar nada, a diferencia de los modelos al uso que necesitan muchos meses de implementación y al final los costes se suelen disparar. Así, a pesar de que es una de las soluciones favoritas en los proyectos bancarios de numerosos países, también puede ser adoptada por una pequeña pyme que requiera un alto volumen de gestión documental.

 

Mercados emergentes

Según nos aclara Javier Medina, responsable del área comercial de Docpath, “la banca on-line y los seguros están posicionándose hacia una generación dinámica de los documentos más que a una gestión documental tradicional. Ello exige y permite a su vez una disponibilidad de los documentos muy variada desde otras plataformas que no sea sólo la vía postal ni la impresora del pasillo. La digitalización y el almacenamiento de los documentos, para su integración en terceros productos, es la otra tendencia, por ejemplo, que los cajeros puedieran generarlos, imprimirlos y proporcionarlos bajo demanda del interesado”.

 

Documentos dinámicos, firma digital, acceso multiplataforma (especialmente desde la Web, el móvil o los quioscos/cajeros automáticos), integración con bases de datos, posibilidad de poder incrustar gráficos, logotipos, publicidad y código de barras, plantillas modificables… son solo algunos aspectos de la gestión documental del siglo XXI.

 

Y es que una cosa sí tienen clara: “Se pueden gastar millones de euros en tecnología, pero al final al cliente lo que le llega es un pedazo de papel impreso con un logo, y en la medida en que esté confeccionado (aspecto, contenido, disponibilidad…), su calidad dirá mucho de la empresa emisora”. Y es que independientemente del tamaño, todas las empresas y autónomos trabajan con facturas y albaranes.