Recuperación de datos en España: tendencia y evolución

Pocas empresas serían capaces de sobrevivir a un desastre informático si su información desaparciese de un día para otro; incluso parar la actividad unas horas ya trae consecuencias insondable

Recuperación de datos en España: tendencia y evolución

14 diciembre 2008

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

La recuperación de datos es una actividad que tiene un gran potencial de desarrollo en España ya que se ha reducido la brecha en implantación de nuevas tecnologías con los países más avanzados de la Unión Europea en los últimos años. Por lo tanto, el uso cada vez más extendido de equipos informáticos aumenta el riesgo de que se produzcan situaciones de pérdida de datos.

 

Por otra parte, con relación a las empresas especializadas en recuperación de datos, no existe la figura de un Ente Regulador en España, que establezca las condiciones mínimas que deban cumplir las diferentes empresas del sector.

 

El mercado español se caracteriza por la presencia de operadores locales con un nivel de cualificación muy dispar, con un volumen de negocio reducido y por su opacidad, con una oferta de soluciones y productos limitada y de carácter reactivo. Al ser los datos de las empresas confidenciales y normalmente de un alto valor económico, el proceso de recuperación de los mismos es una taea sensible que requirer ser tratada con mucho rigor.

 

Por parte de las empresas, la sensibilidad hacia los temas de recuperación de datos ha crecido mucho en los últimos años. Nuevas disposiciones legales, como la Ley de Protección de Datos y la nueva legislación sobre prácticas de Buen Gobierno, han aumentado las exigencias legales de la conservación y control de uno de los principales activos de las empresas, los datos.

 

Cuando se habla de buen gobierno corporativo lo habitual es poner el énfasis en los aspectos relacionados con la estructura y funcionamiento de los consejos de administración, comités de auditoría y de remuneración y prácticas de divulgación y transparencia.

 

Sin embargo, si se considera el buen gobierno desde la perspectiva de la gestión eficiente de los recursos de la empresa, todo lo relacionado con la preservación de los datos e información en soporte informático adquiere una relevancia fundamental. Las empresas no sólo deben garantizar la conservación de los datos por cuestiones internas de funcionamiento, sino tener previstos los mecanismos de recuperación de los mismos en el supuesto de pérdida de datos.

 

La recuperación de datos figura como procedimiento específico en los manuales de los departamentos de TI sólo en las mayores empresas de España, especialmente en las cotizadas en el IBEX 35. En estos casos, lo normal es que dispongan de una infraestructura tecnológica avanzada: planes de contingencia, copias de segurida off site y servicios duplicados de copias de seguridad.

 

Con relación a las demás empresas, el abanico es muy amplio. Pero en general, la mayoría de las empresas no suelen tener los suficientes recursos propios para gestionar este tipo de riesgos y, por lo tanto, están muy expuestas al riesgo de pérdida de datos informáticos clave para su funcionamiento.

 

Pero en cualquier caso, por muy sofisticados que sean los sistemas puestos en marcha, la seguridad no es total y todas las empresas están expuestas a sufrir una pérdida de datos. Es frecuente que se produzcan fallos en copias de seguridad en portátiles no conectados con la red y fallos inéditos en servidores de gama alta. En este sentido, la gran mayoría de los directores de IT de las empresas españolas están muy abiertos a analizar las diferentes soluciones y herramientas que hay en el mercado para recuperación de datos.

 

Hoy en día, la creciente dependencia de los datos y la proliferación del almacenamiento de información clave en equipos informáticos en empresas y en ordenadores personales, aumenta la necesidad de disponer de soluciones de recuperación de datos. La incapacidad para acceder a datos importantes puede fácilmente inutilizar a una empresa o paralizar un negocio, dando lugar a largos períodos de parón y pérdida de productividad que pueden afectar hasta a la supervivencia de la empresa.

 

No todo está perdido

Hasta hace poco, los datos que se perdían debido a anomalías del hardware y el software, equipos que no arrancan, infecciones de virus, errores humanos y particiones suprimidas o perdidas eran irrecuperables. En la actualidad, la mayoría de los datos perdidos se pueden recuperar, a pesar de la creciente complejidad de los sistemas, de la gran variedad de plataformas y de la mayor densidad de almacenamiento en los soportes magnéticos.

 

De ahí la gran importancia para la empresas de recuperación de datos de estar en la vanguardia tecnológica para poder actuar con la mayor eficacia y velocidad de respuesta.

 

Para comprender la incidencia de la pérdida de datos en la actividad de la empresa, es interesante observar que según una encuesta de Coste del Cese de Actividad realizada por Ontrack en los EEUU, hasta el parón más corto puede ser devastador para una empresa.

 

La encuesta averiguó que el 76% de las empresas sienten que está en riesgo la supervivencia de una compañía en casos de parón de 24 a 72 horas. El 20% estaba de acuerdo en que de una a ocho horas de parón es muy dañino y el 8% de las empresas encuestadas sentía que sólo una hora de parón puede afectar a la supervivencia de una compañía.

 

En el caso de España, en el supuesto de catástrofe, se podría llegar a recuperar un promedio del 88,5% de la información de las empresas. Estos son los datos recogidos por la Asociación Española para la Dirección Informática (AEDI) en su segundo estudio sobre la situación actual y tendencias en las empresas consumidoras de tecnologías de la información españolas, realizado mediante consulta directa a 314 directores de sistemas de información de grandes y medianas empresas.

 

Según el resultado de un anterior estudio sobre seguridad de la información realizado por AEDI, el 74% de las empresa españolas no serían capaces de sobrevivir más de cuatro días sin la información de sus ordenadores

 

La pérdida de datos es siempre una situación delicada. La falta de una acción correctiva rápida, puede causar daños permanentes a la continuidad del negocio y paralizar la capacidad de una compañía para dar servicio a sus clientes. Mediante una adecuada planificación y reflexión sobre la forma de actuación, se puede minimizar el coste -y, el estrés- que acompaña a las pérdidas de datos.

 

Por Nicolás Green, director de Kroll Ontrack España