Redes sociales: una para cada necesidad

Las tecnologías que nos permiten permanecer en contacto constante con familiares y amigos han causado y siguen causando furor hasta el punto de encumbrar a Facebook como la segunda página más visitada del planeta

Sergi Puertas

Redes sociales: una para cada necesidad

24 noviembre 2010

Si el año pasado bastaba con echar un vistazo a los ordenadores que los hoteles ponen a disposición de quienes se alojan en ellos para comprobar que la mayor parte de los usuarios los empleaban para conectarse a sus cuentas de Facebook, este año el fenómeno ha cobrado mayor relevancia si cabe. No en vano, las cifras de inscritos en las principales redes sociales sigue creciendo exponencialmente y, si antes dependíamos de los equipos informáticos para la consulta y actualización de nuestro perfil, la popularización que están alcanzando los smartphones con conexión a Internet nos permite realizar nuestras operaciones favoritas desde prácticamente cualquier rincón del planeta.

De hecho, un estudio reciente de la Fundación Telefónica asegura que 2 millones de españoles utilizarán de forma habitual las redes sociales a través de móvil antes de 2011; y que en los próximos cuatro años se prevé un crecimiento de esta actividad en un 45% debido al ritmo que está siguiendo la renovación de teléfonos móviles de banda ancha, la existencia de tarifas planas competitivas y la experiencia del usuario.
Los objetivos

No obstante, ¿de qué operaciones estamos hablando? Y, en definitiva, ¿para qué sirve una red social? Esa es la pregunta que con mayor frecuencia se hacen y nos hacen los profanos en el tema. La respuesta más obvia, mantenernos en contacto permanente con familiares y amigos, se complementa con otras que irán poniéndose de manifiesto a lo largo de cada uno de nuestros análisis. Así, tal y como veremos, ciertas redes sociales están especialmente pensadas para acreditar nuestros logros en el ámbito laboral, otras están orientadas a crear grupos de discusión e intercambio de ideas, a dar difusión a nuestra actividad artística o a facilitarnos el establecimiento de relaciones afectivas con miembros del sexo opuesto. En definitiva, para mucho más de lo pueda parecer a simple vista.
Los límites se encuentran cada vez menos perfilados

Para el presente estudio, hemos optado por centrarnos en aquellos servicios que nacieron con vocación específica de constituir una red social. No obstante, si nos referimos a las redes sociales en su acepción más amplia, cabría preguntarse hasta dónde abarca el concepto.

Efectivamente, sitios como Flickr o DeviantArt, por citar sólo dos ejemplos, fueron originariamente concebidos como espacios para la publicación de fotografías y vídeos y arte en formato digital, respectivamente, pero hoy integran un sistema para la creación e inscripción en grupos, establecimiento de vínculos entre usuarios e intercambio de comentarios y material multimedia que dan lugar a verdaderas comunidades virtuales tan concurridas y activas como las que podemos encontrar en las redes sociales a las que pasamos repaso aquí. Esto mismo es aplicable a un sinfín de servicios más.

En realidad, el hecho de que cada vez con mayor frecuencia todo tipo de páginas incluyan los consabidos iconos para publicar la información que en ellas se aloja directamente en nuestros muros de Facebook, en nuestros tweets de Twitter, etcétera, deja constancia de que la propia Internet está a un paso de consolidarse, más que nunca, como la red social que en realidad siempre fue. Porque esa es la palabra que define la tan cacareada Web 2.0: social.

Nuestras pruebas

La complejidad a la hora de evaluar servicios tan particulares como las redes sociales, donde la gratificación y el disfrute del usuario depende mucho más de la propia interacción con los demás miembros que de los detalles del propio servicio, hace que los criterios a considerar a la hora de efectuar una valoración resulten por fuerza difusos. No obstante, hemos probado las principales opciones que ponía a nuestra disposición cada una de las redes: establecimiento de vínculos, creación de grupos temáticos y causas, publicación de álbumes de fotografías y de vídeo, etcétera. También hemos permanecido conectados ininterrumpidamente a las mismas durante aproximadamente una semana, compartiendo información con nuestros contactos para hacernos una idea de las posibilidades que se nos ofrecían.

Las puntuaciones otorgadas, así pues, tratan de aunar la eficiencia de cada sistema y su facilidad de uso, y todos los servicios han aprobado con nota muy alta, con las impresiones subjetivas que hemos ido cosechando a lo largo del proceso. A la hora de evaluar la rapidez con la que cargan las páginas y su popularidad, hemos rastreado sus estadísticas en Alexa, la subsidiaria de Amazon que se ocupa de medir el tráfico en Internet. Como se pondrá de manifiesto en nuestro apartado de conclusiones, la popularidad de la red y el tráfico que genera el sitio han sido otros valores determinantes a la hora de emitir veredicto.

La opinión de PC Actual: distintas redes y distintos fines

Pocas veces un servicio se impone a los otros con tanto ímpetu como en el caso que nos ocupa, de modo que estamos seguros de que nadie se sorprenderá si afirmamos que Facebook se erige como la red social más interesante en el ámbito generalista. Sus gigantescas cifras de inscripciones garantizan que no hay mejor lugar para averiguar qué ha sido de antiguos amigos y conocidos y recuperar el contacto con ellos, o sencillamente para permanecer en comunicación constante con aquellos que se encuentran a nuestro alrededor. El hecho de que el promedio de amigos por usuario ronde los 150 certifica que, si lo que buscamos es ampliar nuestras relaciones sociales, el servicio no nos defraudará; y sus más de medio millón de aplicaciones atestiguan que tenemos entretenimiento para rato.

Frente a la aparente hegemonía de este servicio, ¿qué pueden ofrecernos sus competidores? Bastante más de lo que parece a simple vista. Tuenti sigue siendo puntero en nuestro país y los jóvenes han de darle una oportunidad. Twitter es indispensable para todo microblogger y la posibilidad de gestionarlo utilizando Power Twitter o Twiteroo aumenta su atractivo. MySpace, por su parte, constituye un excelente competidor porque cuenta con características de las que el servicio de Mark Zuckerberg carece, como una página muy personalizable y una biblioteca de música que contempla tanto grupos legendarios como jóvenes artistas que dan a conocer sus primeras canciones. Para estos últimos, ésta es sin duda la red social de mayor interés, puesto que ninguna otra dispone por el momento de un espacio equivalente para almacenar y reproducir canciones.

Facebook_Opina

Otros servicios en liza

El servicio que ofrece LinkedIn no fue concebido para el entretenimiento y, en este sentido, parece más destinado a ser complementario del resto de las redes sociales que a competir por la supremacía. Queda por ver si la red arraiga en nuestro país hasta el punto de convertirse en un estándar ampliamente utilizado por profesionales de cualquier ámbito, de modo que, efectivamente, sirva para demandar y ofertar empleo, o si, por el contrario, va quedando relegado a un segundo plano en favor de portales especializados como Infojobs, que le va a la zaga.

En cuanto a los demás servicios, no cabe duda que algunas de las características de redes como Bebo, Hi5 o y Ning son lo suficientemente interesantes como para que merezca la pena echarles un vistazo. Pero Badoo y su excelente apuesta por el ámbito de las relaciones y el romance tal vez sea el más apto para seguir ascendiendo posiciones, pues constituye una web de visita obligada para quienes buscan pareja.

En cuanto a Google, a pesar de su éxito en otros campos, en el de las redes sociales no han hilado muy fino y no han conseguido destacar especialmente. Nosotros hemos elegido para nuestra comparativa Orkut, que a pesar de no ser muy utilizada en nuestro país, sí lo es algo más que su otra alternativa, Buzz, prácticamente desconocida entre los usuarios españoles, aunque con éxito fuera de nuestras fronteras. De momento, tendremos que esperar a la llegada de Google Me para ver si el gigante de Internet despega en este ámbito.

No obstante, a pesar de que existe variedad, hay que tener en cuenta que gestionar diversas redes sociales de manera simultánea no resulta práctico, y que, al emplear estos servicios, dependemos de que nuestros conocidos se inscriban, y a estas alturas tal vez sea tarde para convencerles de que repliquen su cuenta de Facebook o MySpace en otro lugar.

Lo mejor: amplio espectro

La amplia oferta en este ámbito y la posibilidad de gestionar diversas redes de manera simultánea empleando aplicaciones como TweetDeck o PingFM.

Lo-mejor

Lopeor

Lo peor: prima la fama

El efecto llamada que propicia que los usuarios se agreguen masivamente a una misma red social en un país determinado convirtiéndola en hegemónica no siempre prima que se impongan las más interesantes ni las que más funcionalidades ofrecen.