Los relojes inteligentes, una alternativa económica a los smartphones

22 diciembre 2014

El año 2014 va a acabar con una gran cantidad de relojes y pulseras inteligentes en el mercado. Para muchos, todavía queda bastante tiempo para que éstos sustituyan a los smartphones, pero lo cierto es que ya se han convertido en una alternativa económica a los teléfonos inteligentes.

De momento tienen menos funciones que los smartphones, pero son realmente parecidos. Los relojes inteligentes que ya han llegado al mercado son casi iguales que los teléfonos inteligentes. Cuentan con un procesador, una memoria RAM y una memoria interna, una pantalla y un sistema operativo semejante al del smartphone. No obstante, su precio también es más económico que el de un teléfono inteligente. Hace poco estuvo a la venta el LG G Watch por tan solo 99 euros. Y el reloj más caro no pasa de los 500 euros, cuando los smartphones llegan ya a los 800 euros.

Como es obvio, los relojes inteligentes no cuenta ni con los procesadores, ni memorias RAM, ni las pantallas con las que cuentan los smartphones más caros. Pero lo cierto es que empiezan a ser una alternativa económica a los teléfonos inteligentes. Quizás su mayor carencia es la falta de capacidad para realizar llamadas con la que nos encontramos. No obstante, el Samsung Gear S ya es capaz de realizar llamadas, por lo que es algo que tenemos solucionado. Este reloj inteligente de Samsung parece notablemente caro, por ser más costoso que sus rivales en el mercado. Sin embargo, su precio es de 400 euros, y si lo comparamos con el smartphone de mayor nivel, nos damos cuenta de que en realidad no es tan caro.

No obstante, aunque los relojes inteligentes ya son una alternativa a los smartphone, lo serán realmente y competirán con ellos en el futuro. Tengamos en cuenta que las características de estos mejorarán, a la vez que los precios irán descendiendo en estos productos. Pensemos en la relación entre el precio de los smartphones inicialmente, y los que ya existen ahora, por menos de 100 euros. Algo parecido ocurrirá con los relojes inteligentes. El LG G Watch, uno de los primeros lanzados, ya se ha comercializado en algún momento por menos de 100 euros, y esta tendencia será cada vez más recurrente con el paso del tiempo. Al final, podrían convertirse en la alternativa más económica a los smartphones para aquellos que busquen un medio de comunicación.