Recuerdos en alta definición

Pasar de Standard Definition a HD resulta aún más espectacular que la revolución que supuso el cambio de la Televisión en blanco y negro al color. Si éste te emocionó, espera a ver lo que estas cámaras pueden hacer por ti

Recuerdos en alta definición

6 octubre 2008

Nos encontramos en un punto de inflexión dentro del segmento de las grabaciones de vídeo de consumo. En efecto, hasta hace poco, la alta definición de vídeo era un concepto que se asociaba a la gama alta de la electrónica de consumo, tanto en pantallas como en reproductores o videocámaras.

No obstante, esto ha cambiado radicalmente, debido sobre todo a que el parque de televisiones HD en los hogares ha sufrido un aumento espectacular durante el último año. Suele ocurrir que, cuando una tecnología tiene éxito, arrastra a las que están intimamente relacionadas con ella, y este caso no es una excepción.

Así las cosas, las videocámaras con resolución estándar también han sufrido una reduccion de precios importante para dejar paso a los modelos de alta definición, por lo que también es una buena oportunidad para hacernos con alguno de los modelos disponibles SD (Standard Definition), ya sean basados en cinta o bien en disco duro o discos DVD de 8 cm.

Parámetros de calidad

Sin embargo, las que nos interesan en este momento son las novedades que han surgido dentro del segmento del Full HD que, como ya sabréis, se basa en una resolución de 1.920 x 1.080 píxeles en modo progresivo. En este sentido, existe una nota discordante, y es que algunos fabricantes ofrecen grabación en 1.080 líneas pero en modo entrelazado, así que, por definición, no podrían considerarse Full HD. Para salvar este escollo, lo que hacen es implementar una salida HDMI capaz de convertir en tiempo real esa señal entrelazada en progresiva, algo que puede conllevar una pérdida de calidad.

En todo caso, bajo nuestro punto de vista existe una característica más importante a la hora de obtener la mejor calidad de posible, la tasa de datos que los procesadores de imagen son capaces de soportar. Como podréis comprobar a continuación, el formato HDV sigue manteniendose en cabeza en este aspecto, aunque a nivel práctico, dentro del hogar, no es un formato que se pueda manejar fácilmente.

Para ello nacieron otros como el AVCHD, capaces de comprimir la imagen hasta límites insospechados y, además, hacerlo en cualquier soporte, tanto en disco duro como en unidades de memoria flash o discos ópticos. Pero, lo cierto es que para poder codificar este formato es necesario una gran potencia de proceso, algo que está obligando a los fabricantes a reducir la tasa de datos, que no es otra cosa que la cantidad de información que se muestra en un segundo.

Otro detalle a tener en cuenta es la óptica de las cámaras, elemento de vital importancia para obtener una buena calidad. Si este elemento falla, el resto también lo hará en cadena. Sin embargo, hemos notado cómo la calidad de las ópticas que los fabricantes han incorporado en los modelos de esta comparativa es notable. Siempre existen desarrollos superiores, como es el caso de Fujinon, Carl Zeiss o Leica, pero el resto tampoco se queda a la zaga.

Que no te confundan

Llegados a este punto, no podemos dejar pasar la oportunidad de referirnos a dos características que, bajo nuestro punto de vista, no hacen mas que confundir a los compradores. En primer lugar, el zoom digital, que no es otra cosa que la interpolación de la imagen obtenida para simular un acercamiento del objetivo. Lo único que conseguiremos con su uso es la pixelización de la imagen hasta límites insospechados, por lo que no es recomendable su uso. A la hora de adquirir una cámara, siempre nos fijaremos en el zoom analógico, que, al fin y al cabo, se consigue mediante la óptica de la cámara, por lo que es real.

Por otro lado, notarás que no hacemos casi referencia al modo de fotografía que ofrecen estas videocámaras. Por muchos megapíxeles que se utilicen en este modo, lo único que conseguiremos es una imagen más grande, pero ni mucho menos de mayor calidad. Lo normal es que, al ser diseños especializados en la captación de secuencias de vídeo, no se obtengan buenos resultados en la captura de instantáneas, apareciendo demasiado ruido en ellas como para tenerlas en cuenta.

Sin más, os dejamos con estos 6 modelos que, en términos generales, nos han dejado un buen sabor de boca.

* Canon HV30

* JVC Everio GZ-HD6EX

* Panasonic HDC-HS9

* Samsung VP-HMX20C

* Sony HDR-SR12E

* Toshiba Gigashot A100F

El dilema de la edición de vídeo en HD

Uno de los aspectos que puede echar para atrás a los compradores de estas cámaras es la posibilidad de editar las secuencias en el PC para obtener mejores resultados. Lo cierto es que, aunque los ordenadores actuales comienzan a ser capaces de reaccionar ante tal cantidad de datos, la edición en tiempo real es prácticamente imposible cuando decidimos introducir cualquier tipo de efecto, transición o el manejo de varias capas a la vez. Al equipo no le quedará otra que ponerse a renderizar los resultados, algo que ralentizara enormemente el proceso.

Otra limitación es poder mantener los contenidos en HD para seguir disfrutándolos al máximo. Por suerte, fabricantes como Pinnacle ya ofrecen en su software la posibilidad de compilar directamente en Blu-ray, lo que es una gran noticia.

La opinión de PC Actual: Aprovechan el tirón de las pantallas LCD TV

Son modelos que aún les queda camino por recorrer debido a las condiciones del mercado al que se enfrentan. Sin embargo, comienzan a cumplirse las premisas necesarias para su éxito: en primer lugar, el parque de televisiones LCD TV con, al menos, el logo HD Ready ha aumentado exponencialmente durante el último año, por lo que ya es fácil poder disfrutar de este tipo de cámaras en el salón.

Por otro lado, la duda despejada sobre los formatos de alta definición, con la victoria inapelable del Blu-ray Disc. Es, sin duda, el mejor momento para estos dispositivos, algo que han sabido entender a la perfección los fabricantes, proporcionando verdaderas gamas de producto y no propuestas concretas.

Centrándonos en los modelos analizados, hemos intentado abarcar todos los sistemas posibles de almacenamiento, desde la cinta miniDV hasta los discos duros, pasando por memoria Flash. En primer lugar, debemos hacer una mención especial al modelo de Canon, el HV30, una camara excelente con una calidad de imagen a la altura, pero que, bajo nuestro punto de vista, no es la opción más indicada para aquellos usuarios que buscan facilidad y rapidez de respuesta.

Para ellos, son algo más indicadas las propuestas basadas en disco duro o memoria Flash. Los dos modelos que hemos recomendado son prácticamente obras de arte. JVC nos ofrece la Everio GZ-HD6EX, una verdadera delicia de cámara en términos tanto de calidad como de prestaciones. Por su parte, la HDR-SR12E de Sony aporta (como viene siendo habitual en este mercado) lo último en tecnología.

Son dos modelos que, en nuestra opinión, están por delante (junto al de Canon) del resto de propuestas analizadas. Casi a la misma altura se encuentra la Panasonic HDC-HS9, un ingenio de la miniaturización sin olvidar tampoco la calidad. No olvidemos que se trata del modelo más pequeño pero con un sistema de triple CCD en su interior, lo que ya de por sí es un logro y un símbolo de calidad.

Por otro lado, nos ha llamado la atención el modelo Gigashot A100F de Toshiba, una propuesta que ligeramente inferior pero que es capaz de codificar la señal a una resolución de 1.920 x 1.080 píxeles y 60 fps lo que la hacen ideal para secuencias de gran velocidad. La Samsung VP-HMX20C no rompe moldes en el apartado de HD, pero sí aporta otros detalles interesantes como la grabación superlenta a 300 fps o su enfoque a través de la pantalla táctil.

Lo mejor: Calidad, definición

El salto cualitativo con respecto a la definición estándar es abrumador. Los chips de procesado de imagen HD han mejorado notablemente. El tamaño de los cuerpos de las cámaras se asemeja a los modelos tradicionales.

Lo peor: Requerimientos

Los fomatos de alta definición siguen siendo prohibitivos a la hora de editarlos en PC. También ocurre con el resto de cámaras de vídeo: las fotos ofrecen una pobre calidad. Sus precios bajan, pero siguen siendo inaccesibles para muchos usuarios.