Sage radiografía a la pyme española

Ha sido presentado un estudio realizado por la multinacional Sage en la que se manifiesta el «sentir» y «respirar» del pequeño y mediano empresariado español ante la adopción de las nuevas tecnologías de la información a la hora de combatir la crisis estructural económica

Sage radiografía a la pyme española

24 febrero 2010

El estudio presentado hoy por Sage (multinacional británica dedicada a desarrollar programas de gestión empresarial y que se hizo hace unos años entre otras empresas con la veterana SP española) y titulado «Radiografía de la Pyme 2010» muestra una serie de conclusiones que, para resumirlas a unas pocas palabras, viene a decir que «la tecnología, para quien la use».

En primer lugar llama la atención el funcionamiento de las empresas con unos medios limitadísimos en cuanto a infraestructura tecnológica: el 71% de las participantes en el estudio (con hasta 50 empleados) declaran tener menos de cinco ordenadores en sus negocios, y un 46% ni siquiera cuenta con una página web propia con sus datos corporativos o listando sus productos y servicios.

Aún así, reconocen o saben reconocer la utilidad de las herramientas ofimáticas para la gestión de su negocio, la promoción de su oferta y la captación y retención de los clientes. Lo que pasa es que en la práctica, se queda en el uso intensivo del teléfono móvil y el correo electrónico. Todos realizan llamadas y atienden su buzón (tres de cada cinco de los encuestados, básicamente, no hacen otra cosa), pero sólo un 24% tiene un aparato (smartphone, PDA) capaz de acceder a Internet, leer y enviar correo, participar en redes sociales o incluso emplear aplicaciones de gestión empresarial fuera de la oficina.

Las estrellas de las aplicaciones informáticas son los programas de gestión contable y facturación, seguido de cerca por antivirus y filtros de seguridad. Pero cuando se les pregunta si tienen alguna herramienta para conocer, comunicarse y fidelizar a sus clientes, la inmensa mayoría cita el correo electrónico, seguido de las visitas personales y el correo postal. No obstante, en otro lugar de la encuesta se señala que un incipiente 17% emplea ya habitualmente las llamadas redes sociales para relacionarse.

Y a pesar de la que está cayendo, «la crisis no ha detenido al sector en la renovación de equipos y programas. Al menos un 40% han comprado un ordenador, si bien no saben hacer mucha distinción entre un portátil y un netbook, y un 32% un programa ofimático o de gestión empresarial, en esencia para disponer de información fiable y actual para la toma de decisiones por un lado, y para ahorrar tiempo y dinero por otro», señalaba Santiago Solanas, responsable de la División de Pymes de Sage España. «Si bien, los empresarios son humanos, y a la hora de ponerse al día suelen recurrir a las amistades de conocidos y familiares».

Otras perlas del estudio de Sage muestran la relación de amor/odio con la administración pública a la hora de resolver telemáticamente los trámites administrativos y tributarios. Sólo el 9% se persona en las ventanillas, mientras que más de la mitad desconoce la existencia de subvenciones para la adquisición de material informático, por lo que ni las pide; y de pedirlas, sólo se han hecho efectivas en el 22% de los casos. «Así que está claro que, ya que se ha cerrado el grifo de la financiación privada, las distintas administraciones podrían hacer un poco más para dar a conocer y tramitar este tipo de ayudas que incidirían positivamente en la mejora de la competitividad del tejido empresarial español».

Pero más allá del escaso desarrollo de la factura electrónica y la firma digital, el pesimismo es la nota predominante ante la pérdida de competitividad en el entorno europeo. El impacto de la crisis se ha dejado sentir en el 88% de los negocios, y la morosidad y el pago de las nóminas se han convertido en las mayores preocupaciones de los gerentes y autónomos. Se demanda menos impuestos y una reforma laboral que haga asumible los costes laborales, si bien sólo el 35% estaría a favor del despido libre. Por otro lado, el 83% no está dispuesto a trasladar el recargo bancario a los clientes por el uso de tarjetas de crédito.

Las previsiones para el presente año, en cuanto a gasto en informática y tecnología, deja mucho que desear. Un 80% cree que no comprará hardware en 2010, un 76% no comprará software y un 86% no piensa contratar a nadie. Y es que sólo un 8,9% es tan optimista como para decir que la crisis está terminando, mientras que el 55% la mantiene a 2012 o más allá.

Aunque el sentir general del empresariado español es de preocupación sin caer en el pánico, los datos de recuperación no pintan brotes verdes (y eso que la encuesta es tan reciente como diciembre de 2009 y la Bolsa estaba subiendo). Sin embargo, para el equipo gestor de Sage sí hay una oportunidad: ese 12% de los encuestados que sí han crecido pese a la crisis, y que va a merecer una atención especial para evaluar su meritorio comportamiento y extraer las lecciones pertinentes que se pudieran exportar al conjunto de la sociedad.

Temas Relacionados
Loading...