¿Se regala el software?

Freeware, la palabra mágica, es ahora una estrategia volcada al servicio. Los fabricantes de ERP ya no se ven como una fábrica de producto, sino como una «fábrica de horas». Producen y entregan horas de gran valor añadido, más cuanto mayor es el conocimiento

¿Se regala el software?

10 marzo 2009

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

¿Es posible que puedan existir fabricantes que entreguen su software profesional sin cobrar licencias? ¿Sin limitaciones en el acceso a sus componentes? ¿Y para siempre?

Pues gracias al modelo freeware hoy es posible. La Wikipedia define freeware como aquel «tipo de software de computadora que se distribuye sin coste y por tiempo ilimitado…».

Visto desde este punto de vista, podríamos afirmar que efectivamente se trata de un modelo de comercialización que «regala el software»; pero aún siendo así, es necesario realizar ciertas matizaciones que concreten el modelo de cara tanto a la compañía fabricante como a sus usuarios.

Pero antes de nada, me gustaría que pensáramos en el contexto en el que se movían las empresas tecnológicas hace más de 30 años. Entonces el desarrollo de aplicaciones estaba en manos de unos pocos fabricantes con alta capacidad tecnológica y financiera, y el coste de los equipos y sistemas operativos eran muy elevados.

A esto había que añadir que, por entonces, España tenía un escasísimo volumen de profesionales especializados. Todos estos factores condicionaban el coste de desarrollo de dichas plataformas que finalmente eran accesibles sólo para las grandes compañías (un simple programa de facturación o contabilidad requería una inversión de más de varios millones de pesetas).

Sin embargo, la enorme evolución del mundo tecnológico a lo largo de los últimos 15 años, que no sólo se ha producido en el sector del hardware sino también en el software, ha conllevado una paulatina reducción de los costes de fabricación de la que se ha beneficiado directamente el consumidor o usuario.

En el sector del software las herramientas están cada vez más optimizadas. Se han reducido los costes de fabricación gracias a la acumulación de conocimiento y a la aparición de nuevos estándares (bases de datos, sistemas operativos).

Todo ello permite que el desarrollo y mantenimiento de las aplicaciones informáticas sea mucho más económico y rentable. Actualmente ya no tiene sentido anclarse en estructuras empresariales de elevado coste y totalmente desfasadas. Existen modelos altamente competitivos y mucho más transparentes.

Hoy en día pocos o nadie estarían dispuestos a pagar 30.000 euros ni por un PC ni por un programa de contabilidad. Y si ya hemos asistido a una precipitación de los precios en los elementos hardware y software básico, ¿por qué no puede suceder lo mismo en el ámbito de ciertas aplicaciones más profesionales?

Pues puede suceder, como lo demuestra el hecho de que ya existen algunos software que se comercializan bajo esta nueva filosofía de ventas basada en freeware.

La realidad es que, actualmente, el precio de las licencias no está justificado por los costes de desarrollo. Quizás sucede que, como el software es eso… «soft», «humo», los grandes fabricantes se apoyan en importantes campañas de imagen y comunicación para ocultar esta realidad y seguir aprovechando esa oportunidad.

¡Pero el modelo ha cambiado! Y aunque, como se suele decir «gratis, gratis, no hay nada» y tampoco podríamos decir que el software se regala, sí podemos afirmar (y este es el «truco») que el coste actual de desarrollo y evolución permite que éste sea asumido por algunos fabricantes de software.

Por aquellos que ofrecen alternativas diferenciadas y que tienen una visión de «solución volcada al servicio» y no tanto de «producto», lo que repercute en mayores beneficios para el cliente más allá del mero ahorro de licencias. ¡¡¡Larga vida al freeware!!!

Por Ignacio Herrero, director general de Ahora Soluciones

Temas Relacionados
Loading...