Análisis

Router AVM Fritz!Box WLAN 3370, altas prestaciones a buen precio

Los últimos productos de esta firma alemana que hemos analizado han sido routers de alta gama elaborados sin compromiso. Todos nos han encantado tanto por la calidad del hardware como por su intuitiva interfaz

Juan Carlos López Revilla

AVM Fritz!Box WLAN 3370

26 febrero 2013

Lógicamente, el precio de estos productos es elevado, lo que los aleja de un amplio abanico de usuarios. Esta es la razón por la que teníamos muchas ganas de diseccionar uno de los encaminadores del segmento de entrada de AVM, pues nos parecía la mejor forma de averiguar si los ingenieros de esta compañía son capaces de poner a punto un producto de prestaciones competitivas a un coste asequible para un espectro de usuarios amplio.

La mejor forma de comenzar el análisis del router que nos ocupa no es otra que declararlo un muy digno «hermano pequeño» de los modelos Fritz!Box 7390 y 7360 que probamos hace varios meses. Aunque carece de la estación base para terminales inalámbricos DECT que sí incorporan los dos modelos tope de gama de la familia, es justo hacer hincapié en que respeta a pies juntillas el espíritu de estos.

Y es que su interfaz de usuario es prácticamente calcada a la de sus congéneres. Incorpora los mismos asistentes de configuración, el mismo módulo de optimización del rendimiento, las mismas estadísticas... Todo es prácticamente idéntico, lo que habla alto y claro acerca de las muchas posibilidades de este producto.

AVM Fritz!Box WLAN 3370 detalle

El diseño de la placa de circuito impreso de todos los routers de AVM es increíblemente pulcro

Sus especificaciones son muy ambiciosas, de hecho, incorpora un módem VDSL/ADSL2+ de última generación y un servidor de ficheros multimedia compatible con los protocolos DLNA y UPnP, contempla la conectividad 802.11n mediante enlaces de hasta 450 Mbps, tiene dos puertos USB a los que podemos conectar impresoras y discos duros externos, etc. Sus posibilidades son enormes, por lo que su flexibilidad y potencia satisfará las exigencias de prácticamente cualquier usuario por exigente que sea.

Los resultados que ha arrojado en nuestras pruebas son también muy satisfactorios. Fue capaz de propagar la señal inalámbrica en una planta diáfana de 300 metros cuadrados, así como en un piso de 80 metros repleto de barreras físicas. Además, en ambos casos arrojó una velocidad de transferencia sostenida muy cercana a los mejores índices que obtuvimos en nuestra última comparativa de encaminadores. Si su precio entra dentro de vuestras posibilidades, haceos con él sin dudarlo.

Temas Relacionados