Análisis

Samsung C23A550U, el monitor LED más conectado

Este es un ejemplo de cómo un monitor puede ganar puntos si se integran las tecnologías adecuadas, permitiendo su uso tanto como pantalla principal como secundaria

Anabel Pasiego

Samsung C23A550U

15 noviembre 2011

Normalmente, el beneficio de instalar un segundo monitor es inmediato, pues se gana espacio de trabajo, sobre todo cuando hablamos de portátiles con resoluciones de 1.366 x 768 píxeles. La de la C23A550U de Samsung es de 1.920 x 1.080 píxeles y, gracias a la tecnología LED, se ha conseguido que pese muy poco, sea poco aparatoso y consuma menos de 33 W (teórico máximo).

El transformador es externo, muy compacto y manejable, y las conexiones se han llevado a la peana (comprensible teniendo en cuenta que esta pantalla incluye una electrónica extra para gestionar el hub).

Además de USB 3.0 para la conexión de periféricos, también lo usa para la conexión de vídeo. Igualmente, cuenta con una toma de red, de modo que, con ese único cable USB y el Ethernet conectado a la peana, el equipo se podrá conectar a la red. Además, el número de cables para que el PC esté conectado es uno y USB 3.0.

Como monitor, tiene 23”, consume unos 25 W (según nuestras pruebas) con ajustes estándar y hasta 35 W con el brillo al máximo. Y la calidad es correcta. Por todo, es una pantalla recomendable, pero cara.