El fin del roaming en Europa se aplaza al 2017

25 junio 2015

El roaming era algo que estaba visto para sentencia. Finales de este año 2015 era la fecha esperada, pero se ha ido cambiado diversas veces por la presión de las operadoras. Ahora, el año 2017 parece el definitivo para que el roaming acabe desapareciendo.

Smartphone_viaje

El fin que no llega

Parecía que el fin del roaming estaba cerca cuando así se anunció hace ya muchísimos meses. Sin embargo, también parecía claro que las operadoras, que ganan mucho dinero gracias a los extranjeros que viajan fuera de su país y utilizan su móvil, no iban a permitir que se acabara con una fuente de ingresos tan importante así como así. Es por eso que hemos visto cómo las fechas del fin del roaming han ido cambiando en diversas ocasiones. Y de finales del año 2015 se pasó a nada más y nada menos que diciembre de 2018, tres años más que permitirían a las operadoras seguir ganando dinero. Sin embargo, parece que no habrá que esperar tanto.

2017

A Bruselas le parecía demasiado tiempo tener que esperar hasta el año 2018 para que el roaming en Europa desaparezca, y lo cierto es que es por eso que han estado tratando de negociar con las operadoras para que esas fechas cambien. La información sobre las nuevas fechas proviene de Günther Oettinger, el comisario de Economía y Sociedad Digital de la Unión Europea, quien en unas declaraciones al medio alemán Rheinishce Post ha afirmado que "los cargos por el roaming probablemente desaparecerán en el 2017". Y concretamente, sería a mediados de ese año cuando ya podríamos empezar a viajar por Europa utilizando los servicios de nuestra operadora sin tener que pagar una tarifa diferente a la que tenemos en nuestro país. Se habla del segundo trimestre del 2017, por lo que es de esperar que en algún momento entre los meses de abril y junio el roaming pase a formar parte de la historia.

Roaming, ¿por qué?

Lo curioso, en cualquier caso, es que el roaming hoy en día no deja de ser un servicio virtual con el que cobrar más dinero a los usuarios. Inicialmente, tenía lógica y era necesario. Cuando uno sale de su país y entra en otro, comienza a utilizar las instalaciones y las redes de otra operadora, que los presta a la nuestra. Esto tiene un precio, y es lo que pagamos en forma de roaming, porque de alguna manera estamos alquilando el servicio a otra operadora. Obviamente, hay márgenes que hace que tanto la operadora local como la nuestra ganen más dinero, pero no deja de ser un alquiler suplementario a lo que ya teníamos contratado en nuestro país.

No obstante, eso fue en un principio. Hoy en día, en Europa, no existen tantas operadoras como parece. T-Mobile, Vodafone, Movistar y hasta Orange, son operadoras en activo en diversos países, no solo de Europa, sino también de Latinoamerica. Y son algunas de las operadoras más grandes del mundo. Podemos llegar incluso un poco más allá, al decir que una gran cantidad de las operadoras restantes subcontrata el uso de las instalaciones que estas operadoras tienen, por lo que al final se trata de que casi todas están utilizando la misma infraestructura. Al final, es muy simple, si cuando yo estoy en España tengo contratado Vodafone ES y cuando viajo a Francia me conecto con Vodafone FR, ¿por qué tengo que pagar roaming si es "la misma compañía"?

Todo, por no hablar de que al final no existe una diferencia especial entre que una operadora le cobre a un usuario local, y que le cobre a un usuario extranjero. ¿Por qué el extranjero debe pagar más, si tiene el mismo servicio? Y es que, al fin y al cabo, todos en algún momento viajamos y no queremos estar desconectados. Ya se está negociando con las operadoras y se cree que se podría cerrar la negociación próximamente, momento en el que conoceremos oficialmente si a partir de mediados del 2017 ya podremos viajar por Europa sin tener que gastar tanto dinero para utilizar nuestro servicio de conectividad móvil.

Loading...